Domingo 30 de marzo de 2014,
Bottup.com

La guerra entre hermanos o cuánto hay de verdad en las palabras de Kim

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

Kim Jong-Un

Kim Jong-Un, de 30 años, es el líder supremo de Corea del Norte desde hace años y medio, tras el fallecimieto de su padre

Las recientes declaraciones del presidente de Corea del Norte, Kim Jong-Un, han puesto en el punto de mira internacional al aislado país asiático. Las recientes amenazas de retomar su programa nuclear, mediante “ataques preventivos” contra Estados Unidos y su eterno enemigo Corea del Sur, han reavivado la curiosidad sobre este régimen opresivo y, hasta hace poco, prácticamente olvidado.

La división de Corea se remonta a 1948, tras la II Guerra Mundial y la invasión nipona. En 1950 la tensión entre ambas partes desembocó en la ‘Guerra Olvidada’

Antigua vasalla del Imperio Chino, desde 1910 la península de Corea había permanecido ocupada por Japón. En 1945, la derrota nipona en la II Guerra Mundial terminó con la ocupación de la península, momento en el que comenzó la tensión entre las dos entidades políticas del país. Acorde a la división bipolar del mundo entre comunismo y capitalismo, la división definitiva de Corea se estableció en 1948, con la instauración de la República Popular de Kim Il Sung en el norte y la férrea dictadura pro-norteamericana de Syngman Rhee en el sur. La tensión entre ambas partes pronto desembocó en la llamada Guerra Olvidada.

Con este literario sobrenombre se conoce al conflicto sucedido entre 1950 y 1953 entre Corea del Sur, apoyada por Estados Unidos y la ONU, y Corea del Norte, con el respaldo de la República Popular China y ayuda de la Unión Soviética. Esta guerra fue el primer gran enfrentamiento armado después de la II Guerra Mundial, que expuso al mundo a la posibilidad de pasar de una ‘guerra fría’ a una guerra nuclear. Conflicto que comenzó por la invasión sorpresa de los norcoreanos a sus vecinos del sur y terminó sin paz, para muchos coreanos es aún hoy “la guerra que no ha terminado”. Tras el alto el fuego, pues no existió un tratado de paz, la década de los 60 estuvo marcada por ataques y provocaciones armadas por parte de ambos estados. En 1991 firmaron el Acuerdo de reconciliación, no agresión, cooperación e intercambio y un año después adoptaron una declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península coreana.

Las maniobras conjuntas que están llevando a cabo los Ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos han reconducido al auge la tensión en la crisis coreana. Todos los años las dos naciones capitalistas realizan esta serie de ejercicios, al parecer con el fin de dar cuenta del compromiso estratégico entre ambos países. Pero esta vez los vecinos del norte interpretan que tales ejercicios esconden el verdadero propósito: la preparación de un ataque sorpresa. Aunque analistas internacionales han desestimado que las recientes amenazas nucleares de Corea del Norte se traduzcan en reales intenciones de llegar a un conflicto bélico, no deja de sorprender la actitud del nuevo líder norcoreano en sus relaciones con occidente, aún más radical que su padre. En el comunicado oficial emitido por la agencia estatal KCNA el pasado 30 de marzo advierten, con la belicosidad habitual, que “si EE.UU. y sus títeres de Corea del Sur perpetran una provocación militar para provocar una guerra con la República Popular Democrática de Corea en cualquier zona la situación no se limitará a una guerra local, sino que se desarrollará hacia una guerra total, una guerra nuclear”.

Las maniobras militares que Corea del Sur y EE.UU. llevan a cabo todos los años, en esta ocasión han provocado las amenazas nucleares de Corea del Norte

A pesar de la terrible impresión que causa este tipo de discurso en las poblaciones civiles occidentales, es casi una obligación de todo ciudadano tratar de ver la pintura completa, en la medida de lo posible. Y es que Corea del Norte es prácticamente un agujero negro. Es probable que los norcoreanos sean las personas que sepan menos del resto del mundo; allí no existe Internet, sólo se emiten en televisión tres canales nacionales, la prensa es del Gobierno y no tienen acceso a películas o cualquier tipo de cultura extranjera. El objetivo del aislamiento internacional no es otro que el de mantener el régimen, el último de su especie.

Desde luego no se trata de comprender los alardes militares de un líder en prácticas, sino de la ignorancia o el miedo de más de 24 millones de habitantes que han sido condenados por nacimiento a vivir en un régimen opresivo y, en muchos casos, en el borde de la miseria.

Imagen: petersnoopy

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. rosa1302 18/04/2013 en 13:45

    Bien Sara,siempre Has escrito con mucha claridad . Sigue así.!!!

  2. David Pavón 18/04/2013 en 13:03

    Muy buen artículo Sara! Me ha ayudado mucho saber un poco más de los orígenes de este conflicto, gracias. Espero que escribas más. Un saludito

Participa con tu comentario