Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La lucha por la televisión pública en una comunidad de Uruguay

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (1 votos, media: 10,00 de 10)

 

El Canal 8 de Melo lleva 12 años sin emitir producción propia, como simple retransmisora

ENTREVISTA / Ana Andrea Caballero, cara de su informativo durante 40 años, nos cuenta los intentos para que vuelva a salir al aire

Uruguay. En el siglo pasado, Melo tuvo un canal estatal propio de televisión, que competía con la única señal comercial de aire de la ciudad. Se realizaban informativos, programas folklóricos y periodísticos, que reflejaban la realidad de Cerro Largo y sus comarcas. La antena tenía una potencia que abarcaba a todo el departamento, e incluso excedía fronteras, con una imagen de muy buena calidad.

Había nacido en la década de 1960, a partir de la idea de un profesor de UTU, donde se estaban formando técnicos de radio y televisión, pero no había dónde trabajar. El proyecto contó con el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), a través del Programa de Desarrollo Educativo, el cual brindó asesoramiento y un aporte económico de 3.000 dólares. La tecnología permitió, más tarde, retrasmitir gran parte de la programación de la señal pública, Canal 5 (antes SODRE, hoy TNU). Pero lo que nadie se imaginaba, es lo que sucedió un día, doce años atrás, cuando se apagó la última cámara, para no volver a encenderse más.

Canal 8 nació en 1969 de la mano del profesor López Pérez y se convirtió en el primer canal estatal del interior uruguayo. Llegó a tener más de 20 trabajadores

Desde ese momento a esta parte, Canal 8 de Melo es simplemente una retrasmisora de lo que se programa en la capital del país, con potencia mermada, a lo que se agregó la retrasmisión de la estatal Emisora del Sur, cuya programación también se produce en Montevideo, y en Melo se escucha en la frecuencia modulada 106.9. Es así que aquella finca que alberga amplios estudios de televisión, perdió el nivel de actividad que tuvo en otros tiempos, confinada al olvido de las autoridades, y entrando en un proceso de deterioro que no llegó a darse totalmente, gracias a que los funcionarios, a puro pulmón, realizan el mantenimiento.

La desazón de un sector de la población, necesitada de más y mejor comunicación, se manifiesta de diversas formas, tanto a través de las plataformas interactivas de la Internet como de los políticos del departamento, llegando esta situación en los últimos meses a ser conocida internacionalmente, a partir de un cable de agencia EFE que repicó en varios medios, entre ellos radio Caracol de Miami, la que destinó varios minutos de su programación a hablar del tema.

“Por mucho tiempo el Canal 8 de Melo fue lo único que teníamos para ver, los que peinamos canas nos acordamos de eso y la labor del canal era totalmente realizada por el personal del mismo, informando y creando interacción con la capital”, expresa Nelson, un ciudadano a quien preguntamos si creía que Canal 8 debería volver a tener producción local y por qué.

Johnny, por su parte, reflexiona: “Es importante que haya un lugar más donde informar y de ser posible, un lugar que dé participación a quienes tengan otras propuestas para informar; pero es totalmente necesario que en el medio se preparen personas para asumir esta responsabilidad y no tener después un programa que se dedique a leer los diarios y semanarios.”

Los tiempos cambian, y aunque se percibe en la gente un entusiasmo por la excelencia en cómo se ha encaminado en los últimos años la gestión de la televisión pública uruguaya en Montevideo, también aparece la necesidad de integrarse a ese proceso, y de sentir que también su realidad es allí reflejada.

Ana Andrea Caballero fue durante mucho tiempo la cara del informativo local de Canal 8, al que ingresó como locutora. Hoy ocupa el cargo de edila del Frente Amplio en la Junta Departamental de Cerro Largo. Lo siguiente es un resumen del diálogo con Mundo Uruguayo*.

Reflejaba la realidad, los quehaceres y la cultura de Cerro Largo. Había muchísimo programa en vivo: los informativos, los programas; tenían publicidad, también en vivo

Pregunta: ¿Entre qué años trabajaste en Canal 8?

Respuesta: Desde el año en que se fundó, 1969, hasta hace dos años. O sea, casi cuarenta años. Casi toda la historia de Canal 8. Se fundó en agosto, y yo empecé en diciembre.

P.: ¿Estuviste en contacto con el proyecto del canal antes de que se fundara?

R.: Vine a conocer el proyecto cuando ya estaba dentro del canal. Pero antes, para mi sorpresa, un día de 1965 o 1966, venía caminando por la calle Dr. Herrera, y en la vidriera de Barraca Comas, vi en un pequeño televisor blanco y negro prendido, imágenes de Melo. Estaba trasmitiendo desde acá; yo no tenía idea de que hubiera un canal trasmitiendo en forma experimental en la ciudad. Y estaba saliendo la transmisión desde la Escuela Industrial (UTU). El ‘alma matter’ del canal fue el profesor López Pérez, en cuya casa se realizaban las experiencias. Cuando hablamos de la historia del canal y sus orígenes, no podemos olvidarnos del profesor López Pérez, porque fue quien lo inició, en la Escuela Industrial.

P.: ¿Quién fue López Pérez?

R.: Era un profesor de UTU, que con alumnos que después fueron funcionarios, armaron el canal. López estaba ligado con el Sodre de Montevideo, porque él perteneció a la institución. Era una de sus luchas, que éste pudiera convertirse en un canal dependiente del Sodre. Cuando se proyectó la instalación del color, todos los canales de Montevideo tuvieron que transformar sus equipos o adquirir equipos adecuados para trasmitir en colores, pero Canal 8 no tuvo necesidad de detener su transmisión ni hacer cambio de equipos, porque en el trasmisor –que todavía está en exhibición en el salón principal de canal- que se hizo en UTU, con López Pérez y sus alumnos, la parte de arriba era para trasmitir en blanco y negro; pero tenía una parte, abajo, que había sido creada para trasmitir en colores. Entonces, lo único que tuvo que hacer López Perez fue bajar la llave de blanco y negro y levantar la llave del color. Y el canal quedó trasmitiendo en esplendorosos colores. López Pérez en esas cosas era un genio.

Yo creo que la historia del canal es riquísima, mientras el canal fue canal. Cuando empezó a ser retransmisora, perdió el reflejo de nuestra gente

Yo creo que no es una exageración decir que él amaba tanto el canal, que dio la vida por lo que amaba, porque se enfermó a raíz de la enorme responsabilidad que tuvo cuando vino el Papa (Juan Pablo II) el 8 mayo de 1988. El canal, el Sodre, iba a ser cabecera de transmisión. Y él dijo que acá, cabeza de transmisión iba a ser Canal 8, y no Canal 5; porque Canal 8 tenía los equipos, los funcionarios; tenía todo lo que se necesitaba para ser cabeza de transmisión. Y él, en el celo de que todo estuviera bien, de que no fallara la transmisión, tuvo un estrés muy grande, y al poco tiempo se enfermó. Las partes en blanco y negro de la película (‘El baño del Papa’), eran de la grabación que nosotros teníamos, que se la proporcionamos a la productora.

Fue de las pocas cosas que pudimos guardar. Nunca pudimos tener archivo, porque las cintas que teníamos siempre eran escasas. Nos mandaban cintas con cuentagotas desde Montevideo.

P.: ¿Fue una experiencia única en el interior?

R.: Sí. No fue el primer canal del interior, pero fue el único canal que tuvo el Estado uruguayo en el interior. En esa época, ni se hablaba de retransmitir. Era un canal de Cerro Largo, y reflejaba la realidad, los quehaceres y la cultura de Cerro Largo. Había muchísimo programa en vivo, porque no te olvides que los grabadores comenzaron a llegar en recién en la década del 70. Era todo en vivo; los informativos, los programas; tenían publicidad, también en vivo. Los enlatados eran documentales de las distintas embajadas –japonesa, rusa, china-; de la BBC de Londres. De Alemania, cantidad, porque Alemania siempre se ocupó de mandar mucho material. Muchos años después tuve la oportunidad de conocer los estudios de donde venían esas documentales, esas películas y las seriales alemanas. Y teníamos las películas argentinas, que venían de Montevideo.

Yo creo que la historia del canal es riquísima, mientras el canal fue canal. Cuando empezó a ser retransmisora, perdió el reflejo de nuestra gente. El canal tenía un alcance que abarcaba todo el departamento. Por lo tanto, recibíamos permanentemente cartas y llamadas de Fraile Muerto, de Aceguá, de Vichadero –porque llegaba hasta la octava de Rivera-. Había una comunicación entrañable, por más que se diga que los medios de ahora son más interactivos. Quiero destacar que desde que pasamos a ser repetidora hasta el momento presente, los funcionarios del canal nunca dejaron de luchar para que el canal vuelva a ser canal. Donde el departamento pueda mostrar sus cosas, su cultura y compartir con la gente lo que hace otra gente. También las autoridades departamentales, los diputados, la Junta, ya hace tiempo que se interesan en el tema.

Quiero destacar que desde que pasamos a ser repetidora hasta el momento presente, los funcionarios del canal nunca dejaron de luchar para que el canal vuelva a ser canal

Va a hacer dos años que me retiré. Permanentemente, con los compañeros estamos en contacto con las diferentes direcciones. Viajamos a Montevideo para entrevistarnos con Sonia Breccia, que no tuvimos suerte, y tuvimos que hablar con el subdirector. Escribimos cartas al ministro de Cultura de entonces, (Jorge) Brovetto. Hace bien poco, cuando vino el Ministro de Cultura a Melo (Ricardo Ehrlich), yo acompañé a la viceministra, María Simón, a visitar las instalaciones del canal, y ella nos dio la absoluta seguridad de que va a volver a funcionar, y que va a tener programación propia. No todo el horario, pero algunos programas propios, que primero se iba a implantar la digitalización de Televisión Nacional. Ellos le dan mucha importancia también al canal de Maldonado. Y nosotros insistimos en que no se olviden de que nosotros existimos mucho antes que el de Maldonado. Que tenemos infraestructura que permite hacer programas en vivo de todo tipo. Desde la Junta, los tres partidos políticos, estamos esperando contestación de la directora de Televisión Nacional, Virginia Martínez, por invitación que le cursó la Junta Departamental, para que venga a Melo a conocer nuestra realidad y entrevistarse con nosotros. Y si esa respuesta no llega, o ella no la acepta, nosotros vamos a coordinar una entrevista con ella, y vamos a ir, ediles de todos los partidos políticos.

P.: ¿Qué cantidad de trabajadores llegó a tener Canal 8?

R.: Llegamos a ser más de veinte. Por lo general los programas eran semanales. Llegamos a tener 9 programas en vivo por semana. Fue una época en la que el canal empezaba a las 5 de la tarde con un programa folklórico para niños. Teníamos todos los días tres informativos. La apertura se hacia con los titulares de lo que se iba a desarrollar en el informativo central y después de la última película, por que se pasaban dos películas. Cuando terminaba la última película se hacia un informativo de cierre. A veces era a las doce.

P.: ¿Qué momentos sobresalientes destacás de la historia del canal?

Cuando mataron a Allende, no lo voy a olvidar nunca. Me llaman de la dirección y me dicen que hablara de la muerte, pero que lo habían matado, no. Entonces yo dije: “El presidente de Chile se suicidó de 24 disparos”

R.: Cuando el mundial de Mexico’70, a López Pérez y a Bentancourt –que todavía es funcionario del canal- se les ocurrió que iba a poder trasmitir el mundial. Por lo menos, los partidos que jugara Uruguay. Y se mandaron tremenda pateada, porque fueron a la cumbre del Cerro Largo a poner antenas. Y con los trasmisores emitían la imagen que nosotros tomábamos y emitíamos al aire. Me acuerdo, un día que estaba jugando Uruguay, no se distinguían las caras de los jugadores. Pero sí se veía a los jugadores en la cancha, con mucha lluvia; pero se veían, y aquello era una emoción enorme.

Cuando mataron a Allende, no lo voy a olvidar nunca. Recibíamos noticias del exterior en teletipo desde el SODRE. Eran las únicas noticias del exterior, durante la dictadura, que podíamos pasar. A las ocho menos cuarto llegaba la Onda y traía el teletipo. Todos sabíamos que habían matado a Allende. En el momento en que voy a dar la noticia de su muerte, me llaman de la dirección y me dicen que se me prohíbe terminantemente decir que habían matado a Allende. Que hablara de la muerte, pero que lo habían matado, no. Y en la teletipo decía: “Se contabilizaron 24 disparos en el cadáver de Allende”. Entonces yo dije: “El presidente de Chile se suicidó de 24 disparos”.

P.: ¿A qué adjudicás que Canal 8 haya llegado a esta situación de no tener producción local?

R.: (Medita unos instantes). Para mí, no creo que haya habido la intención, ni de los gobiernos blancos ni colorados ni del Frente, de rebanarle al departamento la posibilidad de tener un canal para expresarse. Creo que entre el centralismo de Montevideo y la burocracia, se devoraron los canales y las expresiones del interior. Quedaba mucho más fácil dirigir un canal público desde la capital, teniendo en cuenta sólo a Montevideo. No olvidemos que en toda época que el canal tuvo programación propia, tenía dirección y era cargo de confianza político. Cuando el gobierno de Lacalle aprobó la rendición de cuentas, fue el último gobierno en que se incluyó la dirección.

P.: ¿Cómo ves la movida local por Canal 8?

Los funcionarios de Canal 8 y la Junta Departamental estamos interesados en que Cerro Largo tenga un canal de televisión del Estado. Primero, por la trayectoria del canal. Para que su historia no muera. Porque la gente lo necesita

R.: En julio del año pasado, cuando asumimos en la Junta Departamental, nos enteramos de que había un movimiento en la población, que se había iniciado a través de Internet, con mucha gente involucrada. Algunas personas inician este movimiento porque están interesadas en hacer programas en el canal. Nosotros, los funcionarios de canal 8 –en mi caso, ex funcionaria-, y la Junta Departamental, estamos interesados en que Cerro Largo tenga un canal de televisión del Estado. Primero, por la trayectoria del canal. Para que su historia no muera. Porque la gente lo necesita. Porque solamente un canal abierto de televisión, con pocos programas locales, no es suficiente. Que un canal del Estado no es un canal del gobierno; es un canal de la gente. Pienso que es factible. Va a haber informativos locales hasta el último rincón del departamento va a poder hacer llegar su información. Una manera de que tanta gente que se ha ido formando técnicamente pueda ejercer en su departamento, sin necesidad de irse.

Del movimiento, lo que no me gusta es que se creó haciendo a un lado a los funcionarios del canal, que han librado esta lucha permanentemente. No se les reconoció la preocupación que han tenido siempre, aparentemente. Lo que nosotros proponemos en la Junta Departamental, es recuperar el canal para la población, y dar la lucha con la gente y con los funcionarios del canal. No es verdad que haya grandes cantidades de funcionarios sin hacer nada. Los funcionarios no tienen la culpa de que se haya quedado sin programación. Cuando me hicieron una nota desde El Espectador -era un programa de jóvenes-, lo que les interesaba saber, no era cuán horrible que un canal equipado de esa manera, y con esa infraestructura, haya estado detenido durante tantos años. Les interesaba saber qué hacíamos el tiempo que estábamos. Si jugábamos a las cartas, si tomábamos mate, si mirábamos otros canales… Eso no es lo importante; se trató de cuidar el canal, para que en el momento en que haya el visto bueno de las autoridades correspondientes, el canal pueda salir al aire.

[blockquote]El interior de la tele

El primer canal de televisión del interior fue Canal 12 de Fray Bentos, fundado el 26 de mayo de 1960. Canal 8 de Melo se fundó el 15 de agosto de 1969. Antes de tener su propia casa, en calle 18 de Julio, funcionó en otros locales, como el de UTU, el Club Unión y el propio hogar de López Pérez.[/blockquote]

(*) Material escrito para la revista Mundo Uruguayo

Fotografía: datosfreak.org


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario