Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

¿La transformación del intermediario? Préstamos p2p y social lending

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (2 votos, media: 10,00 de 10)

 

crowdlending

¿Por qué en España hemos apostado por el crowdfunding y no por el crowdlending?

Préstamos entre particulares (p2p lending), préstamos de particulares a pequeñas empresas (p2b lending) y préstamos sociales han llegado para quedarse. Se trata de ‘nuevos intermediarios que hacen de intermediarios de los intermediarios tradicionales’ (banca tradicional). Esto, en principio y gracias a Internet pero también a todo un movimiento político, económico y social que está configurándose puede ser positivo.

Se calcula que iniciativas de crowdlending, como Zopa, Ratesetter o Funding Circle, prestarán en 2013 1.400 millones de dólares

En 2005 se lanzaba en el Reino Unido Zopa (zone of possible agreement), una compañía que se presentaba como alternativa a los bancos tradicionales y que facilitaba el préstamo entre particulares. En septiembre de 2011 ya había permitido el préstamo de casi 150 millones de libras (en este momento alcanzan los 307 millones de libras).

En octubre de 2010, también en el Reino Unido, aparecía Ratesetter, que hasta ahora ha permitido 73 millones de libras de ‘préstamos p2p’ y cuenta con más de 200.000 usuarios registrados.

Funding Circle, por su parte, posibilita el préstamo a pequeños negocios permitiendo, según señalan, un retorno medio neto del 6,2% (los préstamo superan los 100 millones de libras). ‘Ratesetter’, ‘Funding Circle’ y ‘Zopa’ han creado la P2p Finance Association. Entre los tres han facilitado más de 100 millones de libras en los cinco primeros meses de 2013.

En diciembre de 2012, el Reino Unido anunció una ayuda de 55 millones de libras para estimular la actividad en las compañías de ‘préstamos p2p’: 20 millones estaban previstos para ‘Funding Circle’ y 10 millones para ‘Zopa’ con el objetivo de incentivar el préstamo a las pequeñas empresas. El anuncio se hizo una semana después de que el gobierno británico lanzara una consulta sobre el marco regulatorio del ‘crowdfunding’.

Deloitte, en este sentido, ha pronosticado que el ‘crowdfunding’ alcanzaría los 3.000 millones de dólares en 2013, de los cuales 1.400 millones serían en forma de ‘crowdlending’ (un 50% más que en 2012).

En Estados Unidos destaca Lending Club, lanzado en 2007 por Renaud Laplanche. En noviembre de 2012 había posibilitado más de un billón de dólares en préstamos, una media de 2,7 millones de dólares diarios. Entre sus accionistas, se encuentra Google.

En España destacan proyectos como Comunicae, el más representativo,  SociosInversores o Injoinet

Hasta la fecha, en ‘Lending Club’ han gestionado 136.065 préstamos por valor de 1.786,242.600 dólares, se han declinado 969.533 préstamos y han generado a los inversores 154.333,155 dólares. En el último mes habían facilitado préstamos por valor de más de 140 millones de dólares.

Por su parte, Prosper cuenta con más de un millón seiscientos mil miembros y más de 400 millones de dólares en préstamos financiados.

En España, el caso más representativo es el de Comunitae, que cuenta entre sus accionistas con Cabiedes & Partners (un fondo de capital riesgo que ha invertido en empresas como Privalia o Bankimia) o François Derbaix (fundador de toprural.com). La morosidad media de ‘Comunitae’, por ejemplo, es del 2,67% (casi siete puntos inferior a la de la banca española). Desde 2009 sus usuarios han prestado 2.356.675 euros y han recibido 217.092,99 euros en intereses. Sólo son aprobadas el 10% de las solicitudes de préstamo recibidas.

Un ejemplo de ‘p2b lending’ en España es el de SociosInversores, nacida en 2011 y que obtiene una comisión del 5% sobre cada proyecto (sólo en caso de éxito). Por el momento, ha logrado financiar 43 proyectos empresariales expandiéndose a partir de febrero de este año a los países de habla hispana.

También encontramos Injoinet, centrada en la financiación colectiva de proyectos innovadores. ‘Injoinet’ establece un periodo de tres meses para lograr el apoyo solicitado. Además establece una comisión (que puede llegar a los 2.750 euros) en función de la consultoría y asesoría del proyecto que realice.

Social lending

A nivel mundial destaca Kiva (una organización sin ánimo de lucro con más de 450 voluntarios) que cuenta con una comunidad de 935.417 personas que han financiado 560.962 préstamos. Kiva cuenta con una tasa de devolución de lo invertido del 99% y más de 433 millones de dólares en préstamos.

En España se encuentran el 11% de las plataformas de crowdfunding del mundo, cerca de sesenta, y hay iniciativas para legislar la financiación colectiva

Zidisha.org (en swahili ‘crecimiento’) fue lanzado en 2009 y trabaja en África (Benín, Burkina Faso, Guinea, Indonesia, Kenia, Níger y Senegal). No establece una tasa de interés sino que son las partes interesadas las que lo fijan, potenciando además la posibilidad de establecer un contacto más allá de la inversión.

Con sede en Francia, destaca Babyloan.org (también en español), con cerca de 25.000 usuarios registrados de 143 países y más de 5 millones de euros prestados a 13.500 ‘emprendedores sociales’. Su comisión es de un mínimo de 2 euros por cada 100 euros prestados y la fijan los particulares.

Entre las ventajas que presentan este tipo de iniciativas se hace referencia a la rapidez en la consecución del dinero, la independencia ante los bancos o las tarifas competitivas.

Por el contrario, las reticencias están principalmente relacionadas con el desconocimiento, la desconfianza ante este nuevo modelo en un contexto de crisis económica y, por supuesto, la falta de regulación. En cualquier caso, hay que recordar que este tipo de empresas hacen una selección de los proyectos que se pueden financiar en función de la ideoneidad (se verifica la identidad del solicitante, situación laboral, ingresos estables, declaraciones de impuestos, movimientos bancarios, etc).

Resulta pertinente señalar que en España existen cerca de sesenta plataformas de crowdfunding y desde Projeggt apuntan que suponen el 11% de las plataformas de crowdfunding del mundo; mientras que todo el proceso de ‘p2p lending’, como hemos visto, está todavía poco desarrollado en nuestro país.

El recorrido del ‘crowdlending’ (como el del ‘crowdfunding’) dependerá, en gran parte, del acceso por parte del gran público a este tipo de plataformas, pero también de su capacidad para ser transparentes y generar confianza. En cualquier caso, parece evidente la necesidad de abrir un debate sobre la necesidad de legislar el mecenazgo colectivo. En España, la web yoapoyoelcrowdfunding.com ha iniciado una campaña para legislar específicamente la financiación colectiva: deducciones fiscales, reducción del IVA, promoción de políticas activas, etc.

¿Burbuja, cambio de paradigma o modelo alternativo? ¿Por qué en España hemos apostado por el crowdfunding y no por el ‘crowdlending’?

Imagen: juanra521

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

2 Comentarios

  1. Pedro 25/06/2013 en 15:32

    El Crowdfunding en España acaba de arrancar, y todo depende de que la bola de nieve se haga cada vez más grande.
    En un contexto donde las entidades tradicionales “restringen” el crédito (y no tiene visos de que esta tendencia cambie a corto o medio plazo) tanto el funding como el lending irán al alza de manera exponencial.
    Eso si, en mi opinión los inversores de crowdfunding tienen un perfil diferente a los de crowdlending: los primeros son más “altruistas” que los segundos, por lo que costará más que el lending se implante a nivel local ya que los inversores prefieren la seguridad de los depósitos a invertir en empresas en funcionamiento.
    Además, el tejido empresarial anglosajón es sensiblemente diferente al español, donde predomina la Pyme.
    En fin, creo que tiempo al tiempo… en un año a pocos empresarios les será extraño el término “crowdlending”

  2. Carles 24/05/2013 en 15:56

    Creo que la apuesta por el crowdfunding se debe al excesivo foco en los emprendedores y la creación de nuevas empresas. Esto ha ocurrido no sólo por iniciativa de las plataformas sino también de muchos organismos públicos (que lo utilizan como alternativa al desempleo).

    Desde el punto de vista de los usuarios, el invertir en nuevas empresas puede dar la sensación que el “pelotazo” es posible (aunque la realidad demuestre que es muy difícil ganar dinero invirtiendo en nuevas empresas y que estas tienen una mortalidad muy alta).

    La implantación del crowdlending es más lenta porque financiar a las empresas que ya funcionan es menos “sexy/emocionante” que financiar nuevos proyectos y tiene un componente financiero más fuerte, pero a medio y largo plazo tiene un impacto mucho mayor en la economía y en cómo gestionamos nuestros ahorros.

Participa con tu comentario