Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La independencia de Cataluña

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Las opiniones personales no son óbice para respetar cualquier opción, aunque sí lo sea la exclusión de una parte de la población

Para colofón televisivo de la semanita, la Independencia. Los resultados, el 20% de participación con mayoría absolutísima, unanimidad absoluta, parece inamovible. Pudiera moverse para arriba si la crisis sigue fastidiando la convivencia. Una crisis, fraude inmobiliario, desfalco a las Caixas, que en puridad no han provocado los independentistas, aunque si los nacionalistas, matiz difícil. Todos los de la ‘seba pura’ que he conocido eran dentro de lo que corre ‘decentes’. Tan decentes que ni a los más fanáticos se les ocurrió el sistema ETA a lo bestia.

Y ahí entraríamos en el cotarro nacionalista, siempre escluyente con el ‘diferente’, aunque en este caso el ‘diferente’ o ‘charnego’ sea la mayoría de la población

Conocí a varios de ‘Terra Lliure’ en la cárcel de Brians, y, en concreto, a un tal Godó, que supuestamente fabricó e hizo estallar varios petardos caseros, sin víctimas, en las oficinas de La Caixa. Yo le decía que máximo había hecho feliz al vidriero. ¡Qué tostones sobre su Cataluña aguanté en la biblioteca, yo de encargado! Era mi mejor cliente. Leía un libro al día, a veces dos. Jamás le llevé la contraria ni a él ni a nadie de los que en la vida me ha soltado su monotema.

Que vea la independencia como muy problemática, y contraria incluso a la mayoría de los catalanes, que tenemos a nuestros abuelos enterrados por toda España, y nuestros apellidos castellanos, no quita ni pone para respetar cualquier opción. Lo que me ha cabreado, pocas veces, es la gracia del ‘baixell’ o ‘de la nau’, y mucho más la exclusión de un ‘Del Barco’ en unas oposiciones. Y ahí entraríamos en el cotarro nacionalista, siempre excluyente con el ‘diferente’, aunque en este caso el ‘diferente’ o ‘charnego’ sea la mayoría de la población. Pero incluso ese charneguismo ha alimentado el nacionalismo. Cataluña se industrializó en el siglo diecinueve y las varias oleadas de ‘charnegos’ se catalanizaron, y yo y millones consideramos el catalán nuestra lengua materna, aunque nuestra madre fuera de Aragón.

En fin… uno más de los sentimientos de imposible erradicación, y otra de las terribles paranoias franquistas, aunque a la inversa algún catalanista acuda a las mismas premisas para imponerse.

Y a considerar que mi querida ciudad compartió el castellano desde mucho antes que la visitara el Quijote, alabando su cortesía. De cuando el Reino de Aragón y el Principado de Cataluña compartían un rey absoluto, su corte y aristocracia, con derecho de pernada. Nula libertad y mucha tiranía.

Y de nuevo me levanto del ordenador y me voy al Palacio de Justicia, juicio Caso Hacienda… todo un poema de cómo se las gastan los altos funcionarios, no los juzgados, ¡que también!, sino los que se han librado. Y hay de todo, nacionalistas, del PP y del PSOE.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

4 Comentarios

  1. Anónimo 08/08/2010 en 10:02

    Yo pensaba que al final la cordura se impondría y que los intereses económicos tendrían más peso que las inanes reivindicaciones nacionalistas. Es evidente que soy un ingenuo. Tal como yo lo veo, después de decadas de poder omnímodo del nacionalismo en Cataluña y el Pais Vasco, de la ingeniería social aplicada por los nacionalistas en estos territorios generando un odio hacia todo lo que significa España, hemos llegado por fin a un punto de no retorno. Tarde o temprano la secesión se producirá. Habiendo llegado al convencimiento de que esto es así y teniendo en cuenta, primero la situación enconómica de España, la enorme cantidad de paro, la situación en la que nos coloca al resto del estado el nuevo estatuto y los privilegios forales. Tal vez nos convenga acelerar el proceso de independencia de estos territorios. Creo que el grado de hartazgo de los españoles es tan grande con respecto a estas insaciables comunidades, que se deberia impulsar de algún modo un referendum a nivel de todo el estado para segregarlos de España y por fin dedicarnos a pensar en como ser más competitivos, como acabar con el paro, como salir en definitiva de la crisis de la mejor manera posible. Es cierto que hay ciudadanos vascos y catalanes que tambien se sienten españoles, desgraciadamente este no es nuestro problema. Tal vez deberían pensar en el exilio. Ya ha llegado la hora de pensar en nuestros intereses y estos no pasan ya por seguir manteniendo dentro del estado a estos pueblos que no solo nos desprecian porque se sienten superiores, de esa manera tan “encantadoramente” nazi en que suelen dejarnoslo claro cada día, si no que ya chocan contra nuestros intereses económicos. Ha llegado la hora de soltar lastre, todas las empresas adelgazan en tiempos de crisis para poder sobrevivir. Y estos es lo que significa para nosotros la secesión de estos territorios, cuestión de supervivencia.

  2. Anónimo 10/07/2010 en 23:39

    No sé a que esperan estos políticos inútiles que sufrimos en España para darles de una vez la independencia a Cataluña. No quiero tener ningún vínculo con los catalanes. Estoy harto de aguantar el coñazo catalán un día si y el otro también.

  3. Anónimo 14/05/2010 en 3:11

    Visca Catalunya!!!!!!

  4. Anónimo 03/05/2010 en 22:58

    Antes de dártelas de erudito, deberías saber que “baixell” se escribe con V, y no con B.

Participa con tu comentario