Martes 08 de abril de 2014,
Bottup.com

La importancia de lo local y la cotidianidad

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

Marcha en la ciudad de Pereira, Colombia, a favor del diálogo con las FARC

Marcha en la ciudad de Pereira, Colombia, a favor del diálogo con las FARC

Poner en común, escuchar, dialogar y reconocer los saberes y voces locales, son enseñanzas que nos dejan las protestas por las que atravesó Colombia.

Una debilidad visible es la falta de conocimiento de las regiones por parte de determinados actores y la fragmentada comunicación que existe

Los hechos ocurridos en materia de protestas, son hechos que no deben quedarse simplemente en acontecimientos generados por ciertos factores, pues estos tienen un mensaje claro en términos de realidad a los que hay que prestarles mucha atención, si se quiere ser coherente y encontrar algún tipo de articulación entre los discursos y las acciones.

Pues si hay una debilidad visible es la falta de conocimiento de las regiones por parte de determinados actores y la fragmentada comunicación que existe. Donde es evidente que no se han logrado consolidar formas sociales de encuentro, impidiendo así que la misma comunidad, o personas afectadas puedan hacer visibles sus necesidades y demandas. Donde pareciera existir fuertes dificultades para permitirle a la comunidad construir soluciones colectivas desde sus prácticas, saberes y cotidianidad.

Como reiteradamente he expuesto, encuentro fundamental, frente a estos temas, lograr superar esa mirada instrumentalista de la comunicación, donde pareciera que sólo es útil en términos de propaganda, e intentar abordar a esta como un aspecto fundamental en materia de participación e inclusión. Entonces es aquí donde es fundamental tener en cuenta lo local y la cotidianidad de las personas, lo que significa preguntarse cómo la comunidad piensa sus problemas y cuáles son las alternativas que han surgido desde sus experiencias. En este orden de ideas, una buena comunicación con la comunidad y acercarse a ésta, permite hacer visibles prácticas simbólicas y alternativas gestadas desde las bases sociales, las cuales pueden llegar a ser mucho más útiles que soluciones fomentadas desde afuera, desde ese pensamiento centralizado, hegemónico y dominante, el cual cree saber cuáles son las soluciones sin tener conocimiento del contexto.

Una buena comunicación con la comunidad y acercarse a ésta, permite hacer visibles prácticas simbólicas y alternativas gestadas desde las bases sociales, que pueden llegar a ser mucho más útiles que soluciones fomentadas desde afuera

Por esto es fundamental romper con el imaginario de la cotidianidad como algo banal u obvio, pues es aquí como bien lo expone Oliver Richmond, donde la vida, el bienestar, la seguridad humana, la política, la cultura, la identidad y la comunidad están en juego, y es aquí donde surgen alternativas de resistencia y de vida acorde a los saberes de la gente y de sus costumbres. Donde reconocer la capacidad de actuar de la comunidad, logra construir soluciones perdurables en el tiempo, pues les permite sentirse identificados y partícipes, fomentando así transformaciones sociales.

Es por esto fundamental recorrer las regiones, hablar con las personas, conocer su cultura, fomentar espacios de encuentro y debates, donde la comunicación logre conectar a los distintos actores, construyendo así horizontes comunes de sentido. Donde el conocimiento y las soluciones no están afuera de la misma comunidad y la cotidianidad.

Imagen: Juan Camilo Gómez Alzate

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario