Sábado 24 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La libertad de Félix Millet

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El juez ha puesto incomprensiblemente en libertad sin fianza a Félix Millet a pesar del peligro de fuga

Se cumple de nuevo el inexorable tópico barcelonés de que cuando estalla un escándalo o corrupción con fondos públicos, casi públicos o parecidos, y siempre por miles de millones, se inicia la segunda parte de la corrupción: la judicial. Es matemático. Por los mismos días detienen a veinte chorizos robando pisos, total del botín: 50.000 €. Los veinte a la cárcel. Cada día a docenas.

Pero es evidente que si desde hace años se sabía y callaba, es porque Millet repartía, o sea, que se debería detener a veinte, como mínimo, de sus beneficiados, para que las gargantas profundas cantaran la intemerata. Sospechoso que se le suelte, y no se procese a nadie más. Por el momento los anónimos (beneficiados la mayoría de las veces) solo añaden la gracia de sus aficiones puteriles, sus refinados gustos líricos, y alguna cuenta en Suiza.

30 años, cifra clave. Millet se hace cargo del Palau, adornado por su mítico abuelo, o tío abuelo, para el caso lo mismo. Se reafirma que la Transición barrió cargos franquistas a favor de aparentes luchadores contra la Dictadura, magnificando la corrupción existente. Había y hay los mismos controles de los que el ex fiscal vitalicio, comunista servidor del franquismo, José María Mena (o su igual Villarejo) se rasga las vestiduras porque dice no comprender cómo fallaron. Él fue uno de esos controles en tantos de los casos de corrupción en Barcelona, debería callarse y disfrutar de su retiro. Pero chupar de su tele y prensa es adictivo.

Ya no interesa ni siquiera cuánto se llevó, y no solo del Palau, Mutua o Banco, que a tenor de su conocida riqueza, la parte del iceberg que siempre asoma, fue mucho, si no para quienes… ¡y están por acción y omisión todos sus 400…! ¡Hasta en La Caixa y el Barça se sienta! Un cómodo vocal, fácil firmón. Pero no entiendo lo de compaginar a la Caballé y los gritos del Camp Nou. París bien vale una misa.

Es sospechoso que se le suelte y que no se procese a nadie más

Y con la Justicia en juego, la prensa progre de Barcelona reconduce a sus oponentes al centro del desfalco, obviando los nombres socialistas del comité y asamblea, y en la Generalitat y Ayuntamiento… y participaron, pues de lo contrario esos controles hubieran funcionado. Aparece con un pellizquillo Ana Balletbó, a la que interesaría investigar, pues material sobre sus ‘beneficios socialistas’ se encuentra por Internet. O los Ribó-Garicano, que entre comunistas y burgueses de pro, la familia se escabulle. En cuanto a Colom (oportunista de la independencia) obliga al irritado Artur Más al puro ditirambo con lo de Banca Catalana.

Nombres de las instituciones debieron participar, pues de lo contrario los controles hubieran funcionado

Me invitaron al debate que TV3 montó el miércoles, 21 de este mes, sobre el tema. Me negué con la tontería de que acudiría a un careo con Narcís Serra, de la Asamblea del Palau, uno de sus muchos sillones no retribuido, ¿o sí? Es extraño que el banquero Millet mantuviera cuentas en la Caixa de Cataluña. Ilusión imposible un careo con mi acusador. Descarté cualquier participación en la ‘Tele Única’, al igual que le contesté a Canal Catalá en un monográfico sobre Serra, pero sin su presencia. Me temí otra encerrona, lo comenté. Me halagan demostrando y afirmando que me leen en Internet, y les añadí que por triste experiencia presumo que jamás volveré a entrevistarme con un periodista a sueldo. Por si alguien duda puedo probar las invitaciones e insistencia.

De nuevo con los jueces, no entiendo la decretada libertad si el juez que le suelta, sin ni siquiera fianza, no pertenece al Clan de Pascual Estevill y Piqué Vidal, que no descarto la posibilidad, puesto que la relación de Millet con los Pujol y entorno es pública y notoria, y además surge en alguna de mis lecturas. Ver imágenes en La gran corrupción. A no ser que ese juez fuera tan blando de conciencia que decretara la libertad a todos los chorizos confesos y cogidos en flagrante delito, con lo que de inmediato le hubieran expedientado.


Subtítulo, destacados, fotografía

Fotografía: cc spacejulien

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario