Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La historia de Ester y Sam

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Hace solo 3 días se celebraba el día internacional contra la explotación infantil, pero problemas como la malnutrición siguen acabando con la vida de millones de menores

El 16 de Abril se celebra el día internacional contra la explotación infantil. Un solo día para recordar el sufrimiento de esos ‘bichillos’ que son la felicidad de este planeta en crisis. 24 horas donde gobiernos y autoridades se empeñan en emplear la palabra infancia para ganar votos y poder.

El 16 de Abril he conocido la historia de dos pequeños africanos, Ester y Sam. Dos de los millones de niños que dejaron de vivir el día que nacieron. Ester y Sam no tienen piernas, sus extremidades son huesos recubiertos por piel seca. Sus estómagos son el arma que acabará con sus vidas, sus llantos una puñalada en el corazón.

En Uganda, país de donde son estos dos ángeles, más de un millón de personas están en peligro de muerte por falta de alimento, y solamente en las regiones más áridas del país, aquellas situadas en la parte norte, más de 40.000 niños se encuentran en la misma situación que Sam y Ester.

En Uganda más de un millón de personas están en peligro de muerte por falta de alimento, 40.000 niños en el norte del país

En un mundo donde quejarse es gratuito, donde mirar hacia otro lado es el deporte favorito de las masas, las vidas de estos seres diminutos son olvidadas. Los países occidentales se empeñan en luchar por poder, por petróleo, pero pocas son las soluciones que se buscan para situaciones tan injustas como ésta.

En este artículo mis palabras sobran, no salen de mi corazón dañado por la mirada de estos chiquitines. Sam mide tan solo 90 centímetros y pesa menos de 10 kilos, a su corta edad, ya ha experimentado la injusticia de este mundo globalizado que les olvidó el mismo día que nacieron. Ambos además están afectados de polio, una enfermedad erradicada en los países como este, desde donde escribo, pero que en países como Uganda está a la orden del día.

Village2Village y la Fundación San Damiano se encargaron de trasladar a los dos hermanos a un hospital situado a 35 millas de su aldea, allí permanecieron seis semanas, hasta que sus estómagos empezaron a sonreír de nuevo. En poco tiempo serán trasladados a la capital Kampala, donde recibirán tratamiento médico para su polio.

Sus vidas deben ser una lección para este mundo egoísta, sus llantos nuestro lema para seguir pidiendo justicia, su historia, algo que jamás debe ser olvidado.

Os presento a Sam y a Ester, dos ejemplos más de este Mundo Olvidado.

[important color=green title=video]

[/important]

Aquí podéis encontrar una vídeo más reducido con traducción al castellano.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario