Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La policía tunecina en alerta después del hallazgo de explosivos en un hotel de Tataouine

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Dos ciudadanos libios han sido detenidos con bombas de fabricación casera en sus maletas

Existen rumores de tropas y mercenarios gadafistas infiltrados entre los refugiados

[span class=doc]Este artículo forma parte de una serie. Al final del mismo encontrarás los enlaces a las partes anteriores[/span]

La tranquilidad de la ciudad de Tataouine, cercana a la frontera de Libia, se ha visto alterada en los últimos días con el hallazgo de dos bombas en la ciudad situada al sur de Túnez. En los últimos tres días las fuerzas de seguridad tunecinas han incrementado los controles en las carreteras que comunican la ciudad con el puesto fronterizo de Dehiba, por el que pasan miles de refugiados libios todos los días con destino a los campos de refugiados cercanos.

Hace tan solo unas horas dos ciudadanos libios eran detenidos por la policía de Tataouine después de que esta encontrara en sus maletas dos bombas de fabricación casera. Ambos detenidos pretendían cruzar la frontera hasta Libia para posteriormente volver a Argelia. Su comportamiento extraño hizo que la policía actuara rápidamente. Ambos habían entrado clandestinamente en el país tunecino.

No puedo afirmar con seguridad que hay tropas en la ciudad, pero estamos seguros que mercenarios al servicio de Gaddafi recorren las calles de Dehiba en busca de información y quizás algo más

La tranquilidad de esta ciudad, centro de acogida de decenas de miles de refugiados libios que huyen del horror que se está viviendo en las últimas semanas en las montañas de Nafusa, ha sido alterada por este suceso. Los rumores de la existencia de tropas y mercenarios gadafistas infiltrados entre los refugiados libios son cada días más fuertes, como nos pudo confesar uno de los coordinadores del campo de refugiados de Dehiba, “no puedo afirmar con seguridad que hay tropas en la ciudad, pero estamos seguros que mercenarios al servicio de Gaddafi recorren las calles de Dehiba en busca de información y quizás algo más”. Estos rumores también apuntan al campo de refugiados de Remada, controlado por el ACNUR, donde la seguridad es escasa. Allí algunos ciudadanos libios nos han confesado en los últimos días que temen que soldados de Gaddafi estén infiltrados entre ellos, causa que unida a la precariedad de las condiciones de este campo hacen que la situación en Remada sea de extrema gravedad.

Al mismo tiempo, en uno de los hoteles de la ciudad, el hotel Medina City, la policía tunecina ha hallado una granada de mano en el equipaje de un ciudadano libio. Aunque las autoridades y el director del hotel no han dado detalles de este suceso, un vídeo publicado por una de las páginas de Facebook de apoyo a una ‘Libia libre’ ha confirmado un rumor que se extendió rápidamente entre los refugiados que se han desplazado hasta la ciudad del sur de Túnez. El miedo entre ellos es cada día mayor, y muchos de ellos están tomando la decisión de trasladarse a ciudades más alejadas de esta frontera por donde muchos de ellos pasan sin documentación. Hay que recordar que en el hospital de la ciudad, los heridos pertenecientes al bando de Gaddafi son tratados bajo una seguridad estricta, situación que preocupa de gran manera a la comunidad libia residente en la ciudad.

[important color=green title=video]

[/important]

Por si estas dos últimas noticias fueran poco, el pasado miércoles 11 de Mayo, la policía tunecina detenía a 44 kilómetros de la ciudad de Tataouine a un ciudadano libio que conducía a gran velocidad, al inspeccionar su coche matriculado en Libia, encontraron un gran arsenal de munición escondida en el interior de su vehículo.

En los últimos días en las montañas de Nafusa, especialmente en la ciudad de Ghezaia, la situación es de extrema gravedad, las tropas gadafistas están utilizando a niños y mujeres como escudos humanos para así impedir los ataques de los ‘luchadores de la paz’ para liberar esta ciudad situada a tan solo cinco kilómetros de la frontera tunecina.

Todas estas razones han provocado que la desconfianza empiece a reinar en una población amable y pacífica. Los hoteles, en los que se refugian cientos de ciudadanos libios con sus familias, no son ya lugares seguros y muchos empiezan a temer por su seguridad. Los medios de comunicación brillan por su ausencia en esta zona que vive desde hace meses el horror de una guerra centrada para los medios en las ciudades del Este libio, como hemos podido comprobar en los últimos diez días.

Algo se está cociendo en el país tunecino, la capital vive desde hace días un toque de queda que empieza a las nueve de la noche y acaba a las cinco de la mañana, cientos de criminales han sido detenidos en los dos últimos días en redadas policiales, y los controles de carretera se han incrementado considerablemente.

Estos últimos sucesos han hecho que esos ciudadanos que han sido obligados a dejar sus vidas atrás para poder soñar con una Libia libre no estén seguros en el país vecino y algunos se estén empezando a plantear la huida incluso a países de Europa.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario