Jueves 27 de marzo de 2014,
Bottup.com

La soledad productiva de Gloria Paniagua

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Una poesía diáfana y la prolífica narrativa de una mujer que además es pintora constituyen las tres expresiones artísticas desarrolladas por Gloria Paniagua

Quiero pensar en ti en este día, en tus manos de aire hechas sones, en la grandeza azul de tu alma siena, en los mares que acunaron tus horas, en la cultura que te hizo como eres. 

‘Pensar en ti’ (fragmento) G. Paniagua

Image Alt
Lienzo de ‘Calle Alcalá’, de Gloria Paniagua
Image
La escritora y pintora Gloria Paniagua (F. Torres)


Fernando Torres: “En mi soledad he visto cosas muy claras que no son verdad”, dijo Machado. 


Gloria Paniagua: Si Machado veía en soledad cosas que no eran verdad, yo también y, además, otras que sí lo eran y lo son. Eso no evita que la buena compañía sea algo estupendo.

F. T: ¿Cuáles fueron tus comienzos en el mundo del arte y la literatura?

G. P: El arte siempre me ha gustado, todo. De pequeña me encantaba el teatro, la música, el ballet, luego la pintura y por último la literatura. Empecé a pintar de pequeña. De mayor, por casualidad, empecé a escribir pensando que podría desarrollar una serie para TV basada en mis propias vivencias. Desistí y escribí otra historia que mandé a TV en el año 1987. Tras ser rechazada, la convertí en novela: VEINTE AÑOS (1967-1987).

 

F. T: ¿En qué temas encuentras la inspiración a la hora de escribir o pintar?

 

G. P: Al escribir en la vida misma, en detalles que surgen de cualquier hecho y me inspiran, aunque mi propia fantasía y conocimientos están por delante de la realidad; todas mis historias son inventadas.

F. T: Decía Poe, del que este año se cumple el bicentenario de su nacimiento, que el único lector capacitado para juzgar poesía es otro poeta, pues sólo en función de la esencia poética que albergamos en nuestro espíritu podemos apreciar la esencia poética plasmada por el autor. ¿Es esta premisa la que hace de la poesía un arte de minorías o, por el contrario, es sólo cuestión de avivar dicha esencia poética inherente en todos los lectores?

G. P: Hay bastante de realidad en ello. La poesía es difícil de entender. Para conseguirlo hay que tener un espíritu sensible y disfrutar del momento adecuado para su lectura y para comprenderla. No todos los lectores tienen esa facultad.


F. T: ¿A la hora de escribir, qué prefieres: la prosa poética o la poesía, o esta dicotomía no es posible por tratarse de las variables de una misma voluntad literaria?

G. P: Depende del momento, del estado anímico. En general, prefiero la prosa, una buena historia sobre seres humanos, sobre lo hondo y lo superficial de sus vidas. Sí es posible la dicotomía, porque todo depende de ese estado anímico concreto.

“Mi propia fantasía y conocimientos están por delante de la realidad”
“La autoedición es algo estupendo para todos los que escribimos, independientemente del género, aunque más en poesía”


F. T: Dentro de los géneros literarios, la poesía es indefectiblemente considerada el más sublime y el menos interesante para las editoriales. ¿A qué crees que puede deberse esto?

 

G. P: Precisamente a que no todo el mundo es capaz de entenderla, debido al grado de sensibilidad. Las editoriales buscan lo seguro, la venta, y la poesía tiene muchos menos compradores debido al gusto general de los lectores por otros géneros literarios.

 F. T: En vista de las reticencias que demuestran la mayoría de las editoriales frente a los poetas y sus obras, ¿consideras la autoedición una alternativa viable para dar a conocer tu obra?

G. P: Por supuesto. La autoedición es algo estupendo para todos los que escribimos, independientemente del género, aunque más en poesía, precisamente por lo que hablamos.

F. T: ¿Cuáles son tus autores preferidos? 

G. P: Hay muchos y de distintas nacionalidades. Como español actual puedo destacar a Antonio Gala por su gran sensibilidad, por la riqueza de vocabulario. Su libro ‘El Manuscrito Carmesí’ es, para mi gusto, una de las grandes novelas del siglo XX. Como extranjero, Sándor Márai: ninguna de sus obras me ha decepcionado. Es un escritor muy maduro, que aborda los conflictos personales con maestría y profundidad.

F. T: ¿Qué lecturas recomiendas?

G. P: Pues algunos clásicos de distintas nacionalidades y escritores contemporáneos como los dos que he mencionado.

F. T: ¿Qué consejos darías a los jóvenes autores?

G. P: No soy nadie para dar este tipo de consejo. Sí una recomendación: que no dejen de escribir porque no les publiquen, puesto que escribir es un entretenimiento, una buena manera de sacar fuera nuestras inquietudes, nuestra esencia, lo que realmente nos inquieta, gusta y conmueve.

 F. T: ¿Cuáles son tus futuros proyectos artísticos?

G. P: Estoy pasando a Word una serie para TV que tenía escrita hace años. Luego seguiré escribiendo lo que la imaginación me dicte y mis ganas me animen.

  

LA SOLEDAD PRODUCTIVA

 

Amo la soledad productiva,

estos tonos casi indefinidos

que suelen transformar a la tarde.

 

Si alguien me mirase

creería que estoy ausente,

dormitando, quizá en agonía…

 

Pero estoy tan viva como el universo,

tanto como ese jardín que crece,

limítrofe, cada primavera.

 

Confundir pasividad con la quietud externa

es no saber apreciar las diferencias.

 

Dentro, en mí, todo es optimismo, energía,

formados por colores opuestos

que, en vez de luchar, se callan

con el intento de percibirse

y entenderse mutuamente.

 

Y yo los mimo, al son de mis reflexiones,

entre un respiro rítmico

de la templanza de mi materia

y de este mirar sin cobardía.

 

Del libro EL CREPÚSCULO ILUMINADO.

  

Gloria Paniagua publica sus obras en Bubok

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario