Domingo 23 de julio de 2017,
Bottup.com

La “guerra” nuclear

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
La vuelta de las centrales nucleares tiene cada vez más partidarios

El debate energético: análisis

Sí, es una tontería; sí, no engañan a nadie que esté informado, pero lamentablemente muchísima gente está desinformada.

He aquí el acopio de medias mentiras y medias verdades sobre la energía nuclear.

A los que tenemos algún conocimiento científico y además podemos redactar más de dos palabras sin espíritu demagógico y sin que se nos caigan los anillos, no nos han dejado más remedio que responder al atropello desinformativo que se está produciendo en torno al uso de la energía nuclear, ya sea como fuente de energía o como arma de destrucción masiva e indiscriminada.

Partir uranio bombardeándolo con neutrones es una cosa (fisión), y
la bomba atómica (también conocida como bomba ‘H’, porque se basa en la
fusión de átomos de hidrógeno) es algo completamente diferente
Más importante todavía sería un acuerdo de desarme
nuclear, del que tanto se hablaba durante la Guerra Fría y a su
término, y tan poco se ha hablado desde entonces

Todos los consumos industriales suman una cantidad mucho mayor
que la del consumo doméstico, y sin embargo, a éste se le pide que se apriete más
el cinturón

Voy a intentar ser muy breve, porque seguramente habrá preguntas y respuestas que, a fuerza de insistir en ellas, serán precisamente vueltas a poner del revés y utilizadas de nuevo para engañar a la opinión pública sobre temas nucleares.

A tenor de dos ejemplos obviamente no relacionados que han vuelto a saltar a la palestra -o que llevan en ella más o menos desde el último superalza del petróleo-, sintetizaré el contenido que muchos medios ofrecen de manera sesgada, interesada, descontextualizada o directamente falaz.

Un ejemplo es el reportaje emitido en el programa ‘Cuarto milenio’ sobre el accidente de Chernobyl que, qué casualidad, después de tantísimas informaciones (que no interesa que se recuerden) sobre el tema, renace de sus cenizas sembrando el miedo ante una fuente energía que -como todas- tiene sus desventajas, y poniendo en mente de todos que, ahora que nos enfrentamos a una crisis energética, una central nuclear es, poco más o menos, una bomba en potencia.

Otro es el llamado ‘Eje del mal’, del cual parece que los países pueden entrar y salir con tanta facilidad como fichar para la liga norteamericana por las inspecciones sorpresa (éste sería muy concisamente el caso de Corea del Norte, que está en el eje del “regular”, porque Pyongyang permitirá que sus centrales sean comprobadas para ver si realmente son generadoras de electricidad o son bombas ocultas, ¡justo como las que nunca se descubrieron en Irán!).

Sí, es una tontería, sí, no engañan a nadie que esté informado, pero lamentablemente, muchísima gente está desinformada.

He aquí el acopio de medias mentiras y medias verdades sobre la energía nuclear.

1.- Es peligrosa

Por supuesto que una reacción nuclear en cadena es peligrosa. Nadie ha dicho que la fisión nuclear no tenga inconvenientes. De ahí que las centrales nucleares sean precisamente los lugares donde más y mejores sistemas de seguridad deben instalarse y mantenerse. Aun así, los accidentes pueden ocurrir, y nadie niega que la energía nuclear debe perfeccionarse si ha de seguir utilizándose, aunque sólo sea temporalmente, como fuente significativa de la producción mundial.

2.- O muy peligrosa

Partir uranio bombardeándolo con neutrones -que a su vez desprenden neutrones, y mantiene la reacción en cadena-, es una cosa (fisión), y la bomba atómica (también conocida como bomba ‘H’, porque se basa en la fusión de átomos de hidrógeno) es algo completamente diferente. La bomba de hidrógeno es exactamente la misma que se produce en el Sol, genera muchísima más energía por unidad de peso que la reacción controlada del uranio y, en potencia, tenemos todo un océano lleno de de agua del cual sacar combustible nuclear para esa reacción.

Así que, si hay que tener miedo a algo, mejor será tenérselo a la fusión de hidrógeno, porque las consecuencias de su uso serían mucho peores que las observadas en Hiroshima y Nagasaki (quizá miles de veces peores). Para eso, los inspectores internacionales deben tener acceso a las instalaciones nucleares, “pacíficas” o no, en previsión de usos fraudulentos, pero más importante todavía sería un acuerdo de desarme nuclear, del que tanto se hablaba durante la Guerra Fría y a su término, y tan poco se ha hablado desde entonces.

Tener misiles intercontinentales apuntándose unos a otros es demasiado peligroso, incluso para los países que no están implicados en la producción o el uso de armamento nuclear.

3.- Hay que prohibir su uso militar, pero también su uso civil

Hoy por hoy, la llamada ‘fusión fría’, es decir, construir un Sol en miniatura y utilizarlo en una central para mantenerlo estable y produciendo energía no es económicamente rentable, aunque sí tecnológicamente posible. ¡A ver quien es el guapo que pondría pegas a ese tipo de energía! (Agua pesada + Agua pesada = Energía + agua normal y corriente). Por eso es una estupidez suprimir los programas de investigación de la energía nuclear para uso “civil”, porque si damos con la tecla y conseguimos un par de docenas de Soles en miniatura, a los ecologistas se les acabarán los argumentos antes que canta un gallo.

4.- Contamina lo que otras ya quisieran

El otro gran inconveniente son los residuos radiactivos, cuya importancia es, como en todas las fuentes de energía, relativa a los beneficios del conjunto. ¿O acaso los combustibles fósiles no producen residuos contaminantes?

Es más: hoy por hoy, aproximadamente el 90% de los residuos nucleares son tan radiactivos que podrían utilizarse como fuente secundaria de energía, para generar calor, por poner un ejemplo sencillo, tal y como las brasas de un incendio controlado (en una chimenea que caliente un hogar) siguen sirviendo luego para cocinar (en una barbacoa). Dudo que un 10% de “emisiones” en recipientes adecuados fuera un coste demasiado alto como para asumirlo, ya que cada día asumimos óxidos nitrosos, monóxido de carbono, óxidos de azufre, y un sinfín de otros gases más o menos nocivos que sólo hace unos cuarenta años que andan regulándose -y por tanto, se deduce que muchas veces siguen incumpliéndose.

5.- Las comparaciones son odiosas

Tomemos la fuente “maravillosa e inagotable” de los paneles solares “de toda la vida”. Bueno, no serán tan maravillosos porque no se están aprovechando a gran escala, porque sus etapas de producción e instalación siguen siendo caras, y por tanto el cómputo global de rentabilidad, aunque no incluye “ningún residuo”, es simplemente “una fuente más”, que está perdiendo la mayoría de las apuestas que una vez se hicieron sobre ella.

6.- Apretarse el cinturón es una buena idea

Tiene gracia que, cuando han pasado épocas de bonanza energética, nadie reparase en el despilfarro económico que ello suponía y que, en cambio, cuando menos capacidad tenemos de ahorrar, se nos pida desde todos los estamentos que hagamos un uso “eficiente y responsable” de un bien caro y escaso como es la energía.

Es de una ironía insultante, precisamente porque los grandes consumidores tienen una jeta que se la pisan, y podrían ahorrar por sí solos mucho más que el resto de los consumidores. Por ejemplo: todos los consumos industriales suman una cantidad tremendamente mayor que la del consumo doméstico, y sin embargo, ¿tiene que apretarse más el cinturón el consumidor de casa, al que llaman “despilfarrador” energético?

¿Qué son, entonces, las grandes industrias, sino causantes -directos o indirectos- de grandes despilfarros que muy bien podrían evitarse? (y más con un programa de previsión energética, y no de provisión, que parece ser lo único importante para quienes ordenan y mandan en el mundo de la energía).

{mos_sb_discuss:2}

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 04/08/2008 en 1:24

    Los cientifiquillos y sus opiniones
    Dice el gran “científico” gonzález, que “no engañan a nadie”, por lo menos, no a los que tienen conociemientos “científicos”, como él. Lo malo de la seudociencia, es que los vuelve ciegos y sordos a lo que no estudiaron en sus catecismos y cátedras.

    A estas alturas, venirnos a vender la energía atómica como una posibilidad limpia, no hace sino demostrar su profunda ignorancia sobre lo peligrosa y costosa que resulta, en virtud de que desde la producción inicial, hasta la disposición de sus residuos, siempre tiene riesgos colaterales latentes, que representan muy altos costos para su implementación, además de que el riesgo quedará ahí, por cientos y hasta miles de años.

    Su estrecha visión, y escaso conocimiento, le hace desconocer que, en realidad, el problema es la centralización de la producción energética, para una distribución mercantil. Desde los años 20’s del Siglo Pasado, Nikola Tesla había ya resuelto ese problema mediante su invención, cuya patente está en manos de la CIA, el FBI y la NSA, de su Torre Electromagnética, que es capaz de transmitir energía eléctrica y electromagnética, de forma inalámbrica, y casi sin costo. Esa solución la está empleando el gobierno USA para su Proyecto Haarp, que representa una amenaza potencial para el exterminio masivo y genocida de la población de cualquier país.

    Abogar por la peligrosa y costosa energía nuclear, a estas alturas, cuando la tecnología nanosolar está a punto ya de inundar el mercado, cuando la energía de hidrógeno, a partir de hidrólisis a bajo costo, se encuentra ya aplicándose en diversos lugares del mundo; cuando en Francia, el motor de aire comprimido, está ya a punto; cuando la biodigestión, a partir de las excretas propias de la familia, puede volverse una fuente a la mano y resolver, al mismo tiempo, el problema de las aguas negras; demuestra la ignorancia de González, que se las quiere dar de muy conocedor de la “Ciencia”, para venirnos a vender la energía nuclear como algo que puede resolver el gravísimo problema energético que hoy estamos viviendo.

    En realidad, la solución consiste, a novel individual o comunitario, en adoptar tecnologías renovables de bajo costo, combinándolas y potenciándolas; y hay muchas formas de hacerlo, para lograr la plena autosuficiencia energética, sin tener que pagarle nada por ella a ninguna empresa mercantil que centralice la producción.

    Yo se que Gonzalitos va a brincar, diciendo que eso no es posible, que la “ciencia” no puede alcanzar ese punto. Lo que no entienden los cientifiquitos como Gonzalitos, es que el Ser Humano ES Energía pura, y que en sus manos está liberarse de quienes quieren acapararla para su propio provecho.

    Salud.

    • tupperver 06/08/2008 en 0:31

      Inestimables compañeros
      No sé a quién se refiere con “González” ni con “cientifiquillos”.
      Por supuesto que el artículo refleja mi opinión, eso lo deja bien claro bottup.com;
      en ningún momento se dice que no haya residuos; es más, se dice que es contaminante, y lea usted bien el artículo antes de criticarlo sin conocimiento; yo no me he arrogado ninguna cátedra y si lee usted mi carnet de prensa verá que estoy a favor de la crítica, no me he encerrado en ninguna torre de marfil y no opino sin conocimiento de causa.
      Muy señor mío, el artículo no “vende la energía nuclear como una energía limpia”, sino que hace hincapié en que, hoy por hoy, los combustibles fósiles -por muy demonizados que estén- “tienen un pase” (no digo que lo tengan para mí, digo que la sociedad los sigue usando); y sin embargo, gente que NO SABE que el 20% de la energía que produce España ES NUCLEAR, opina que debería prescindirse por completo de ella.
      A ESA DAÑINA ignorancia, provocada por supuesto por intereses ajenos (económicos, políticos, etc.) es a la que me refiero.
      Pido disculpas si alguien ha sentido que el artículo decía “los científicos lo sabemos todo, hágannos caso a nosotros”, porque no decía eso. Decía: “los poderes fácticos utilizan falsa ciencia tanto a favor como en contra de las distintas fuentes de energía”. Y eso va tanto por Greenpeace como por las Industrias y Gobiernos.
      Greenpeace tiene más incremento porcentual de afiliados desde el Prestige que en casi cualquier otra época de su existencia.
      (aquí ninguno es imbécil, y espero que no vuelva usted a usar lenguaje insultante contra mí porque no lo toleraré en absouto; convendrá conmigo en que “cientifiquillos” requiere una aclaración).
      Además, sí he tenido en cuenta los costes. La energía nuclear es cara, pero otra frase que no se ha entendido es que el BALANCE es positivo: Beneficios – (Costes + Riesgos + Residuos) >> 0; o sea, es UNA FUENTE DE ENERGÍA RENTABLE (la fisión del uranio).

      Como ejemplo NO RENTABLE he puesto la fusión del hidrógeno en helio (2 H -> 1 He). El coste de los campos magnéticos necesarios para contener el núcleo del reactor es mayor que la energía obtenida. Obviamente, ningún metal ni aleación terrestre conocida soportan las temperaturas y presiones de fusión del hidrógeno, y por ello es necesario un campo magnético tan potente. Pero, aun así, se disminuyeran los costes, sería MUY RENTABLE, mucho más que la fisión. Porque estamos hablando, aproximadamente, de 6 MeV (Mega electrón-Voltios) por unidad de peso del combustible (deuterio en la fusión) respecto a unos 0,004 MeV en la fisión del Uranio-235.
      Como fuente de energía, señor mío, como fuente de energía, que es lo que se discute aquí.

