Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

La Oficina Antifraude de Cataluña exculpa a Isidre Fainé

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Entiendo a la Merkel emperrada en embridar a España

Barcelona. Si cada día alguno de sus puñeteros secretarios le pasa un parte de las diarias razones por las que no ha de transigir en que el dinero comunitario llegue al Estado y los bancos españoles sin un estricto control de sus ‘hombres de negro’, hoy se cabreará por dos razones, a saber cual más importante para su mentalidad nórdina y luterana: si porque una institución entre banco y ‘benéfico social’, cuyos grandes negocios y especulaciones nadie pone en duda ni menos coto, pague en 2007 una prejubilación de 24 millones de euros a un director general que pasará a presidente, ¡más de 4.000 millones de pesetas!, o que en Barcelona exista una Oficina, duplicando la Fiscalía Anticorrupción, que dirima y exculpe al más poderoso ciudadano del Principado Autonómico, acreedor absoluto de la Generalitat de la que depende esa oficina.

Las razones para lisa y llanamente suplantar al Banco de España, cuya inutilidad o mala fe ha quedado más que probada, está en la agenda alemana como prioritaria, y en la de Rajoy para torearla

Pero en el hipotético resumen de hoy, seguro que no le han extractado el porqué de la denuncia. Una guerra con un constructor que alcanza la cima ‘a la española’, es decir, corrupción, amiguismo, y más corrupción, en trifulca con los financieros que le catapultaron especulando en plena burbuja inmobiliaria, y que no admitían la valoración a que compró ¡con sus créditos! un 20% de Repsol. O sea, el tipo de operaciones indicadas para una caixa benéfica, que no a mucho (ahora no lo sé porque por suerte no pleiteo contra ella, ni ella contra mí) ‘pleiteaba de pobre’, gratis.

Dudo le lleguen estos detallitos. Desde antes de la crisis se publicaba que los grandes bancos europeos extendidos por el mundo, y muy concretamente los españoles por Sudamérica, deberían ser controlados por una autoridad única, complementando la política antiinflacionista del BCE, el banco de los bancos de la Eurozona. Más Europa y menos soberanías. Ahora las razones de lisa y llanamente suplantar al Banco de España, cuya inutilidad o mala fe ha quedado más que probada, está en la agenda alemana como prioritaria, y en la de Rajoy… para torearla.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario