Viernes 04 de abril de 2014,
Bottup.com

“La música a día de hoy es cara. Lo reconozco”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

ENTREVISTA: DETRÁS DE UN ARTISTA

El guitarrista gallego Pablo Gaez nos habla de su nueva etapa al frente de su estudio de grabación y de todo el trabajo que no se ve cuando escuchamos música

“Si no quema, no es arte” (Steve Vai)

Todos sabemos que la vida de un artista está matizada de muchos interrogantes, pero el más importante es el sacrificio que muchos no perciben tras ella, como por ejemplo lo que día a día vives cuando entras a grabar algún tema musical, el tiempo, la entrega, el factor comunicación artista con artista, para crear la química perfecta que dé paso a un ambiente cómodo que culmine con un trabajo de excelencia.

Definitivamente todo buen resultado en lo que emprendemos en la vida: proyectos, propuestas, metas, sueños, resoluciones… en fin, todo aquello que se comienza conlleva también cruzar obstáculos que al final son necesarios para obtener un producto merecedor del reconocimiento de todos a la calidad absoluta.

Nos adentramos en las primeras semanas de 2010, pretendo continuar ejerciendo aquello

Muchos no perciben el sacrificio que hay tras la música, el tiempo, la entrega… para crear la química perfecta

que nos lleva a dar valor a las cosas que realmente deben realzarse en la vida, como el talento en potencia de personas que honran su patria demostrando su entrega genuina en todo aquello que día tras día les mueve.

Como bien dice Steve Vai en esta frase inicial, tenemos que quemarnos, tenemos que afrontar en todo lo que hagamos los obstáculos necesarios para probar carácter y fuerza y ver que no importa cuan grandes puedan ser, más grandes somos nosotros al superarlo.

Por este medio, en la Web Bottup, que abre las puertas a que el talento aflore, que surja y se proyecte con las manos abiertas, desde Vigo, Galicia, les presento la entrevista a Pablo Gaez, guitarrista, arreglista y compositor, y que actualmente se encuentra centrado en su estudio de grabación MouseHole. Pablo nos lleva de la mano detrás de un artista. Que la disfruten.

Peter Pantoja. ¿Quién es Pablo Gaez?, ¿cómo te describirías?

Pablo Gaez. Francamente tendría que psicoanalizarme, porque a veces no se quién soy, pero sinceramente, diría que soy un loco, un soñador, con muchos proyectos, con ganas de crear, de seguir creando y ayudar, con todo lo que he aprendido a lo largo de estos años, a grupos y solistas que quieran contar algo.

P.P. ¿Cómo Pablo Gaez define la palabra artista?

Soy un loco, un soñador, con muchos proyectos, con ganas de crear, de seguir creando y ayudar a grupos y solistas que quieran contar algo

P.G. Creo que hoy, la palabra artista se usa muy a la ligera. No se trata de comprar una guitarra o formar un grupo y ya está. El artista, desde mi punto de vista, tiene que transmitir. El artista tiene que creerse lo que hace, sentir lo que está haciendo. No basta con subirse a un escenario y ponerse a tocar. Hay que sentir, hay que estudiar, hay que madurar y evolucionar. En definitiva, hay que sentir realmente lo que estás haciendo. Pero esto en todos los campos, como letrista, como compositor, como intérprete.
Siempre tratar de transmitir. Crear emociones en la gente que te escucha. Pero ante todo, sentir tu las emociones.

P.P. ¿Cómo defines tus inicios en la vida musical en todos los proyectos de los cuales has sido y eres parte importante?

P.G. Bueno, creo que mis inicios han sido bastante complicados, como la mayoría, supongo. Cuando decides dedicarte a la música, siempre encuentras la oposición, en principio de la familia, y luego, de gente que hasta ese momento eran tus amigos, pero que de repente no aportan nada y de los que te vas desvinculando hasta un punto en que te das cuenta que estás tu solo. Por eso siempre asocio mi vida musical a la soledad. Mis comienzos, en principio, fueron como siempre en actuaciones de colegio. Aunque tengo que decir que en mi caso fue todo un lujo. La primera fue en el colegio Alba en compañía, por ejemplo, de Eladio a la guitarra, el de ‘Elodio y los seres queridos’ y como bajista Paco, el guitarra de ‘Los Piratas’. Con tres temas. Dos de AC/DC y uno de Deep Puple.
Luego vinieron grupos de garaje como ‘Xerifus’. Un grupo al que recuerdo con mucho cariño. Hacíamos algo parecido al ‘Heavy Metal’, eso por el año 87. Luego vino ‘El Padrino’ donde comencé a conocer el Jazz, fusión y donde comencé también a conocer músicos muy interesantes como José Gómez, excelente bajista. En el año 1988 comencé mi andadura profesional adentrándome en la llamada ‘pachanga’. El mundo de las orquestas y grupos de baile. Ahí fue donde conocí a magníficos músicos, de todos los estilos, y donde comencé a adentrarme en el mundo del sonido y de los arreglos. En definitiva, donde me formé, aparte de mis estudios con gente como Cuchus, Rubén Pérez o Marcos Fernández, entre otros.

P.P. ‘Fuerza y honor’, ¿Cómo defines ésta, tu frase preferida en la vida de todo artista sin importar el arte que represente?

P.G. ‘Fuerza y honor’ es una frase que me gusta utilizar, sobre todo al final de mis cartas o mails, como homenaje a un personaje. Un genio de la comunicación, como fue Juan Antonio Cebrián. Creo que es la manera, o al menos mi manera de recordarlo y un poco transmitir el legado que el maestro Cebrián dejó para que disfrutásemos de él con sus pasajes de la historia, monográficos etc. Un gigante de la comunicación. Como miembro de la fundación Juan Antonio Cebrián es mi deber tratar de promulgar su obra y desde aquí animo a visitar su web Juan Antonio Cebrián y disfrutar de su pasajes.

P.P. De estar sobre muchos escenarios y llevar la música a miles de personas, pasas en la actualidad a continuar viviendo la misma de una manera diferente pero igual de sacrificada, ¿cómo describes la vida desde un estudio de grabación?

P.G. Bueno, tengo que decir que actualmente sigo tocando con mi grupo ‘Inculpados‘. Pero sí, francamente me he volcado en el tema del sonido, la grabación, los arreglos…
Tengo que decir que sí, que es bastante complicado. No el tema técnico, digamos, si no el llegar a un acuerdo sobre matices o partes de un tema con los músicos. A veces sabes de antemano que algo no va a sonar bien, pero tienes que hacérselo ver a la persona o personas, y eso es difícil. Luego, cuando me conocen y saben como funciono, la cosa es diferente, se dejan llevar. Pero bueno, paciencia. Sobre todo mucha paciencia. El grabar a determinados grupos, sobre todo gente que empieza, es muy complicado y tienes que ser muy paciente si quieres hacer algo que se pueda escuchar.

La palabra artista se usa muy a la ligera. No se trata de comprar una guitarra y formar un grupo y ya está

P.P. Entre sus legados Juan Antonio Cebrián dijo lo siguiente: “Todos los días perdemos una docena de genios en el anonimato. Y se van. Y nadie sabe de ellos, de su historia, de su peripecia, de lo que han hecho, de sus angustias, de sus alegrías. Pero al menos una docena de genios se van todos los días sin que sepamos de ellos”. ¿Cómo nos ayudarías a crear conciencia sobre el trabajo y sacrificio detrás de cada artista entre micrófonos, instrumentos, entre la pecera de un estudio de grabación y quien lo lleva a cuestas?

P.G. Sí, eso es cierto. La gente escucha una canción y francamente no se imagina el trabajo que hay detrás de todo esto. No solo a nivel compositivo, en la soledad del artista, si no luego, en el estudio. Tomas, tomas y más tomas que tienes que repetir. Lleva mucho tiempo grabar un CD y muchas horas, no solo de grabación y edición, si no luego de masterización. Sería bueno hacer referencia cuando se vende un CD, poner las horas que se ha tardado en grabarlo y dejarlo listo. A veces creo que no compensa… pero bueno. Cuando el resultado final vale la pena, cambias de opinión.

P.P. Todos tenemos la necesidad de plasmar vivencias, establecer vínculos permanentes en la sociedad de la cual somos parte, ¿cómo piensas que un artista, que deja todo en ocasiones, por ser escuchado, debe ser respetado y valorado en la España del Siglo 21?

P.G. Creo que, como dije antes, hoy en día la palabra artista se utiliza muy a la ligera. Por desgracia, a día de hoy, en el siglo en el que estamos, creo que al artista ya no se le considera o no se le respeta como antes. Tendríamos que entrar en temas complicados, piratería, sociedad de autores y es francamente muy, muy complicado. Piratería no, pero la música tiene que ser escuchada, la música es cultura y como tal hay que promoverla y divulgarla. Lo cierto es que grabar es caro. Habría que buscar la manera de hacer música, poder vivir de ello y exponerla de una forma accesible. La música a día de hoy es cara. Lo reconozco.

Habría que buscar la manera de hacer música, poder vivir de ello y exponerla de forma accesible. La música a día de hoy es cara. Lo reconozco

P.P. Dijo Cebrián: “Estamos demasiado rodeados de mensajes, casi todos ellos consumistas, que obligan a mantener una vida que no es la ideal; se nos inculca que hay que ser mejores que el vecino, que hay que gastar… El 10% de la población española está en el psicólogo o psiquiatra. ¿No son datos para reflexionar? En cualquier caso, sí, estamos perdiendo el gusto por sentarnos alrededor de una hoguera, real o figurada, y escuchar”.  ¿Cómo logras transmitir a ese artista, que al igual que tú, vive sus sueños, metas y retos tras una guitarra, batería, bajo y música en general, sin perder su esencia cómo persona?, ¿qué valores crees que deben ser prioritarios en la vida de todo artista para lograr hacer la diferencia y ser realmente aceptados con el valor que merecen?

P.G. Creo, indiscutiblemente, que la clave de todo está en la humildad. Simplemente eso. Ser humilde en el trabajo que realizas.

P.P. Posees un caudal de experiencias musicales, en las cuales se destaca tu participación y formación en varias agrupaciones siendo ‘Tango’ una de las más centradas en tus comienzos, aunque a tus catorce años ya te centrabas en tu talento al formar en plena adolescencia el grupo ‘Xerifus’, donde comenzastes tus primeras composiciones. En la actualidad, ¿cómo aplicas todas las experiencias vividas del pasado dentro de tu estudio de grabación y el poder contribuir en la formación de nuevos artistas?

P.G. Francamente, a veces me da la impresión de que estoy caduco, pero no. Hoy en día se utilizan una serie de estilos que, a simple vista, parecen novedosos, pero que al final es lo mismo que se hacía antes, pero con otro nombre. No voy a entrar en detalles, pero hay grupos como ‘La Guardia’, que triunfaban a finales de los 80. Hoy en día hay grupos que, sonando exactamente igual, se atribuyen un estilo diferente, simplemente le cambian el nombre. Indie por ejemplo. Pero ya esta todo inventado. Yo aporto ideas. Si quiere algo triste acordes menores, por ejemplo. Intro destrucción, variedad de adornos o claves, para llegar a un punto concreto. Trato de influir bastante en el grupo, y muchas veces lo consigo. Casi siempre.

Hoy en día se utilizan una serie de estilos, que parecen novedosos, pero que al final es lo mismo que se hacía antes, pero con otro nombre. Está todo inventado

P.P. Actualmente trabajas intensamente desde tu estudio la música de esos nuevos artistas. Sé que no es fácil el proceso de grabar un tema musical, son horas y días de entrega y mucha dedicación con pasión en lo que se trabaja; ¿qué conlleva el poder dirigir el sonido a la mayor perfección posible, sin perder la esencia que deseen proyectar ellos desde su punto de vista y a su vez plasmar tu sello clave de estudio y colaboración?

P.G. Creo que ante todo hay que tener las cosas claras. Saber lo que quieres tocar. Luego está, como no, el utilizar material de primera. Eso es primordial, si quieres sonar bien. Luego, como no, saber interpretar el sonido que quiere el grupo para poder plasmarlo en un CD. Tiene que haber una conexión entre el grupo y el técnico de sonido. Ser uno.

P.P. Como guitarrista, uno de tus más acertados músicos es el maestro Steve Vai, quien sin duda alguna en su talento logra captar a millones de personas alrededor del mundo, porque entre lo excéntrico e incomparable talento, sin duda alguna, es uno de los mejores guitarristas del mundo y centrado en lo que hace; ¿qué elementos o mentalidad debe tener un buen músico a la hora de entrar a un estudio de grabación?

P.G. Bueno… Esto es muy complicado. Veamos, para mi la frase “yo toco con el corazón” es muy bonita, pero desde mi punto de vista es una manera de camuflar las carencias técnicas musicales. Cuando un instrumentista entra en un estudio, tiene que tener claro el papel que tiene que realizar. Tanto armónico, ejecución, etc. Hay que expresar. Hay que hacer sentir al oyente sensaciones. Pero también, hay que saber ejecutarlas. Es triste, pero hay grupos, y de nombre, que a la hora de grabar, utilizan a otros músicos para hacer las guitarras, baterías etc. Evidentemente, la voz no se puede sustituir, porque los delataría. Pero sí. En estudio, es muy importante la ejecución.

P.P. Un artista es mucho más que una buena voz, es presencia, estilo, algo que le caracteriza única y exclusivamente como portador de ese sello personal que siempre le distinguirá sobre otros talentos. Para los artistas de nación no hay escenarios pequeños, porque siempre se destacará su talento por encima de todo.  ¿Qué consejo, Pablo Gaez, el artista, proyectaría a los nuevos talentos que pasan por su estudio de grabación a la hora de que emprendan vuelo hacia los diferentes escenarios?

La frase “yo toco de corazón” es muy bonita, pero desde mi punto de vista es una manera de camuflar las carencias técnicas

P.G. Como dije antes, la humildad. El estudio es muy importante, pero sobre todo la seguridad. La seguridad de que lo que estás haciendo está bien. El estar seguro de tu obra, de tu música, es principal. Es lo que trato de inculcar en la gente que graba. Tener claro que tu proyecto es el mejor. Sin dudas. Una vez que tú te lo has creído, lo puedes transmitir. Si tú no te lo crees, ¿cómo se lo va a creer el resto de la gente?

P.P. En una de tus letras y temas mencionas una frase así como: “melodías que lo llenan todo”. Sin duda alguna, para quien nace para la música, dichas melodías formarán siempre parte esencial de su legado.  ¿Cómo un artista debe forjar ese legado?, ¿en qué Pablo Gaez ha centrado toda esa vida musical para establecer dicho legado y cómo lo proyecta a los que apenas comienzan en este abarcador mundo de notas y estribillos?

P.G. Es complicado. Hay gente que viene a grabar y ciertamente sus melodías, no transmiten, pero… es así. Sin embargo, hay gente, tozuda, y tú sabes bien por quien lo digo (jaja), porque has estado presente en la grabación, que sí tienen potencial y talento para expresar, por eso me vuelco con esa gente. Aunque me cueste. Aunque me de más trabajo, pero es la gente que realmente proyecta mi legado. La gente que transmite. Pero como tú bien sabes… con muchos kilos de paciencia….

P.P. Sin duda alguna, Galicia posee un caudal interminable de jóvenes talentosos. Su formación depende muchas veces de quién se atreva a creer en ellos y sea una guía altamente efectiva en sus primeros pasos; ¿cómo Pablo Gaez puede contribuir a través de su estudio de grabación y experiencia en dicha formación, aparte de los buenos consejos que puedas ofrecerle?

P.G. Por supuesto. Y en ello estamos. Lo triste es que hoy en día prima más la estética, el nombre, etc. Hay escuelas en Vigo impresionantes, con músicos como José Gómez, Hal, (batería de los Piratas) que están ahí y tendrían que estar a otro nivel. ¿Qué es lo que ocurre? Que la gente hoy en día se fía más cuando hay un local, no sé… más céntrico, con máquina de café en la entrada, etc. Yo tengo el estudio, Mousehole, en un lugar apartado, sin máquina de café, pero con nevera, eso sí, y mis 42 metros cuadrados. Lo importarte es el material y saber aprovecharlo. Hay gente que dispone de un potencial impresionante, pero no lo aprovechan. Yo creo que las tablas, el rodaje, la ‘escuela’, como digo, el ser ‘perro viejo’ es lo que determina un buen trabajo. En mi caso, claro que mi experiencia ayudaría a jóvenes artistas, pero es importante saber lo que uno quiere. Si la apariencia o el resultado. El grabar, hoy en día, es un trabajo de artesano.

Lo triste es que hoy en día prima la estética, el nombre. Hay escuelas impresionantes que deberían estar a otro nivel

P.P. La grabación de una maqueta musical es siempre la fuerza motriz de cada nóvel artista. Sin duda alguna es la llave que abre muchas puertas. Muchos artistas, lamentablemente, no seleccionan con exactitud quién les lleve de la mano de una carta de presentación impecable y de buena calidad.  ¿Qué criterios debe buscar ese artista, a la hora de seleccionar un estudio de grabación que le honre en trato y calidad al final del producto que desea proyectar? (Desde tu punto de vista como guitarrista, arreglista y compositor).

P.G. El sonido. Simplemente el sonido. Escuchar las demos, temas que el estudio haya grabado y claro está, que el presupuesto se ajuste a lo que él tiene pensado gastar. Hay estudios, con un gran material, y muy buena imagen, que suenan lamentablemente horrible y eso es así. De todas formas, la gente, por desgracia, sigue confiando más en la imagen que en el resultado.

P.P. Todos tenemos metas fijas que cumplir, unas a corto y otras a largo plazo, en todo este nuevo proyecto que has comenzado matizando todo ese trabajo que llevas realizando durante años para otros artistas; ¿cuál es la meta principal de Pablo Gaez en su estudio de grabación para este 2010?

P.G. Mi meta, claro está, es la de mantenerme. Pero sobre todo conseguir que Mousehole, “la casa del ratón azul”, sea un referente. Un lugar donde los grupos suenen como quieran realmente sonar y no como se lo imponga el estudio.

P.P. Un estudio de grabación lleva de la mano el sueño de un artista, la obra de un músico y la entrega conjunta de todos. También representa el toque especial cuando se realiza cada maqueta que expone el caudal de talento que desea ser escuchado. Desde tu punto de vista; ¿cuándo el artista debe considerarse apto para grabar una maqueta y cómo debe evolucionar mientras esto sucede para ayudar a quien le dirige a crear el proyecto digno a ser escuchado?

P.G. Un artista debería plantearse grabar cuando después de tener un número determinado de temas, dentro de un mismo formato o estilo, se ve con ganas de mostrar o de expresar lo que ha compuesto. Hay que olvidarse del marketing, de las ventas, pensar solamente en el proyecto. En expresar tu trabajo, tu proyecto. Hoy los grupos vienen porque quieren triunfar, y eso, está bien, tener ilusiones es fantástico, pero hay que pensar más en transmitir, llegar al público. Luego, ya vendrá el resto.

P.P. Pablo Gaez; ¿donde se encuentra y hacia donde se dirige en su contínua entrega en aportar a otros artistas a realizar con dignidad sus sueños de interpretar con altura?

Me encuentro decepcionado. La música está dirigiéndose a un callejón sin salida

P.G. Ahora mismo, me encuentro decepcionado. La música esta dirigiéndose, desde mi punto de vista, a un callejón sin salida. Se graba por horas… Esto implica que si en ese tiempo no resuelves el tema, estás listo. Esto implica que la calidad musical está claramente bajando a unos niveles impresionantes. Debemos corregir esto. El dinero es lo que prima hoy en día en el negocio musical. Yo quiero cambiar esto. Yo quiero impulsar esto. Grabar por tema, no por tiempo. Sacar de cada músico lo máximo y sonar. Sonar, que es de lo que se trata.

P.P. Todos deseamos establecer nuestro propio legado, aquel que otros emulen y busquen preservar. Esto solo se logra estableciéndose desde el presente y trabajando con todo aquello que lleve a un resultado efectivo del camino que trazamos; ¿qué legado Pablo Gaez desea establecer desde su presente en lo musical en Vigo, Galicia, que trascienda más allá de todo?

P.G. Mi legado sería, ante todo, transmitir la música. Tocar con el corazón, pero sabiendo lo que se está tocando y tocarlo bien. Tocar con humildad. Simplemente eso, tocar. Y grabar en Mousehole, como no. Que realmente es lo que hace transmitir esto.

P.P. Como tema libre y para finalizar esta entrevista, envíale un saludo a nuestros fieles lectores de Bottup (red de periodistas ciudadanos) y aquello que desees expresar:

P.G. Me gustaría agradecer, como no, a Bottup, está entrevista. Enviar un saludo a sus fieles lectores, a Peter Pantoja y, como no, a grupos como ‘Septiembre’, ‘Green Sound’, ‘Inculpados’, etc. Me gustaría dar las gracias a todas las personas que han conseguido influir en mí, ya sea a nivel musical, como personal, ya que todo influye a la hora de mostrar tu trabajo. Y animar, como no, a todos los grupos de Vigo y alrededores a pasarse por Mousehole.
Con cariño, ¡Fuerza y Honor!

Pablo Gaez

Más información:
Web de Mousehole
My Space de Mousehole

Sin duda alguna esta es otra de las entrevistas que he disfrutado, pues la trabajé con mucho discernimiento y mucha entrega, porque fui parte de ese sacrificio que se vive tras un artista, desde un estudio de grabación. Son muchas horas de ensayos, seleccionar la nota perfecta, mentes centradas en ello, en fin, todo un trabajo que, como bien dice el amigo Pablo, debería ser señalado cuando el producto final de cada artista es culminado, porque envuelve dejar a un lado tantas cosas para, durante esos momentos de grabación, ser parte integral del sueño de ese artista, como quien lleva el timón del Estudio para lograr sacar el mejor de los sonidos y que se regrese ese grupo o solista completamente satisfecho.

Espero que aprendamos a dar valor a todo un trabajo en equipo que día a día se vive en los estudios de grabación, y cito ‘trabajo en equipo’ porque el artista que acude a cada lugar donde se graba, debe tener en mente el consejo de quien logrará sacar las mejores notas musicales para que su producto pueda entrar con paso firme en los mercados. Es un trabajo de respeto e igualdad en la colaboración entre músicos. Si este ambiente se lleva a todo lugar donde se reúnan un grupo, diferentes en pensar pero iguales en respetar, le digo que el producto final será de calidad.

Muchas gracias a Pablo Gaez por permitirme comenzar la idea central de esta entrevista allí, en su estudio de grabación, en Vigo, Galicia, y ahora plasmarla completada para que el público de Bottup pueda disfrutarla y poder sentir un poco la vivencia de éste servidor sobre la entrega y horas de trabajo en un estudio, detrás de un artista.

Próximamente podremos disfrutar de una entrevista al grupo Septiembre de Vigo, Galicia. Tuve la oportunidad de presenciar uno de sus ensayos en los estudios Mousehole y ver que ese caudal de talento de la juventud gallega está en un excelente nivel de calidad, y merece ser promovido en las redes.

Peter Pantoja Santiago
Juncos, Puerto Rico


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. angel ruiz palomares 20/03/2012 en 0:07

    Estoy con vosotros, conduzco una asociación sin ánimo de lucro, y producimos espectáculos, la mayoría con nuestra música, desde lo menos tumultuoso en escena, hasta la sinfónica con 60 músicos y dos coros, es muy complicado en esta crisis económica y de valores extender la cultura. Ánimo que querer es poder!!!!!.

  2. Jaime Jake 15/03/2012 en 8:37

    Con esfuerzo todo se consigue en la vida. Espero que podamos encontrarnos algún día los tres y poder disfrutar de la música que tan importante es y tanto nos llena en nuestras vidas.Un abrazo muy fuerte desde Valencia. :)

  3. borikuaspain23 02/02/2010 en 22:43

    Esta entrevista es una de las más que me he disfrutado como mensione anteriormente, y deseo que sea un puente para que muchos jóvenes no tan solo de Vigo, Galicia, sino de toda España, que deseen que alguien les crea en su sueño y metas musicales, que no duden de pasar esta entrevista a sus webs y contactar a Pablo, por experiencia vivida allí se que recibiran el trato y el valor y profesionalismo que se merecen. Peter Pantoja

Participa con tu comentario