      ¿Estaría de acuerdo en aplicar lo mismo a las centrales fotovoltaicas?
      Recuerde: necesitan naves industriales a temperatura constante (coste), ambiente aséptico (coste), sólo funcionan al 100% ó al 0% (menor rendimiento, pues se basan en el efecto fotoeléctrico que, vaya, fue el motivo por el cual recibió el premio Nobel el “cientifiquillo” Albert Einstein, y NO POR SU TEORÍA DE LA RELATIVIDAD…, y eso no es defender a Einstein, es defender la investigación científica básica; en todo caso, tire su Casio a la basura, pues está basado en ls propiedades piezoeléctricas del cuarzo, es decir, que al presionarlo, genera una corriente eléctrica… Derrumbe usted primero una teoría y después hablaremos).
      Y una vez puestos los paneles, que NO ESTÁN CUBRIENDO Europa por todas partes porque no son lo bastante rentables… alguien con mucho más ingenio se dio cuenta de que poner un cubo de agua en lo alto de una torre rodeada de un campito de fútbol de espejos era más rentable. SÍ: balance, beneficios – costes.
      Las fotovoltaicas YA están anticuadas.
      Las termosolares están bloqueadas por la negociación entre las compañías de redes distribuidoras -que según usted yo ignoro-, como ENDESA, y las productoras. Tan sólo en Andalucía, hay ocho centrales termosolares VIABLES según la Junta de dicha Autonomía que no se están construyendo ni explotando por falta de acuerdo entre los ámbitos público y privado.
      Esto no es una pelea de gallos para ver quién sabe más. Por supuesto, muevan el artículo a discusión, opinión o a donde quieran.
      Y en todo caso, agradezco que lo comenten, pero si no les importa, les rogaría que fueran críticas constructivas, no difamatorias.
      Yo mismo odio la inamovilidad de gran parte de la comunidad científica (y de la no científica), pero no dé usted a entender que practico dicha actitud intolerante e intransigente, porque entonces empezaré a pensar que quien la practica es usted, que tacha cualquier actitud con la que no esté de acuerdo de fanfarronada “seudocientífica”.
      No, compañero, la ciencia está para derribar mentiras, no para erigir verdades. Lea también mis referencias, si es tan amable, a Karl Raimund Popper y su teoría de la falsación en cuanto a la investigación científica (puede consultarlas en mi perfil).
      Son otras personas, y no yo, las que están interesadas en que la gente desconozca los aspectos fundamentales de la ciencia, y por tanto, TEMA a la tecnología.
      Opino aquí, pues, como uno más, no como la autoridad; simplemente aporto mis conocimientos para que, si alguien interesan, puedan servir para evitar engaños.
      Ninguna fuente es limpia, ni siquiera las renovables, porque sus instalaciones se construyen con materiales no del todo reciclables.
      Por tanto, no se discute qué, sino cuánto, cómo y/o cuándo usar cada tipo de energía.
      ¿Qué ha pasado con la amenaza de la capa de ozono?
      Sigue estando ahí.
      ¿Es comparable a la amenaza de la quema incontrolada de combustibles fósiles y otras emisiones como los CFCs?
      No. Es más: atajando la segunda, podría aliviarse el daño de la primera.

      Luego, la prioridad es también un asunto que depende de los conocimientos. Y es con base en dichos conocimientos como debería actuarse, en mi opinión, a la hora de decidir qué modelo energético es más conveniente (que sea descentralizado o no es un modelo económico, no energético, pero éste no es un artículo sobre el capitalismo; si no se ha dado cuenta, también aboga por la regulación del despilfarro energético, pero también dice que quien más despilfarra es, con mucho, el sector privado, mientras que la contaminación y los costes los paga toda la sociedad, porque se reparten literalmente a través del aire, el agua y las cuentas bancarias…).
      Gracias por seguir, de ahora en adelante, las normas de comportamiento de esta comunidad.
      Gracias, también, por su comentario.
      Resulta muy gratificante que alguien pueda opinar en lugar de quedarse callado.
      Espero que esto haya avivado la llama de la discusión, y no del enfrentamiento.

  2. Anónimo 03/08/2008 en 15:14

    vergonzoso
    es vergonzoso que un artículo tan parcial como este no esté dentro de la categoría “opinión”, y parezca que es una información contrastada.

    no solo la forma es parcial “a los ecologistas se les acabarían los argumentos”

    sino también la información es parcial, decir que los paneles solares son caros, y no hablar de lo cara que es la nuclear, que depende de las ayudas públicas para ser rentable.

Participa con tu comentario