Sábado 03 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La juventud española es pobre, y lo sería mucho más si se emancipara de sus padres

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Los menores de 16 años son los más sensibles a situaciones de pobreza

Los menores de 16 años son los más propensos a la pobreza, el 24% sufre una moderada

Si los jóvenes entre 16 y 25 años se fueran de casa de sus padres, más del 50% sería pobre

En Europa, la pobreza más alta se concentra entre los 16 y los 25 porque los jóvenes se emancipan antes
Si los españoles se emanciparan a esa edad, serían pobres el 45%, el 57% si pagasen hipoteca o alquiler o el 81% si tuviesen hijos
Los niños y niñas menores de 16 años españoles tienen un mayor riesgo que el resto de la población de sufrir pobreza alta y severa, y los jóvenes entre 16 y 25 años serían muy pobres si se independizaran de sus padres, según indica el avance de datos del Informe de la Inclusión Social 2008, que ayer presentó la Fundación Un Sol Món de la Obra Social de Caixa Catalunya.

Examinando la pobreza severa (menos de 3.037 euros anuales de ingresos), el Informe destaca que las personas que presentan un riesgo más alto de sufrirla son los menores de 16 años (5,4%), mientras que las tasas más bajas se sitúan entre los mayores de 65 años (1,9 %).

La tendencia continúa si se examina la pobreza alta (4.231 euros anuales), donde el grupo de edad con un mayor riesgo de pobreza continúa siendo el formado por los menores de 16 años (10,3%), mientras que el de las personas mayores de 65 años, se sitúa en un 7,5%.

En cambio, si consideremos la pobreza moderada (6.347 euros), las tasas más altas se dan entre las personas de 65 y más años (31%), mientras que los menores de 16 años se sitúan en un riesgo más moderado (24%). Unas cifras que no comparten los países del entorno europeo donde las tasas de pobreza más altas se concentran en el grupo de edad de 16 a 25 años, coincidiendo con la emancipación de los jóvenes.

En España, sin embargo, la mayoría de los jóvenes de esta edad aún viven con sus padres y, por lo tanto, presentan tasas de pobreza más reducida, debidas a la emancipación tardía. Aun así, el informe analiza cuál sería su situación económica en caso de que se emancipasen, constatando que sus tasas de pobreza se dispararían muy por encima de las que presentan los países europeos donde los jóvenes abandonan el hogar familiar antes.

Entre los emancipados, el riesgo
de pobreza es de un 12,5%, pero se estima que si los jóvenes en esta
edad se independizaran, las tasas de exclusión social crecerían hasta el 45%. Eso, si no tuvieran que pagar los gastos de vivienda, como la hipoteca o el alquiler, ya que, en tal caso, el porcentaje crecería hasta el 57%, o hasta un 81% en el caso de vivir en pareja o tener un hijo.


El informe completo se dará a conocer el próximo mes de julio.

Recursos:

Avance de resultados del informe de la Inclusión Social 2008 de Caixa Catalunya, (PDF)

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

2 Comentarios

  1. Anónimo 03/02/2008 en 3:10

    La principal pobreza de la juventud es su falta de formación cultural, social y familiar.

    Pasan de curso por “antigüedad” y tampoco ponen empeño en sacar una formación profesional, que ya hay muchas para elegir.

    Si a eso se añade la cantidad de jóvenes incorporados de otros países, normalmente más pobres, pero mas cultos, con ganas de trabajar y buscarse un porvenir, sin tantas ansias de comprar todo lo que ofrece la actual “sociedad de consumo”; el problema se agrava para la juventud española, máxime con el cobijo familiar que le toleran todo de todo.

    Aquí esta el verdadero problema de nuestra población juvenil y que nadie lo quiere tomar como un “reto” y solucionarlo.

    Allá cada cual, los años no pasan en balde. Cada año es una nueva promoción universitaria, profesional o de inmigrantes que se incorpora al mundo laboral. Los mejores preparados, los que mas ganan tengan de trabajar y de estar al “día” en todo lo referente a su profesión, los que menos ambiciones economicas tengan en los comienzos hasta que tengan la experiencia suficiente para “exigir”, serán los que trabajarán. Pero tampoco se podrá exigir mucho aumento de sueldo, porque siempre estará el de la promoción siguiente, ya también con experiencia que cojera ese trabajo, por menor salario. Es la competencia.

  2. Anónimo 31/01/2008 en 23:48

    Lo mismo leyendo el estudio se le encuentra más sentido. Pero tal y como lo entiendo a partir de esta noticia, podría también decirse que los niños menores de 5 años son pobres en un altísimo porcentaje, pues sus ingresos son muy pequeños.
    Vale que a partir de 16 años ya podemos trabajar (lo cual dejaría fuera a los menores, con quienes empieza esta noticia).
    No le veo sentido a hablar de ingresos de un grupo de edad que, en su mayoría, no tiene ingresos propios. Y si se hace, hay que incluir los ingresos indirectos (casa, comida, ropa, educación) que reciben.
    Tampoco me queda claro qué eso de un “mayor riesgo de sufrir pobreza”, o ser “propensos a la pobreza”.

Participa con tu comentario