Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Las autonomías y el Gobierno de Artur Mas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

OPINIÓN / E Irlanda a peor

Barcelona. Leyendo titulares sobre Irlanda, que además del rescate europeo dicen necesita imprimir moneda propia porque los fondos de clientes de sus ya quebrados y rescatados bancos siguen cayendo hasta casi el vaciado, parece que el euro está en esa encrucijada de las buenas intenciones mal planteadas.

Al igual las autonomías, tras Franco parecieron una solución al dictatorial centralismo, pero tal como concibieron su financiación era un disparate. Decía más o menos entonces Alfonso Guerra: quien tiene el grifo del dinero es quien manda y decide, a comer en mi mano. Crear organismos, parecido a los lands o estados federados, que emitan gasto sin atenerse a una concreta recaudación de impuestos y a esperar las ‘transferencias estatales’, o que para cubrir sus déficits acudan a deuda que no se sabe si es ‘pública’ o ‘privada de esa autonomía’, es un disparate que funciona en tiempos de bonanza, y cae en el caos en tiempos de crisis.

Crear organismos, parecido a los lands o estados federados, que emitan gasto sin atenerse a una concreta recaudación de impuestos y a esperar las ‘transferencias estatales’, es un disparate

Que en Madrid cuestionen el endeudamiento catalán que ellos aprobaron (sin la autorización del Banco de España y CNMV no se puede emitir) es parte del gran disparate. La deuda patriótica de Montilla no tiene más cobertura que aprobar otra emisión, pero si para eso faltan diez meses, para el déficit crónico, que por los diferentes porcentajes que se publican nadie realmente conoce, se deberá seguir emitiendo deuda o cubrir con créditos bancarios.

¿Tienen dinero las caixas o bancos locales para continuar financiando déficit hasta el infinito? A tenor del cierre total de concesiones crediticias al sector privado, diría que no, pero el mundo oficial vive en otros parámetros, hasta con sueldos y jubilaciones a años luz de la simple y triste ‘calle’.

Es decir, si a nivel europeo se vive un caos al parecer controlado por Alemania y Francia, que conforman la economía no solo más sólida de Europa sino del mundo, en España, el caos partiendo de un Estado Central en descontrolado déficit y ‘rescatado día a día’ por Europa, coloca a un gobierno local como el catalán en una posición de diario conflicto.

El separatismo o catalanismo tiene ante sí la más sólida de las razones, el dinero, la crisis, un abismo que por el momento solo sufren los en aumento más desfavorecidos. Y si antaño el montador de este disparate llamado Generalitat supo ‘sacar a Madrid’ entre los miedos al separatismo y sus veinte diputados metidos en el juego del toma y daca con lo de la ‘gobernabilidad’, parece que sus herederos no lo tienen tan fácil.

Un espectáculo, que de no ser tan realista y peligroso, sería interesante, como interesante sería saber cómo y quién paga este mes las emisiones de deuda de unas caixas quebradas al igual que los bancos irlandeses ¡pero doblándoles! por la local ‘Burbuja Inmobiliaria’. De creer en el guión mediático, ¡que es mucho creer!, todo se financia (déficits presupuestarios y caixas quebradas) entre un nebuloso Mercado Financiero, al que nos cuentan se han añadido los chinos, y el BCE, que aunque Alemania se niegue a ampliar ese hipotético fondo de rescate de 440.000 millones de euros hasta los 750.000 millones, si los cajeros automáticos siguen lanzando billetes es que los imprimen sin freno.

¿Tienen dinero las caixas o bancos locales para continuar financiando déficit hasta el infinito?

En Madrid, como en Barcelona, parece que todo está en discusión y voluntad de reforma: pensiones, cajas en bancos, sueldos, derechos sociales, autonomías… menos el sistema político continuidad del franquismo sin aparente dictador… sustituido por unos reyes de taifas que solo saltarán por los aires si se quedan absolutamente sin dinero para, entre otras, subirse sueldos, pensiones, y prebendas… e infinitas corrupciones.

Nos dicen que suprimirán más de cien cargos y otros tantos “consejeros externos”, además del 40% de contratados, que por el momento nadie sabe de que sector público ni cuantos son. Si antes ahondaban un déficit imposible, ahora a menos ingresos y crédito, con o sin despidos, las finanzas de la Generalitat… no son ni ‘finanzas’… son el caos… peor que Irlanda, pero sin poder elucubrar el disparate de una moneda propia para que los cajeros continúen soltando billetes.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario