Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La realidad es como un bofetón

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Aunque cada año celebremos el 8 de marzo, la realidad nos sigue mostrando lo distante que nos encuentramos de la equidad de género

El otro día leí varios artículos sucesivamente, “14 mujeres han muerto en lo que va de año“, “las mujeres mejor fomadas no encuentran trabajo“, “a finales del siglo XVIII, en Ferrol, un grupo de educadoras crearon pequeñas escuelas para mujeres“, y de repente me vinieron a la cabeza tres fotos con solo dos mujeres que había visto no hace mucho tiempo, la reunión de las 30 empresas más importantes de España, la firma de los agentes sociales de la reforma laboral y la de las 17 empresas “que han formado un lobby para impulsar la competitividad, el crecimeinto y la imegan internacional de la economía española”. Y, eso, me dio que pensar.

Las reglas del juego han cambiado pero el juego no, siguen existiendo reglas no escritas que todos conocemos y hacemos la vista gorda

Pensé en el esfuerzo de muchas mujeres en este y otros países para cambiar las condiciones de vida de otras mujeres. Pensé en que las reglas del juego han cambiado pero el juego no, siguen existiendo reglas no escritas que conocemos y hacemos la vista gorda. Pensé que pese a la nombrada y formada disposición al cambio de casi todo el mundo, el cambio se dilata en el tiempo, no es real, es incompleto, existe una sutil y tozuda resistencia, casi nadie se ha ‘cambiado las gafas’ para ver, mirar, aprender, interpretar y, consecuentemente, más tarde, quizás, vivir la realidad de otra manera.

Los desequilibrios persisten, las tensiones de poder también. ¿Quién manda en los espacios? ¿Quién tiene el poder para ‘conciliar’ de verdad, realmente? ¿Por qué no hay sitio para un nuevo modelo de liderazgo? ¿Por qué las mujeres tenemos que hacer más esfuerzos para convencer siempre? ¿Por qué me parece que en la esfera de ‘lo sutil’, tan importante, está que los hombres son ‘seres para sí’ y las mujeres somos ‘seres para otros y para otras’? ¿Por qué siempre pienso que los hombre tienen ‘el tema del poder irrigado hasta los capilares’? ¿Por qué me parece que casi nunca se cuestionan a sí mismos y tienen dos reservas espirituales, que conservan a lo largo de los siglos: la política y la empresa?

Quizá esté equivocada. Hace más de 50 años, un grupo de hombres firmaron el Tratado de Roma, en el que había un artículo, el 119, que trataba de garantizar el principio de igualdad de remuneración entre hombres y mujeres. Pero, ¿es normal que después de 50 años la diferencia de retribución siga existiendo? En el año 1977 se firmaron los Pactos de la Moncloa, la foto se parece mucho a cualquiera de las tres nombradas anteriormente y que pertenecen a este curso político. La realidad es tozuda, es como un ‘bofetón’, aunque cada año celebremos el 8 de marzo.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario