Sábado 10 de mayo de 2014,
Bottup.com

La mediación gana terrerno para la paz

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En Panamá, se han establecido instituciones de arbitraje, conciliación y mediación

La mediación rebaja la carga de los juzgados y permite llegar a situaciones de entendimiento

Desde su aparición sobre la faz de la tierra, el conflicto ha sido algo inherente al ser humano, prácticamente es parte de su existencia; desde el punto de vista evolutivo: al tener que decidir entre ser depredador o depredado, y desde la concepción teológica: al tomar la decisión que lo sacó del Paraíso.

La práctica ha demostrado que muchas de las causas que llegan a engrosar los expedientes judiciales pudieron evitarse o solucionarse de forma pacífica

Con la evolución o crecimiento espiritual del hombre, el conflicto tomó otros ribetes, que culminaron en violencia; para salvar la vida, en el caso del hombre de las cavernas, o para envilecer un capricho, en el caso de Caín y Abel.

En la actualidad, el conflicto sigue siendo parte de la humanidad, pero para evitar que los mismos degeneren en violencia que llegue a situaciones lamentables, se han buscado, además de los judiciales, métodos alternos de resolución de los mismos.

Sólo hay que echar una mirada a los diarios locales para enterarnos de los altos niveles de violencia que se viven día a día. Esto conlleva una sobre carga laboral en los juzgados encargados de impartir justicia, toda vez que no se destina presupuesto ni para nuevos juzgados, ni para más personal. La práctica ha demostrado que muchas de las causas que llegan a engrosar los expedientes judiciales pudieron evitarse o solucionarse de forma pacífica.

Para ofrecer oportunidades tendientes a resolver estos casos y evitar que terminen en litigios ante los tribunales surgen los Métodos Alternos de Resolución de Conflictos -MARC-, como una forma mucho más directa para las personas de tener acceso a la justicia. Los MARC, de los cuales se valen los ciudadanos para dirimir sus causas, sin necesidad de acudir ante un tribunal tradicional, son la conciliación, el arbitraje, y la mediación.

En Panamá, estos métodos fueron regulados por el Ministerio de Gobierno y Justicia, mediante Decreto Ejecutivo Nº 777, de 21 de diciembre de 2007, “que dicta medidas sobre las Instituciones de Arbitraje, Conciliación y Mediación; se cualifica al Mediador y al Conciliador y se regula la Conciliación y Mediación a nivel comunal.”

En siete años de aplicación en Panamá se han llegado a superar las 7.139 mediaciones

Para ofrecer más alternativas a los ciudadanos, el Órgano Judicial de la República de Panamá crea los Centros de Métodos Alternos de Resolución de Conflictos -CMARC-, estableciéndose el primero en la ciudad capital en el año 2002. Hoy existen en Ancón, San Miguelito, Colón, Chiriquí, Herrera, Veraguas y pronto en Coclé. Estos centros tienen la particularidad de que ofrecen sus servicios totalmente gratis, donde las personas, con la ayuda de un mediador, aportan las soluciones a los conflictos, con lo cual todos ganan.

Los CMARC son un vivo ejemplo de que los panameños son un pueblo de paz y busca solucionar sus conflictos de forma pacífica y amigable. Si en el año 2002, de acuerdo a las cifras aportadas, se dieron un total de 300 mediaciones, para diciembre de 2009 la cifra fue de 7.139. Esta cantidad pudo haberse sumado a los casos de los tribunales tradicionales y con ello aumentar la sobre carga laboral de los juzgados.

En agosto de 2006, se crea en Santiago, provincia de Veraguas, el CMARC, y para diciembre ya había realizado 23 mediaciones. Para el año 2007 el número fue de 161 y subió a 324 para 2008. Las cifras apuntan que para diciembre del año 2009 se realizaron un total de 384 mediaciones. Cada año aumentan la mediaciones y de 2006 hasta 2009 el CMARC de Veraguas ha tramitado 892 mediaciones.

Las cifras son elocuentes y la mediación, como un método alterno de resolución de conflictos, contribuye a la solución de los mismos y, sobre todo, es una de las formas más accesibles a la justicia que tienen los ciudadanos. Es por eso que no ha de extrañar que en esta provincia la implementación del Sistema Nacional de Facilitadores Judiciales Comunitarios -SNFJC- haya sobrepasado las expectativas de sus promotores y ya existan 160 ciudadanos voluntarios para desempeñar esta loable tarea, que consiste precisamente en ser mediadores comunitarios y orientar a las personas para que puedan, de manera amigable, aportar las soluciones a sus conflictos.

La labor que ha venido realizando la Dirección Nacional de Métodos Alternos de Resolución de Conflictos ha sido el campo fértil para que el SNFJC eche sus raíces y son sus funcionarios quienes tienen por delante la capacitación en técnicas de mediación comunitaria de estos facilitadores judiciales, a quienes el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Alberto Cigarruista, ha titulado como promotores de la paz.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Anónimo 20/07/2010 en 15:06

    Abundando un poco sobre los Métodos Alternos de Solución de Conflictos (MARCs) en la República Dominicana, uno de los tres poderes del Estado, El Judicial (Suprema Corte de Justicia) a iniciativa de la Directora de la Dirección de Familia, Niñez, Adolescencia y Género (DIFNAG), Carmen Rosa Hernández, por una serie de preocupaciones sobre los conflictos entre padres por sus hijo/as y bienes, promueve la implementación de la Mediación Familiar dentro del Poder Judicial; creando el CENTRO DE MEDIACION FAMILIAR DEL PODER JUDICIAL (CEMEFA), mediante la resolución No. 886-06 emitida por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia y la No. 402-06 declarando por primera vez en América Latina dentro los poderes judiciales a los Métodos Alternos de Solución de Conflictos como Políticas Públicas en todo el territorio de la República.Es así como la mediación en materia de familia en este año, es decir, desde abril del 2006 al 2010 como se hace realidad las técnicas y herramientas que pueden utilizar lo/as ciudadano/as para resolver sus disputas en el seno de la familia y en la comunidad.De modo pues, que felicito a Panamá por estar acorde con los nuevos tiempos y al redactor de este artículo, el cual permitió conocer esta interesante experiencia de convivencia pacífica de sus pobladores. Felicitaciones pues.Alexis Rafael Peña Céspedes, mediador comunitario y familiar.

  2. Anónimo 20/07/2010 en 14:49

    La Dirección Nacional de Métodos Alternos de Solución de Conflictos en Panamá ha realizado un hermoso trabajo a favor de la paz de sus ciudadano-as. Y es con la integración de la gente organizada o no que puede el Ministerio de Justicia crea los Centros de Métodos Alternos de Resolución de Conflictos -CMARC, desde el 2002, que a la fecha de hoy aproximadamente unas 8 mil personas han mediados sus conflictos en estos centros que funcionan en diversas provincias de Panamá. Gracias a esas instancias gubernamentales y ciudadano/as se han puesto de acuerdo para lanzar un proyecto de esa magnitud. Hay que felicitar a ambos actores por poner en macha dichos planes a favor de la convivencia de la gente. La Paz se construye con asignación de responsabilidades de sus actores. Panamá bien puede ser un ejemplo a imitar por otros países en la que sus autoridades y sus gentes se junten para coordinar acciones a favor de la busqueda de consensos entre sus ciudadano/as. En nuestro caso, en la República Dominicana contamos con el impulso de los Métodos Alternos de Solución de Conflictos desde 1997, primero entre funcionario/as del gobierno que presidió en el cuatrenio 1996-2000 el actual presidente, Dr. Leonel Fernández Reyna; con grupos de facilitadores para manejar técnicas pacifistas y luego mediadores comunitario/as en el Distrito Municipal de Los Alcarrizos 1999 y en el 2000, en el barrio Mejoramiento Social para unos 200 mil ciudadano/as en 28 sectores o barrios de la zona norte del Distrito Nacional, en el cual funcionó por unos 3 años el Centro de Mediación Comunitario María Auxiliadora (CEMECOMA), en honor a lo/as salesianos y del barrio María Auxilaidora. Ese proyecto comunitario fue dirigido por el periodista, abogado y mediador Alexis Rafael Peña Céspedes; el cual en ese entonces era el presidente de la Pastoral Social de la Parroquia María Auxiliadora, Coordinador General de la Coordinadora de Organizaciones Barriales Don Bosco (CODONBOSCO) y del Centro CEPATODE por PAZ

Participa con tu comentario