Jueves 25 de mayo de 2017,
Bottup.com

La intolerancia proviene de saber que se habla con sustentos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
“Quien
intenta apagar una voz no es sólo por considerarla inadecuada a sus
propios intereses, sino porque es algo que le repica en la mente como
una campana en la conciencia y no lo deja en paz.”- Adda Barrera-

El filósofo de origen vasco Fernando Savater recibió el doctorado Honoris Causa otorgado por la UNAM. Actualmente enseña la cátedra de Ética en la Universidad Complutense, la misma que interrumpió por amenazas de muerte de la ETA. Especialista en Ética, que define como “la convicción de que no todo vale por igual, de que hay razones para preferir un tipo de actuación a otra” ha dedicado a ella varios textos, el más famoso ‘Ética para Amador’, traducido a 18 idiomas.

La visita de Fernando Savater a México, en momentos llenos de sucesos de
violencia a periodistas y la despenalización del aborto, me hace
reflexionar en situaciones que asustan y preocupan
Muchas de nuestras leyes y de las decisiones del gobierno mexicano no están en
función de cuestiones sustentables para el bien de las personas, sino
de intereses políticos y personales
Tanto en México como en un país del primer mundo, la libertad de
expresión no se puede llevar acabo como tal, pues siempre estará en
juego la conciencia de quien tiene o quiere el poder

Hombre admirable, defensor de la creatividad, la tolerancia y el pesimismo activo, pues considera que ser optimista es pensar que todo se resolverá algún día, y ser pesimista en la actualidad implica pensar que el cambio depende de nosotros y que tenemos activamente que hacer algo.

La visita de este personaje a México en momentos llenos de sucesos de violencia a periodistas y la despenalización del aborto, me hace reflexionar en situaciones que asustan y preocupan: ¿Por qué un filósofo es amenazado de muerte? ¿Por qué tanto en México como en un país del primer mundo no existe libertad de expresión?

En una entrevista, Savater responde a la pregunta de sus amenazas de muerte: “La intolerancia más grande proviene del temor a saber que hablo con sustentos, el relativismo es una amenaza y a muchos no les conviene que las personas sepan que sus decisiones debe ser basadas en sustentos, no en apreciaciones.”

La actitud agresiva de los senadores y diputados en México, así como la falta de sensibilidad a la revisión de leyes que permanecen estancadas y de las que no se habla, ayuda a explicar claramente las palabras del filósofo y lo que sucede en mi país.

Muchas de nuestras leyes y de las decisiones del Gobierno no están en función de cuestiones sustentables para el bien de las personas, sino de intereses políticos y personales, sin buscar el origen real de los problemas y por lo tanto la verdadera solución al mismo; creando ambientes de intolerancia, violencia y falta de respeto para aquellos que no comparten sus “creencias”, y que desgraciadamente más tarde se convertirán en leyes.

La falta de respeto al derecho de expresarnos libremente es consecuencia de la intolerancia, y es entonces que serás violentado no solo por informar sino por crear conciencia en los ciudadanos de sustentar sus derechos y de no aceptar ideas, como si éstas fueran sus verdaderas necesidades antes de averiguar lo que origina la realidad, y si los que hablan están preparados para hablar de ella.

Asimismo, el grado de violencia estará muchas veces en relación al malestar ocasionado a la propia conciencia de quien la utiliza contra aquél que le recuerda que está equivocado, pasando por la coacción del derecho de expresión, la impunidad, el abuso, las amenazas y el asesinato.

Por eso, tanto en México como en un país del primer mundo, la libertad de expresión no se puede llevar acabo como tal, pues siempre estará en juego la conciencia de quien tiene o quiere el poder, intentando terminar con todo aquello que se lo impida.

Es tiempo de que en México los ciudadanos abramos los ojos a la realidad, ya que un país donde el pueblo tiene miedo a alzar la voz es por que tiene miedo a saber la verdad y se vuelve cómplice de quien intenta esconderla. Tal vez, como bien dice Savater, debemos ejercer el pesimismo activo reconociendo que el cambio depende de hacer ya algo por nuestra cuenta y no esperar de forma optimista que las cosas se arreglen algún día.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario