Jueves 27 de julio de 2017,
Bottup.com

La resaca de la huelga en Euskadi

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Aunque hubo altercados, la huelga no logró paralizar Euskadi

A pesar de que los datos sobre la incidencia de la huelga son desiguales, se diría que la vida ciudadana no se vio excesivamente alterada

Los datos sobre la incidencia de la huelga del pasado jueves 21 de mayo en Euskadi son desiguales en función de quien hace el análisis. Para las fuerzas sindicales convocantes, en Gipuzkoa el seguimiento fue del 70%, unas cifras que bajan hasta 45%, en Bizkaia, y Álava y que para Navarra calificaron de incidencia significativa. En general, según ELA, LAB, ESK, Stee-Eilas, Ehne e Hiru, una media de un 55% en Euskadi.

Según los sindicatos la secundaron el 55% de los trabajadores vascos, el 20% según el Gobierno vasco y la patronal

Para el Gobierno Vasco y las patronales, el paro en Gipuzkoa fue del 30%, mientras que en Bizkaia y Álava, el seguimiento fue de entre el 10% y el 15%. En Navarra, la respuesta fue calificada de mínima por los empresarios. Para el conjunto de la comunidad se ha cifrado en un 20%.

Se produjeron piquetes, informativos a primeras horas, que luego se fueron violentando a medida que avanzaba la jornada reivindicativa, hubo sabotajes, detenciones, manifestaciones y cargas policiales, se movilizaron tantos efectivos como una jornada electoral. En definitiva se diría que la vida ciudadana no se vio excesivamente alterada. Ahora queda el mal sabor de boca, ya que la huelga no fue generalizada y no logró parar el país.

Hoy, quienes secundaron la convocatoria y decidieron parar y los que no lo hicieron, se encuentran con la misma incertidumbre respecto a su futuro laboral, los mismos expedientes de regulación de empleo en marcha, la misma impotencia ante unas políticas de empleo contra las que unos se manifestaron ayer.

Habría que hacer muchos análisis sobre las razones que llevaron a unos a secundar la huelga y a otros a lo contrario, tanto a nivel de sindicatos, pues la sospecha de que la huelga era contra el nuevo ejecutivo ensombreció sin duda, la incidencia de la misma. Y la esperada huelga que los sindicatos no convocantes están fraguando para no mucho mas tarde de la época estival, deja mucho que desear sobre el trabajo de los sindicatos en general.

 

 

Si bien habría que analizar la coacción de la patronal sobre tantos y tantos trabajadores que la hubieran secundado, esta ha sido una tónica general en cualquier convocatoria, en cambio, el hecho mas relevante, a mi entender, que habría que analizar es la no adhesión a la huelga de las cooperativas de hegoalde, que tradicionalmente han secundado este tipo de movilizaciones y que además mayoritariamente están adscritas al sindicato mas radical de nuestro país. Y es que desde el movimiento cooperativista, se están tomando medidas consensuadas y se esta creando un nuevo estilo de empresa con unos parámetros diferenciados.

 

Otros modelos empresariales

Koldo Saratxaga, ingeniero y experto en organización de empresas, sacó al grupo Irizar -que dirige en la actualidad- de la quiebra para posicionarlo en la vanguardia del sector. Desgrana a lo largo de sus charlas una filosofía de empresa basada en las personas, alejada del sistema jerárquico y en el la implicación de todos se convierte en el proyecto común de la empresa. Una visión empresarial adecuada para la actual crisis en la que lo primero que se ventila es al personal.

 

Hoy, tanto quienes la hicieron como los que no, se encuentran con la misma incertidumbre respecto a su
futuro laboral

A Koldo no le gusta hablar de empresas: “Estamos hablando de lugares, entornos donde haya personas que teóricamente tienen algo en común, eso es una organización. No me gusta la palabra empresa, ni tampoco la palabra trabajadores”. Así pues, lo primordial es que hay “que crear equipos, tenemos que olvidarnos de la jerarquía y crear equipos”.

Quitar de la cabeza del empresario la efectividad de los despidos: “La base de la innovación es la creatividad de las personas. Lo más rico que tenemos son las personas. Luego, cuantas más personas tengamos, mejor”. Es la manera de mirar al futuro: “Hay que cambiar las organizaciones. Seguimos con el organigrama imperante de 1913 y con el sistema piramidal de hace siglos. Hay que eliminar las jerarquías, no las responsabilidades”. Cambiar la verticalidad por la horizontalidad: “El sistema piramidal genera miedo. Es la visión del jefe. Hay dos visiones. O miramos al jefe o miramos al cliente y al futuro”.

Fotografía (cc): Barrenetxea (Argazkiak | Fotografías | Photos)


¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario