Jueves 17 de agosto de 2017,
Bottup.com

Yo sí que quiero ser princesa

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El otro día viví una situación curiosa cuando llegué a la cafetería de mi facultad y me acerqué a la mesa de mis amigos, que merece ser
contada y reflexionada

Opinión


Image
En la cafetería de mi facultad sólo estaban mis amigos, no había ninguna chica.
“Creo que merece la pena
pararse a pensar en las costumbres que se están perdiendo, ya no
hablando sólo de costumbres, sino también de educación”

El otro día viví una situación curiosa, de esas que merecen ser
contadas y reflexionadas.
Me sorprendió bastante llegar a la cafetería de mi facultad, Ingeniería
de Caminos, y acercarme a la mesa de mis amigos, en la que casualmente
en ese momento no había ninguna chica.

 

Cuando llevaba cinco minutos de pie con todo el grupo de chicos sentados, se me ocurrió preguntarles si no les daba vergüenza que yo, una señorita, estuviese de pie mientras ellos estaban cómodamente espatarrados en sus sillas. No sólo me miraron como al bicho más raro del mundo, sino que también se rieron de mi extravagante ocurrencia.

Sin embargo, no todos opinaron igual. Sólo uno, pero por lo menos uno, haciendo honor a su apellido, Galán, se levantó de su silla para dejarme sentar.

Sé que muchos me tacharán de machista, pero creo que merece la pena pararse a pensar en las costumbres que se están perdiendo, ya no hablando sólo de costumbres, sino también de educación, y no puedo evitar mirar con cierta nostalgia al pasado que me describen mis padres, cuando los chicos se levantaban para dejar que las chicas se sentasen, o las dejaban pasar antes al ascensor.


Pero como decía Antonio Flores, las niñas ya no quieren ser princesas, y desde el momento en que ya no quieran serlo, los niños tampoco querrán ser galanes que las traten bien. Yo sí quiero ser princesa, no de las de ahora, que van de modernas y de independientes, sino de las de antes, de esas a las que los príncipes perseguían para darles un zapato sin tener que buscarlo ellas. O de las que eran rescatadas de una torre sin que a ninguno de los príncipes se le ocurriera pensar que ellas solas serían capaces de bajar, o de las que eran besadas para despertar de un sueño sin que su príncipe pensase que ya se levantará cuando tenga ganas. Yo sí quiero ser de esas princesas a las que sus amigos dejan sentar en una cafetería cuando no hay sillas para ellas.


Ilustración (CC): iwouldstay 


Image
subtítulo, imagen



¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

3 Comentarios

  1. Anónimo 10/11/2010 en 13:08

    totalmente cierto!!!!
    YO TAMBIÉN QUIERO SER PRINCESA!!! 😀

  2. Anónimo 28/05/2009 en 20:15

    Facultad de Caminos???
    Me sorprende mucho que siendo de Caminos cometas el error de llamarla “Facultad”, cuando no es tal, sino una Escuela.

    • coop 29/05/2009 en 20:05

      respuesta
      Soy consciente de ello, aunque facultad tampoco está mal dicho, por tratarse de una subdivisión de la universidad, tal y como pone el diccionario.

Participa con tu comentario