Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La subida de la electricidad en las Mesas de Convergencia de Galicia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

La última subasta de energía eléctrica supondrá una subida de casi un 6% para el consumidor
Se plantea la necesidad de actuar frente a una situación que afecta a toda la ciudadanía

El día 27 de septiembre en Santiago se reunieron varias personas de las que forman parte de las Mesas de Convergencia en Galicia, para preparar la participación en la Iª Jornada de Coordinación Sociopolítica.

Entre otros temas, y a propuesta de uno de los particpantes de Ferrol, se planteó la necesidad de iniciar alguna acción respecto a la inminente subida de precios de la electricidad.

Las propuestas que se barajan son: definir reivindicaciones y modificaciones legislativas, acciones informativas, recogidas de firmas, manifestaciones o actor reivindicativos, entre otros

En la última subasta entre empresas productoras y distribuidoras de energía eléctrica se acordaron subidas en las tarifas que pueden representar casi un 6% para el consumidor final. Si bien es cierto que parte de esa subida tiene que ser autorizada por el gobierno (lo que probablemente haga), otra parte se va a aplicar, ya que, como viene siendo habitual, pequeños incrementos no anunciados (solamente se habla de la parte que tiene que ser ‘autorizada’) se están aplicando continuamente, sin que el consumidor se aperciba de ellos (basta con hacer un cálculo comparativo entre los sucesivos recibos, para detectar que son frecuentes los incrementos en los precios y tarifas)…

Además de la propuesta de tratar el tema de forma urgente en cada localidad, ya se apuntaron algunas propuestas que será necesario valorar y debatir en su conjunto con otras que se puedan aportar:

1. Definir reivindicaciones y modificaciones de leyes y reglamentos afines.

2. Estructuración de un método de información ciudadana y a otras entidades sociales que puedan participar en la denuncia pública.

3. Articular recogida de firmas, manifestaciones, etc.

4. Actos reivindicativos, consistentes en ‘apagadas’ por períodos más o menos cortos, huelga de consumo, etc., hechas al mismo tiempo, para crear problemas en el suministro eléctrico, etc.

5. Comisión de seguimiento de la evolución de tarifas en los últimos tiempos, buscando asesoramiento técnico que permita interpretar las tarifas expresadas en los recibos.

6. Llamamiento a otras entidades de carácter social, desde 15M, DRY, Foro Gallego, Indignados, afectados por las hipotecas… ¿hasta partidos políticos y sindicatos de clase?

Las subastas donde se decide el precio de la electricidad se produce entre productoras y comercializadoras, que de facto son practicamente las mismas

Esto viene siendo así, porque al privatizar el sector eléctrico (que, como Servicio Público, debería de ser administrado por el Estado) se dividió en tres sectores que les facilita las maniobras para manipular precios y garantizar beneficios cada vez más altos:

1) Red de Líneas de alta Tensión, que sirven para el enlace entre todas las productoras de electricidad (que siendo el aspecto menos rentable, parece ser que sigue teniendo carácter de pública, lo que significa ser pagada por el estado, ya que lo que le van a cobrar de las eléctricas se establecerá de forma que repercuta lo menos posible en los costes de las empresas distribuidoras).

2) Red de Comercialización (en la que pueden coexistir entidades con carácter ético y sin ánimo de lucro, pero la mayoría son las propias empresas productoras desdobladas en dos empresas).

3) Empresas productoras, que son las que se apoderaron del patrimonio del Estado, y las que gobiernan el mercado a su capricho.

Así, entre el grupo 2) y 3) (o sea, las eléctricas consigo mismas, ya que la incidencia de otros participantes como distribuidores es mínima) se deciden los precios que luego tenemos que pagar los consumidores, hacen un paripé para justificar subidas en razón de una “oferta y demanda” irreal.

Me explico: la demanda ‘real’ somos las personas consumidoras, pero que no tenemos ninguna capacidad de incidir en el ‘mercado’, dada la necesidad prioritaria del consumo, y por lo tanto carecemos de fuerza para determinar los precios, puesto que no hay una oferta amplia y diversificada.

La demanda ‘irreal’ está formulada por los distribuidores (siendo la mayoría también productores). La aparente subasta se convirtierte en un medio para subir los precios, puesto que nunca habrá ofertas a la baja.

El coste de producción eléctrica es el mismo independientemente del consumo, por lo que si el consumo disminuye, los precios aumentan

Veamos un ejemplo práctico:

FENOSA como productora, ofrece X Kilovatios (o lo que sea la unidad de medida) y un distribuidor (NN), quiere ‘adquirir’ una cantidad al mismo precio en vigor (100%)…

Otro distribuidor (por ejemplo, la misma FENOSA, pero inscrita como distribuidora) dice que ellos están dispuesto a pagar el 105%, por lo que, toda vez que la venta final está asegurada (el consumo no se va a alterar por una ‘pequeña’ subida de precios), NN aceptará pagar ese 105% por el suministro que precisa para sus clientes, que a lo mejor están pensando que se libraron de FENOSA, pero en realidad sigue siendo FENOSA quien le suministra la electricidad, así como los servicios técnicos, y no la compañía con la que contrata.

Teóricamente el Estado tiene que observar si la subida de precios está justificada, aunque parece que ciertos conceptos están fuera de control. Pero sin duda se trata de un trámite fácilmente subsanable, ya que es un informe técnico difícilmente contrastable.

Además, bastaría una caída en el consumo (por eso hemos denunciado el engaño que supone invitar al ahorro en el consumo eléctrico) para que los costos de producción suban, y justificar así las subas.

Hay que tener en cuenta que los gastos de producción no son directamente proporcionales al consumo. Es decir, tener en marcha una unidad de producción eléctrica tiene el mismo coste, se consuma el 100% de su capacidad, o sólo el 30% de la misma. Así, si el consumo baja, los ingresos bajan, y también las ganancias, ya que los costes permanecen.

Parece evidente que el suministro eléctrico no puede ser considerado cómo un bien susceptible de comercialización según las leyes de la oferta y de la demanda, ya que ni una ni otra son libres, pues se trata de algo a lo que no se puede renunciar, por lo que su producción y control debe ser gestionado por el Estado, en provecho de la sociedad en su conjunto y atendiendo a su incidencia ecológica y sostenible, por la que se pague un precio justo y proporcional al consumo y utilidad.

La Mesa de Vigo posiblemente tendrá una reunión la próxima semana para tratar este tema.

Sería adecuado invitar la otros colectivos, ya que el tema parece ser sumamente importante y además, toda vez que afecta al 100% de la población, es probable que sirva para que se vincule una gran parte de personas y entidades.

En un principio, se podría establecer para el día 5 de octubre, a las 19:30, y sería en el Centro Cívico de Teis‘. Todas aquellas personas o entidades que estén dispuestas a acudir, o quieran participar de alguna otra manera, pueden ponerse en contacto con la Mesa (a través de la lista de Mesa-Vigo, o del correo electrónico: maqmaq@gmail.com).


Titular, subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Participa con tu comentario