Miércoles 28 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La rebeldía de los mansos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Llegan las elecciones y la historia se repetirá
Dedicado a Rafael Narbona por remover conciencias

“Yo pisaré las calles nuevamente de lo que fue Santiago ensangrentada… “. Así cantaba Pablo Milanés al referirse al Chile dominado por Pinochet. Y sí, este genial cantautor volvió a caminar por aquel asfalto tan lleno de sangre y tan vacío de pisadas desaparecidas. Pero el criminal murió en su cama. Como lo hacen casi todos. Mientras nosotros, los humanos del ‘mundo libre’, creemos los sistemas totalitarios circunscritos a los libros de historia o a la pantalla del televisor sintiéndonos a salvo en el espacio y en el tiempo. Un error.

Ningún estadista utilizará las armas para gobernar despóticamente si las urnas le confieren potestad para hacerlo

Las dictaduras se ajustan maquiavélicamente al momento, al lugar y a la conciencia social de los ciudadanos. Ningún estadista utilizará las armas para gobernar despóticamente si las urnas le confieren potestad para hacerlo. No es necesario que los ‘pacos’ circulen para imponer su orden, basta con plasmarlo en una Carta aparentemente democrática y con establecer los mecanismos para que nada sustancial cambie. Hay un pequeño espacio para la protesta, autorizada y controlada, es cierto, pero son acciones calculadas que en definitiva legitiman al poder al hacernos creer que de él emana una supuesta libertad que no es tal.

Narbona, profesor y escritor, rebelde y realista, dice así: “La resistencia tiene a veces el color de la sangre, pero no hay otra alternativa para los que anhelan ardientemente la libertad y la dignidad”. La pregunta es si pensamos que aún no han abusado lo suficiente de nosotros y nos sentimos capaces de humillarnos todavía más, o si la cobardía y el miedo a perder las ambiciones que en nosotros alimentan pero que jamás satisfarán, nos anulan hasta el punto de convertirnos en cortesanos harapientos y lamebotas a cambio de tres monedas y condenando a que nuestros hijos lo hagan mañana por dos.

Llegan las elecciones y la historia se repetirá. En esta versión moderna del Pacto de El Pardo, los Cánovas y Sagasta de turno seguirán alternándose en el poder. Esta vez toca que el Pueblo aúpe a los conservadores, perdón: a los más conservadores todavía. Y parece no importar que su gestión alimente a quienes nos han convertido en pordioseros. Resulta estremecedor que los ciudadanos víctima de estas hidras al amparo de los gobiernos, entreguen los cuchillos a sus verdugos y agachen la cabeza para facilitar su degüello.

Tal vez nuestra indignación deje de hacerles tanta gracia y las dictaduras no mueran de viejas, tampoco las encubiertas

Esperanza Aguirre llamó camorrista y pendenciero al movimiento 15M. Tal vez sea el momento de reinventar esa rebeldía de pancarta y empezar a dar razones a la Presidenta para que se le hiele su falsa sonrisa y comience a tragar saliva ante el temor de que se derrumbe su amado sistema. No, no hay camorra ni pendencia Señora Condesa consorte, es la búsqueda de una justicia e igualdad reales. Y sólo falta que nos sacudamos el yugo de la mansedumbre impuesto por su domesticación para ocupar bancos, gasolineras, Ayuntamientos, Parlamentos de Comunidad o el Congreso. Sin violencia, por supuesto, que de ponerla ya se encargan ustedes. Tal vez así nuestra indignación deje de hacerles tanta gracia y las dictaduras no mueran de viejas, tampoco las encubiertas. O eso, o a seguir diciendo que llueve mientras nos orinan encima.

Julio Ortega Fraile


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario