Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

La Televisión: ¿Una ventana a la violencia?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Es poco cuestionable el hecho de que los mensajes difundidos a través de los medios masivos de comunicación inciden sobre el comportamiento de las personas

Desde los primeros estudios publicados sobre la materia, hacia la década de los 70, ya se hablaba del grado o nivel de influencia de los ‘mass media’ en la formación de la opinión pública y en la opinión del público.

“El influjo que ejercen los medios de comunicación de masas sobre la sociedad actual es innegable, en unos casos esta capacidad de intervención sobre el individuo, y por ende, sobre la colectividad social puede resultar beneficiosa, sin embargo, en otras ocasiones, puede tener un efecto realmente perjudicial”, afirma el ensayista español, Valentín Justel Tejedor (‘La influencia de los medios de comunicación en la sociedad contemporánea’,

“En los medios masivos de comunicación se rinde culto a la violencia, al sexo y a las formas fáciles de vida”

2004).

El anterior postulado se ve refrendado en el criterio del también ensayista e investigador panameño, Federico Meléndez Valdelamar, cuando advierte que “no es fácil combatir a un entorno social vulnerable a los códigos culturales que nos emiten en alguna medida los medios masivos de comunicación… donde se rinde culto a la violencia, al sexo y a las formas fáciles de vida” (Periodismo de Opinión, 1999).

En Iberoamérica el asunto del recrudecimiento de la violencia callejera – sobre todo la que involucra a menores de edad, y de forma particular, a aquellos en riesgo social – ha orientado la atención de autoridades e investigadores sociales hacia la televisión (entiéndase, hacia los mensajes que se emiten a través de ella) y su influjo sobre la conducta de los adolescentes.

Meléndez Valdelamar observa que la violencia “…no solo se apodera de las calles, sino también de las pantallas de televisión. Un significativo porcentaje de la programación audiovisual está destinado a este género, destacándose los crímenes, los robos y escenas sin censura del acto sexual”.

Así las cosas, no resulta difícil asociar el contenido de lo que ‘consume’ la juventud actual mediante la televisión al incremento de las expresiones agravadas de violencia protagonizadas por éstos.

En Iberoamérica el aumento de la violencia, ha orientado la atención hacia la televisión y su influjo sobre la conducta de los adolescentes

Es un hecho que a mayor exposición de un individuo a la agresividad proyectada por los medios de comunicación – de forma particular los audiovisuales –, menor dominio tendrá sobre sus reacciones a la provocación y a la violencia.

No en vano insiste Meléndez Valdelamar en subrayar que la televisión “… limita el desarrollo cultural positivo, siendo los niños los principalmente afectados…”.

Aunado a esto, Justel Tejedor enfatiza que “…algunos medios de comunicación, denominados sensacionalistas, son capaces de crear elevados índices de audiencia difundiendo informaciones que rozan en algunos casos los límites éticos de la cultura de la información, llegando a ocasionar conflictos entre el derecho a la intimidad personal y el derecho a la libertad de comunicación”.

Vale la pena recalcar que “los actos de violencia e intimidación contra escritores, intelectuales y otras personas que ejercen su libertad de opinión y expresión” (Meléndez Valdelamar, 1999), son solo algunas de las manifestaciones de la intolerancia y el irrespeto a la vida humana, fomentada al final por los medios de comunicación bajo el egoísta e irresponsable propósito de ‘vender más’.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

The fantastic world of Cinema using a different point of view about the best films based on books.

1 comentario

  1. Anónimo 02/02/2011 en 2:04

    Visiten también mi blog: http://www.federicomelendez.blogspot.com

Participa con tu comentario