Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La nueva Europa económica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La previsible evolución de la economía de la Unión Europea hace mirar con desasosiego la amenaza de la estanflacción y el hundimiento económico de los países PIGS, CHIPS y de la Europa Emergente

Aunque previamente ya había diversos indicios que mostraban síntomas de desaceleración, la cruda realidad empezó a plasmarse a partir de enero de 2008 con el inicio del hundimiento bursátil aunado con un escenario inflacionista debido a los galopantes incrementos de los precios de los carburantes y de los productos alimenticios y que finalmente terminaría por desencadenar lo que ha venido a denominarse la crisis económica de 2008, punta del iceberg de una severa crisis económica global que terminará de dibujarse en el horizonte de 2012, dibujándose un escenario a cinco años en el que se podría regresar al proteccionismo económico y posterior desmembración de la actual Unión Europea.

Origen de la crisis:

Factores exógenos.
La política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo aparece como

La crisis de 2008 es la punta del iceberg que terminará de dibujarse en 2012

detonante de la crisis de las subprime de EEUU, seguida de la aparición de los activos tóxicos, un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras.Todo ello ha originado la desestabilización económica global y la entrada en recesión de las principales potencias económicas mundiales, dibujándose un escenario a cinco años en el que se podría regresar al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial y posterior finiquito a la globalización económica.

Factores endógenos.
Estallido de la burbuja inmobiliaria, que ha provocado el hundimiento del castillo de naipes económicos de los países PIGS (despectiva abreviatura anglosajona que englobaría a España, Portugal, Italia y Grecia) y, por contagio, de los países CHIPS (Chipre, Irlanda y Polonia). La economía de dichos países se ha basado en el último decenio en la conocida ‘dieta mediterránea’, cuyos ingredientes principales eran el ‘boom’ urbanístico, el turismo y el consumo interno, y que creaba excelentes platos minimalistas, de apariencia altamente sugestiva y precio desorbitado, pero vacíos de contenido culinario y con fecha de caducidad impresa: 2008.

Severo retroceso de las exportaciones debido la contracción del consumo interno de la UE por la recesión económica, (los intercambios comerciales entre los Estados miembros de la UE alcanzan el 60% del volumen total de su comercio) y a un euro artificialmente revalorizado que encarece los productos europeos y reduce su competitividad frente a los países del resto del mundo, con especial incidencia en países tradicionalmente exportadores como Alemania, Francia, Holanda, Eslovaquia y Finlandia. Por lo que, ésta última, junto con los países nórdicos, podría abandonar las estructuras de la Unión Europea y proceder a la constitución de una Federación Escandinava (integrada por Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia), quedando una vez más los países bálticos (Letonia, Estonia y Lituania) abandonados a su suerte y siendo finalmente fagocitados por el vecino ruso.

Mención especial merece el caso del Reino Unido, en el que convergen una mayor exposición a los activos tóxicos (hipotecas subprime), a los activos inmobiliarios y una libra revalorizada que ha estancado sus exportaciones, por lo que se verá obligado a realizar sucesivas bajadas de tipos de interés, implementar medidas cuantitativas (Quantitative Easing) para incrementar la base monetaria, depreciar repetidamente su moneda para estimular sus exportaciones y a aplicar medidas proteccionistas y no sería descartable que en las elecciones previstas para antes de junio de 2010 los conservadores pudieran retornar al poder liderados por David Cameron y, fieles a su política euroescéptica (nula voluntad británica de embarcarse en un proyecto en decadencia en el que la soberanía británica estaría supetidada a los mandatos de Bruselas), abandonar la UE y pilotar finalmente la nave capitana de una revitalizada Commonwealth.

La conocida ‘dieta mediterránea’, consistente en el ‘boom’ urbanístico, el turismo y el consumo interno, ha provocado el hundimiento de las economías de los países PIGS y, por contagio, de los países CHIPS

Por último,el resto de países no integrados en dicha órbita (países del centro y este de Europa, integrantes de la llamada Europa emergente, incluida Turquía) sufrirán con especial crudeza los efectos de la tormenta económica, al no contar con el paraguas protector del euro, y se verán obligados a depreciar sucesivamente sus monedas, reducir masivamente su crecimiento (con estimaciones de decrecimiento del 2’5 % del PIB para 2009) , a aumentar espectacularmente su Deuda externa, y sufrir alarmantes problemas de liquidez (con agujeros financieros estimados en 90.000 millones de euros para 2009 y 50.000 millones para 2010), dinero que, en teoría, provendría del FMI, de la UE y de los Gobiernos locales. Deberán retornar a economías autárquicas tras sufrir masivas migraciones interiores, al descartar la CE la modificación de las reglas para la adopción del euro en la Unión Europea y así poder acelerar la adhesión de los Estados miembros del centro y este de Europa. Así mismo, deberán proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares, para evitar depender energéticamente de una Rusia que, conjugando hábilmente el chantaje energético y la desestabilización de gobiernos vecinos ‘non gratos’, irá fagocitando a la mayoría de estos países abandonados a su suerte por la Unión Europea en aras de asegurarse el abastecimiento energético de gas y petróleo rusos.

Previsible Evolución de la economía europea

Agudización de la inestabilidad del sistema financiero. La anunciada bajada de tipos de interés del BCE hasta el 1% aliviará los problemas de liquidez de las entidades financieras, pero no impedirán que los bancos se sigan descapitalizando y necesiten más inyecciones de capital público, debido a la existencia de emisiones que ha usado el sector inmobiliario de los países PIGS para financiarse (cédulas hipotecarias) y de activos tóxicos procedentes de las hipotecas subprime que deberán ser comprados por los bancos malos o continuar con el goteo de nacionalizaciones bancarias, suponiendo en ambos casos una pérdida de la libre competitividad. Ello, unido a la sustitución de la tradicional doctrina económica del equilibrio presupuestario de los Estados por la del déficit endémico (práctica que por mimetismo adoptarán los Gobiernos regionales y federales), contribuirá a que la prima de riesgo aumente y el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales. Además, junto con la entrada en deflación de varios países y al hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública dentro de la eurozona han aumentado en los últimos meses (lo que conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior), se podría agudizar el riesgo evidente de estancamiento de la crisis económica en la UE y la aplicación de políticas de racionalización de servicios y optimización de resultados acelerará las previsibles fusiones de las cajas y bancos regionales más expuestos a los activos inmobiliarios, no siendo descartable a más largo plazo las fusiones eurobancarias que reducirían racionalmente el atomizado espectro financiero europeo.

Incrementos de la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra Mundial, estimándose que la tasa de paro en la eurozona

El crédito seguirá sin fluir con normalidad a unos intereses reales, y quizá asistamos a nuevas fusiones de cajas y bancos

pasaría del 7’5% de 2008 al 10’1% en 2009 y alcanzaría el 11’7% en 2010, con picos que rozarían el 12% en el horizonte de 2011, provocados por los siguientes factores:

Hundimiento de los Valores Bursátiles, lo que, aunado con la huida de los inversores y el elevado endeudamiento de las empresas, terminará por provocar la inevitable inanición financiera de las mismas, el consecuente efecto dominó en la declaración de EREs y la posterior reestructuración de sectores básicos de la economía europea como: automoción, sector financiero, aerolíneas, sector inmobiliario, construcción, astilleros, sector siderometalúrgico, aseguradoras y sectores ligados al turismo. La severa contracción del consumo interno podría originar la progresiva desaparición del pequeño comercio y la extinción de incontables medios de comunicación impresos y audiovisuales por los drásticos recortes de inversión publicitaria. Asimismo, podríamos asistir en varios países a escenarios de deflación (tasas de crecimiento negativas de los precios de la economía en su conjunto que se prolonguen como mínimo dos trimestres), coadyuvados por el hundimiento de los precios del petróleo y de los alimentos básicos, con un IPC subyacente (el que excluye alimentación y energía) cercano al 0% en 2009.

Severo estancamiento del mercado inmobiliario en los países PIGS, CHIPS, Reino Unido y Países Bálticos (la concesión de créditos hipotecarios ha caído un 40% en 2008 y las ventas de viviendas de segunda mano un 45%, esperándose una caída de la construcción del 5% y del 52% en la construcción de nuevas viviendas para 2009). Este estancamiento provocará la aparición de un stock de 3 millones de viviendas que no encontrarán comprador hasta 2012. Las entidades bancarias intentarán, mediante subastas, la creación de sociedades de gestión de activos inmobiliarios y la aplicación de medidas agresivas para dar salida a los pisos embargados que acumularán en sus carteras (considerados bienes ilíquidos), lo que originará drásticas caídas de los precios de los inmuebles que rondarán el 60% respecto a 2007 (cuando existían precios artificialmente revalorizados debido a la especulación inmobiliaria de la última década).

Reforma del Mercado Laboral. A instancias de la Confederación Patronal Europea (CPE) y con la oposición de La Confederación Europea de Sindicatos (CES), el Parlamento Europeo accederá a la Reforma del mercado laboral, que implicará: la progresiva implantación del despido libre sin indemnización; la instauración de la jornada laboral mínima de 45 horas semanales; y, el retraso de la jubilación a los 65 años. Además se dará la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores debido a los exiguos incrementos salariales, congelación o dramática reducción de los mismos. Todo ello conllevará la radicalización de los otrora aburguesados y sumisos sindicatos de clase, la ruptura del diálogo social con la patronal, frecuentes estallidos de conflictividad laboral y la aparición mediática de los grupos antiglobalización que, utilizando tácticas de guerrilla urbana, pondrán en jaque a las fuerzas de seguridad.

Existe la posibilidad de que el Parlamento Europeo acceda a la reforma del mercado laboral, que implicaría la implantación del despido libre, la jornada laboral mínima de 45 horas semanales y el retraso de la jubilación

Se implantarán medidas proteccionistas bajo el eufemismo de ‘fomento del consumo de productos nacionales’ en forma de ayudas para evitar la deslocalización de empresas y subvenciones a la industria agroalimentaria para la instauración de la etiqueta BIO a todos sus productos manufacturados. También se contempla el Plan de Renovación del obsoleto parque automovilístico mediante el desarrollo de vehículos respetuosos con el medio ambiente y una ayuda económica para incentivar la sustitución de vehículos de más de diez años (36% de la flota actual) por nuevos utilitarios respetuosos con el medio ambiente, englobados bajo la etiqueta ECO. Esto supondría un ahorro anual de 50 millones de megatoneladas de CO2. La elevación de los parámetros de calidad exigidos a los productos manufacturados del exterior, y la imposición de aranceles a los países no respetuosos con el medio ambiente, como forma encubierta de proteccionismo frente a la invasión de productos de países emergentes, sin embargo, no podrán impedir la desertización industrial en los sectores del calzado y marroquinería, textil, equipamiento deportivo, electrodomésticos de baja y media gama e industria auxiliar del automóvil.

La agudización de la crisis económica podría acelerar la entrada en vigor a finales de 2010 de la ‘Directiva de Retorno’, eufemismo bajo el que se esconde un severo recorte de los derechos humanos de los inmigrantes, bautizada por Evo Morales como ‘La Directiva de la Vergüenza’. Sus efectos serán dramáticos, pues se calcula que en los 27 países de la Unión Europea viven entre 4 y 8 millones de inmigrantes indocumentados (de los que casi tres millones serían de países andinos pobres o golpeados por conflictos, como Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Paraguay). La aplicación de la expulsión masiva originaría serios problemas de viabilidad económica (sobre todo en Ecuador y Bolivia, cuyas remesas de inmigrantes supusieron en 2007 el 10% del PIB) y cuyo retorno anticipado podría suponer una debacle económica y social para dichos países, obligando a amplias capas de la población a vivir en umbrales de pobreza. Además, se agudizarían los sentimientos xenófobos de la población europea, agravado por el recorte de la oferta laboral y consecuente feroz competencia por los puestos de trabajo, la proliferación de insalubres poblados ilegales y la conversión de numerosos barrios periféricos en auténticos guettos de inmigrantes.

Continuación de la Crisis económica hasta el segundo semestre de 2011. Tras la entrada en recesión económica en 2008 de la mayoría de los países, tanto de la zona euro como de la UE, asistiríamos a escenarios de crecimientos negativos del PIB hasta el segundo semestre de 2011 (con estimaciones de crecimientos negativos para la zona euro del 3’2% en 2009 y del 0,1% en 2010) y una situación similar para el del Reino Unido (con contracción del 3,8% para este año y de un 0,2% para 2010). También asistiríamos al aumento incontrolado del Déficit Público (Irlanda y España registrarán las mayores tasas de déficit público de la zona euro a lo largo de 2009, con el 11% y el 6’2%, respectivamente, cifras muy superiores a la media de la eurozona, 4%, y muy lejos del 3% permitido por el BCE) y de la Deuda Externa. Como consecuencia del seguro descenso de los ingresos de los Estados y del bestial incremento de las prestaciones de desempleo, asistiríamos a una drástica reducción de los subsidios sociales que afectaría a la duración y cuantía de las prestaciones de desempleo, a las pensiones de jubilación y viudedad y a la sanidad pública gratuita y universal, no siendo descartable en varios países la aparición de agujeros financieros (véase Grecia) y la utilización de la hucha de las pensiones para poder sufragar las necesidades de los Estado en el horizonte de 2012 (España).

Finalmente, podríamos asistir en el horizonte de 2014 al nacimiento del eje franco-alemán que, conjugando los acuerdos preferenciales energéticos con Rusia con la revitalización de la energía nuclear y el extraordinario desarrollo de las energías renovables, serán el referente político-económico europeo de la próxima década. Podría dar lugar al inicio de la desmembración de la actual Unión Europea y su sustitución por una constelación de países satélites dentro de la órbita de la alianza franco-germana (la llamada Europa de los Doce), debido a las exigencias del BCE de cumplir con el límite marcado para el déficit público del 3% para 2014, empresa harto complicada para países como Portugal, Italia, Grecia, España e Irlanda, con tasas muy superiores a la media de la eurozona (4%) y que superan con holgura el primitivo listón fijado por el BCE del 3%, estando Irlanda en la situación más delicada al tener la mayor tasa de déficit público de la zona euro a lo largo de 2009, el 11%, por lo que no sería descartable la salida de dichos países de la eurozona en 2014.

Editado por la Redacción:
Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario