Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

La violencia política (y 2)

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

No tenemos un Guantánamo a mano…

(2ª  parte)

Opinión

 

(Viene de la primera parte )
Ups, y ¿que hacemos ahora? pensó en aquél entonces el gobierno. Porque dejar
a este tipejo en la calle con la que está cayendo igual no cae muy bien en las
encuestas. Ya, ya pero es que la ley es la ley  y este “señor”,
por muy terrorista y asesino que sea, según nuestra legislación es un hombre
libre ‘de facto’, debió decir alguien en el sanedrín monclovita.

Y ¡tachaaán!, a algún lumbreras se le
ocurre la solución ideal. No podemos soltarlo sin más porque eso significaría
dar munición a la oposición con todo el rollo este de que nos hemos rendido a
ETA, no podemos pasarnos por el forro la ley y mantenerlo en la cárcel pese a
haber cumplido su condena porque no tenemos a mano un Guantánamo, y se supone que somos un país respetuoso con los
derechos humanos, así que lo que hacemos es volver a procesarlo por delitos de
amenazas terroristas por dos artículos que el asesino había publicado en Gara.
Y el fiscal solicita 12 años de cárcel y el juez, oyes pues que dice que sí,
que vale.

Uuuuuffff, el suspiro de la
Moncloa
debió oírse hasta en Dusseldorf, una patata caliente
despejada justo a tiempo.

 Pero claro, el estado de derecho tiene estas cosas, que hasta los
criminales tienen unos derechos que los gobiernos y las instituciones judiciales
no se pueden pasar por el forro, así que el Supremo, revisa la condena y
concluye que los 12 años de cárcel son claramente exagerados y lo deja en 3, de
los que ya ha cumplido buena parte, por cierto.

¿Y que hace el PP? Pues monta otra manifestación con la AVT
en contra de una decisión judicial del Tribunal
Supremo,
cosa totalmente inaudita en democracia, un partido político
manifestándose contra una resolución judicial. La pera, vamos.

Y mientras, de Juana, en huelga de hambre desde hace 148 días, con informes
médicos que dicen que su salud corre peligro, y el gobierno con otra patata
caliente en las manos.

O se mantiene firme y deja al terrorista
en la cárcel (con lo que lo mismo crea un mártir abertzale y se gana la reputación
internacional de ejecutivo poco respetuoso con los derechos humanos) o bien se acoge
a la legislación vigente y, atendiendo al tiempo de condena que le queda al etarra
(de la última sentencia, por amenazas, recordemos que sus crímenes de sangre
están ya pagados según la ley) y a su situación sanitaria le concede el tercer
grado (que no la libertad, no es lo mismo, no lo olvidemos).

 Zapatero
escoge la segunda opción, y a partir de aquí Rajoy se coloca el lazo azul, y hala, otra vez con la murga del
chantaje, la rendición y las manifestaciones con la AVT y los cócteles molotov contra las
sedes socialistas.

 Y digo yo, ¿si parece que todos están
de acuerdo en que los tipos como de
Juana
(de los que por cierto hay unos cuantos en la calle liberados durante
el anterior gobierno del PP y ni Rajoy
ni la AVT dijeron ni pío), no deberían estar en la calle
después de cumplir las condenas que marca la ley, no sería mejor exigir la
reforma de la misma en vez de montar estos pollos
?

Ah, no, claro, que la cosa es volver al estilo político de los noventa,
perdonen ustedes la ingenuidad.

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario