Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La sociedad se solidariza con el Cabanyal y sus manifestantes

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / Que aquellos cuya primera y gran falta parece haber sido la de ser jóvenes, según los medios, y que se han enfrentado al sistema, nos encuentren a su lado

A todas las personas que llevamos años luchando por cambiar las cosas, y lo intentamos desde la convicción de que es lo que hay que hacer, porque se puede, por responsabilidad, por justicia y por el bien de todos, estos días están siendo muy difíciles de sobrellevar.

Las mentiras de siempre, de aquellos que lejos de representar a la ciudadanía deberían inventarse otra palabra para su oficio que no es ‘la política’, nos hieren tanto como las porras en los cuerpos de las personas que se manifestaron pacíficamente sentados y con las manos en alto a la barbarie de los cuerpos ‘de seguridad pública’, tanto los controlados por el Estado como aquellos que controla el municipio.

Como siempre, víctimas de estrategias que trabajan en otras mesas, en mundos distantes de la realidad que conformamos las personas, con otros intereses, sangramos por las heridas de todos los que las sufrieron ayer al ser brutalmente atacados por una policía local y nacional.

El juego de los partidos ya no nos interesa, no nos lo creemos, eso es lo que nos han enseñado año tras año. Se lo están cargando todo, lo saben y no les importa.

Es el momento de las gentes de bien ya cansadas de la falta de valores, de la carencia de ética, de la miseria sembrada por la economía de la especulación y el egoísmo.

¡Tomemos las riendas de lo que queramos hacer!

Que aquellos cuya primera y gran falta parece haber sido la de ser jóvenes, según los medios, y que se han enfrentado al sistema, nos encuentren a su lado para construir un mundo mejor y para todos.

Queremos reclamar a todas las sensibilidades, la ecología, el comercio justo, la exclusión social, la discapacidad, la economía alternativa, la denuncia de abusos sexuales, la comunicación alternativa, la inmigración, la prisión, los enfermos mentales, los politoxicomanos,… que nos han mostrado cómo volcarse en un objetivo, en un grupo de personas o seres vivos, se sumen hoy a una causa común que habla de recuperar valores, cohesión social, implicación y compromiso con el territorio. Abandonemos nuestro pequeño mundo por un momento para, abriendo el objetivo, ver que sólo somos una sociedad donde los problemas son de todos y entre todos los hemos de resolver.

Somos muchos, somos más y todos juntos podemos cambiar este jodido mundo.

Desde el dolor de la gente del Cabanyal, desde la represión salvaje que hasta hoy sólo conocíamos de las películas como en Ghandi, desde una nueva decepción por el hacer de nuestros gobernantes estatales, autonómicos y municipales, desde la soledad de la impotencia y la rabia:
pedimos unión a la buena gente para cambiar las cosas (no campañas falsas de movimientos ciudadanos.org).


Es hora de asumir nuestras responsabilidades y exigirlas a quienes las hayan olvidado o nunca las han querido reconocer como tales.

Con el Cabanyal, mucho más allá de unas casas.

Núria y Raúl, NITTÚA


Titular

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario