Jueves 14 de diciembre de 2017,
Bottup.com

La plataforma ‘X Toledo’ acusa al alcalde de “seguir utilizando la ciudad como un cortijo”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

En una nota de prensa difundida ayer la plataforma toledana
denuncia la desprotección de los terrenos de Vega Baja II, adyacentes a
los que están siendo objeto de control arqueológico

Image
Vista de las excavaciones en Vega Baja

Según los miembros de la plataforma, están “hartos de recordar
cómo fue el PSOE municipal el que iniciaba la década de los 90
queriendo edificar en Vega Baja y como al menos al principio, el
Partido popular se oponía”. Afirman que  “al final de la década de todos es conocida
la postura consensuada de ambas formaciones políticas”. Todo ello en la siguente nota de prensa:

El Alcalde sigue utilizando Toledo como un cortijo particular


Si mientras el Presidente Barreda se comprometía a “no urbanizar”
Vega Baja II, Emiliano García-Page se reunía en secreto con Defensa
para proponer un negocio en un área que le constaba “con servidumbres y
protecciones patrimoniales” que impedían cualquier operación, es ahora
cuando de nuevo nos sorprende negociando, también en secreto, con El
Corte inglés.

Si ha tenido que ser el abogado de Izquierda
Unida quien recuerde la imposibilidad de urbanizar “dentro de la ley”,
puesto que existe una sentencia en firme conocida por el Ayuntamiento,
“las salidas y entradas para este centro comercial”, en una zona lo
suficientemente congestionada y sujeta a labores arqueológicas durante
las próximas décadas, de nuevo la prepotencia de nuestro Alcalde juega
a hipotecar el futuro de Toledo.

Estamos hartos de recordar
cómo fue el PSOE municipal el que iniciaba la década de los 90
queriendo edificar en Vega Baja y como al menos al principio, el
Partido popular se oponía. Al final de la década de todos es conocida
la postura consensuada de ambas formaciones políticas.

Sirvan
los siguientes datos para demostrar que la Junta de Comunidades, más
allá de la palabra de su Presidente y el silencio “administrativo” del
Director General de Patrimonio y Museos, ha colaborado en la intención
del Alcalde de manejar Toledo como un “cortijo particular”:

Hay
que recordar el silencio de la Consejería de Cultura desde el año 2004
con respecto a Vega Baja, en la que la única consejería que ponía
trabas a la hora de edificar sobre suelo “protegido” y “no urbanizable”
era la de Vivienda y Urbanismo, como puede comprobarse en el escrito de
5 de octubre de 2004, donde el Consejero de Vivienda y Urbanismo,
Alejandro Gil Díaz, se dirigía al Alcalde-Presidente del Ayuntamiento
de Toledo, José Manuel Molina, haciéndole saber que para poder tramitar
el Plan de Ordenación Municipal de Toledo había que justificar el
cambio de calificación de los suelos rústicos y crear la figura del
“suelo rústico no urbanizable de protección cultural”, cuestión que
sigue sin resolverse.

Pero sería el 3 de diciembre de 2007,
cuando en base a la “secreta intención” del Alcalde de Toledo, de
adecuar Vega Baja II para aprovechamientos urbanísticos de todo tipo,
incluido un centro comercial, la Plataforma X Toledo se dirigía al
Director General de Patrimonio y Museos, pidiendo la documentación que
acreditara que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en el
ejercicio de competencias que ya tenía entonces, exigiera un control
arqueológico previo a las obras de construcción de la iglesia de San
Ildefonso, cuando le constaban descubrimientos arqueológicos de máxima
importancia en todo su entorno, incluso mosaicos romanos a pocos
metros. Es evidente que el silencio administrativo en este caso señala
a la Consejería de Cultura y que toda actuación en la antes llamada
Vega Baja II conllevaría responsabilidades patrimoniales concretas de
la Junta por dejación en sus funciones.

Tampoco hay que ser
muy inteligente para darse cuenta de la intencionalidad del Alcalde de
Toledo, al impedir con malas artes la intervención en el Pleno de 31 de
enero de 2008, al responsable de la Plataforma X Toledo, en la que
intentó que Izquierda Unida omitiera sus compromisos con los ciudadanos
y votara a favor del “documento definitivo” del Plan de Ordenación
Municipal y la “irregular segregación” de Vega Baja II en Santa Teresa
I y II, confiriendo un uso urbanístico a un área parte de las
protegidas desde que Toledo fue declarada monumento (conjunto
histórico) el 9 de marzo de 1940 y refrendado por el tratado
internacional que firmó UNESCO con el Gobierno de España en 1986, con
motivo de la inclusión del “conjunto histórico” de Toledo en la lista
de sitios del Patrimonio Mundial.

Esperamos como última
oportunidad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para
cumplir con sus competencias y con la legalidad, comunique al
Ayuntamiento la imposibilidad de ubicar ninguna construcción en Vega
Baja II, tras lo que seremos nosotros quienes de nuevo instemos al
Estado a recuperar las formas y restablecer la legalidad.

PLATAFORMA X TOLEDO

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario