Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La rebelión de los turbantes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Lo sucedido los pasados días en la frontera entre Marruecos y Melilla hace recordar al guión de las películas americanas de toda la vida

Querido diario,

Tú y yo hemos visto demasiadas películas de esas de policías ‘corruptos de fronteras’, y casi siempre entre la frontera mexicoestadounidense. Tráfico de drogas, personas, armas, dinero, etc. Policías de un lado y otro que aprovechan sus cargos, sus puestos y su poder para enriquecerse unos, seguir tirando otros y porque todo está a ‘huevo’, la mayoría. Ocurre lo mismo en las cárceles. Lo mismo que en las películas americanas de toda la vida, algunos vigilantes carceleros, muchos o de rebote todos, se llevan tajada de alguna u otra manera. Por eso la cárcel es hoy un mundo distinto dentro del que estamos los demás. O quizás sea el mismo con distinto maquillaje.

Ahora estoy pensando en las policías cuestionadas en la frontera de Alá y en la revuelta de los turbantes, y las incluyo en mi propia película. ¿Qué razones buscaría para que esta mecha esté encendida?

Es decir, no somos distintos a los personajes de ficción de las películas americanas de toda la vida. La cuestión es que estos guiones están basados, muchos de ellos, en historias reales, pero transformados. También están los más sobresalientes. Esos que están escritos en la intuición. Que están elaborados minuciosamente, paso a paso, y contrastando hemerotecas, cualquier rincón que diga algo, que exprese al menos una razón.

Sea como sea, ahora estoy pensando en las policías cuestionadas en la frontera de Alá y en la revuelta de los turbantes, y las incluyo en mi propia película. ¿Qué razones buscaría para que esta mecha esté encendida? Pues veamos. La primera de todas que se me ocurre es la incultura de los uniformes. En la cultura va el trato al diferente. También es importante, si se carece de cultura, mostrar humildad, pero la humildad hace tiempo que está en el exilio. Podría ser factible que el guión incluyera como factor del estallido, que los turbantes pusieran freno al canon furtivo impuesto por los ‘padrinos’ de un lado y otro.

Si el guión quisiera que acabase bien, solo bastaría con crear a un ‘héroe incorruptible’. Un joven recién llegado y recién ascendido para dicha misión. Un Gobernador. Un visionario de academia. Un hombre dispuesto -como en las películas americanas de antes- a desterrar todo atisbo de corruptos y corruptelas, aunque para ello tuviera que sacrificar su propia vida. Su propio cargo (esto descartarlo, la peli no va de milagros). Así, todos llorarían la pérdida y la vida seguiría igual. Lo mismito que ocurre con las películas americanas también de ahora, solo que hay más gays.

– Todo es relativo,subjetivo y abstracto. Por eso yo solo se que no se nada -.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario