Domingo 28 de mayo de 2017,
Bottup.com

La pobreza infantil ha aumentado en los países industrializados

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Según Unicef, EE UU y el Reino Unido son los peores países ricos para los niños

“La verdadera medida del progreso de una nación es la calidad con que atiende a sus niños y niñas: su salud y protección, su seguridad material, su educación y socialización y el modo en que se sienten queridos, valorados e integrados en las familias y sociedades en las que han nacido.”

Así comienza la investigación más completa realizada sobre bienestar infantil en los países más avanzados del mundo, el ‘Informe Innocenti Pobreza Infantil en Perspectiva: Panorama del Bienestar Infantil en Países Ricos ‘, elaborado por Unicef en 25 países de la OCDE. Sus resultados señalan que “en los últimos años, la pobreza infantil ha aumentado en 17 de los 24 países de la OCDE de los que se dispone de datos”, producto de un menor gasto de los gobiernos en prestaciones sociales.

Los datos del informe concluyen que los niños británicos y estadounidenses se encuentran entre los que peor viven del mundo industrializado. El primer puesto lo ocupa Países Bajos, seguido de Suecia, Dinamarca, Finlandia, España, Suiza y Noruega. Destaca también el lugar de Alemania, que ocupa el puesto decimoprimero. Así, los resultados del informe revelan que no hay una correlación evidente entre los niveles de bienestar infantil y el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita de los países.

El estudio intenta medir y compararar la calidad de la situación de los menores en seis categorías diferentes: bienestar material; salud y seguridad; educación; relaciones familiares y entre iguales; conductas y riesgos, y percepción subjetiva de los propios niños. Estos seis epígrafes se miden con 40 indicadores independientes y relevantes para la vida y los derechos de los más pequeños, según el concepto de bienestar infantil recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

Los indicadores

El estudio mide seis categorías diferentes: bienestar material; salud y
seguridad; educación; relaciones familiares y entre iguales; conductas
y riesgos, y percepción subjetiva de los propios niños

La pobreza relativa, principal indicador del ‘bienestar material’, no compara el poder adquisitivo entre países, sino la distribución de ingresos en cada país, y refleja el porcentaje de niños que viven en familias cuya renta está por debajo de la mitad de la media nacional.

En este apartado, el Reino Unido, con el 17% de los niños en situación de pobreza relativa, es el penúltimo de la tabla, mientras EE UU, con el 23%, ocupa el último lugar. Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, los cuatro primeros, no tienen ni el 5% de sus pequeños en esa situación.

En lo que respecta a la tasa de mortalidad infantil (TMI), indicador standar del apartado ‘salud y seguridad infantil’, Estados Unidos ocupa el lugar 24, con 7 muertes por cada 1.000 nacidos, más del doble que la TMI de los cinco países con mortalidad infantil más baja, que registran una media de 3 muertes por cada 1.000 nacidos.

EE UU, con Nueva Zelanda, presenta también los peores datos de muertes
por accidentes, asesinatos, suicidio y violencia, otro parámetro de
‘salud y seguridad’, con tasas superiores a 20 muertes por 100.000 niños

Otro indicador de este apartado es el bajo peso al nacer, que mide el riesgo para la vida y salud del pequeño en los primeros días y semanas de vida, el desarrollo cognitivo y físico durante la infancia, así como la salud y el estado socioeconómico de la madre. EE UU, donde el 7% de los niños nace con bajo peso, comparte los últimos lugares con Grecia, Hungría y Japón, mientras Islandia, primero de la lista, sólo tiene un 3% de nacimientos con bajo peso.
Los datos absolutos son más significativos: En Estados Unidos nacen 203.700 niños con bajo peso cada año, frente a los 90 de Islandia.

EE UU, con Nueva Zelanda, presenta también los peores datos de muertes por accidentes, asesinatos, suicidio y violencia, otro parámetro de ‘salud y seguridad’, con tasas superiores a 20 muertes por 100.000 niños.

Image
Niños con la bandera de EE UU

En cuanto al ‘bienestar educativo’, el estudio señala que “existe una omisión manifiesta por establecer un marco adecuado” en los países de la OCDE, cuyas estadísticas “hablan muy poco de la calidad de los cuidados suministrados al niño”, especialmente a los menores de dos años. En este apartado es el que EE UU sale mejor parado, con un lugar intermedio de la lista de países.

Las relaciones con la familia y los amigos son “esenciales para el desarrollo emocional y psicológico del menor a largo plazo”, dice UNICEF en su informe, y los datos sitúan de nuevo a EE UU y al Reino unido en los últimos lugares de la clasificación.

Las conductas de salud y de riesgo señalan los hábitos de alimentación de los niños, el consumo de drogas y alcohol, mantener una actividad sexual sin medidas de protección o la participación en prácticas violentas o de acoso. En este epígrafe, EE UU se sitúa el penúltimo de la lista, seguido del Reino Unido, lugar que tambíen ocupa este país en el último de los apartados, el relativo al bienestar subjetivo de los niños.

España, el quinto

España es uno de los países en los que la pobreza infantil relativa
continúa por encima del 15%, porcentaje inferior a los de Portugal,
Italia, Irlanda, Reino Unido y Estados Unidos

Los resultados globales de los seis apartados estudiados en el informe de Unicef sitúan a España en el puesto número cinco en la clasificación general de bienestar infantil dentro de los países ricos, aunque en pobreza infantil relativa y en el apartado educativo obtiene sus peores valoraciones.

El informe señala que España es uno de los países en los que la pobreza infantil relativa continúa por encima del 15%, porcentaje inferior a los de Portugal, Italia, Irlanda, Reino Unido y Estados Unidos.

En la dimensión educativa, y entendiendo como tal el rendimiento escolar y la permanencia en el sistema educativo, España ocupa la parte inferior de la lista, junto a Grecia, Italia y Portugal. En el caso español, según Unicef, esta posición en la tabla responde a los bajos niveles de rendimiento escolar.

Finalmente, los niños y adolescentes españoles tienen una valoración subjetiva de bienestar muy alta, en términos de percepción de la propia salud y grado de satisfacción sobre su vida.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario