Martes 27 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Las autoridades tailandesas intentan ‘comprar’ el silencio de la familia de Fabio Polenghi

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El periodista italiano falleció el 19 de mayo en Tailandia sin que aún se hayan esclarecido las circunstancias

Su hermana hace pública una carta donde denuncia los intentos de ‘compra’ de su silencio por parte del gobierno tailandés

Camboya. El pasado 19 de mayo me golpeaba la noticia de la muerte de otro compañero, Fabion Polenghi. Nunca olvidaré ese momento ni esa fecha, solo hacía unos días que había salido de la ‘ciudad roja’ que los seguidores del antiguo primer ministro tailandés, Thanksin Shinawatra, habían ‘construido’ en el centro económico de Bangkok. Para mí, era el primer conflicto en el que estaba presente con la cámara. Sin embargo, para Fabio, el conflicto tailandés supuso el fin de este camino que es la vida.

Cansado de hacer reportajes de moda para las grandes revistas como Elle, Vogue o Vanity Fair, Fabio emprendió una nueva ruta en busca de la verdad. Kosovo, Camboya, Sierra Leona, China, India, Brasil, Sudáfrica o Tailandia fueron algunos de los escenarios donde Polenghi dejó su marca.

El pasado 19 de mayo, el italiano fue alcanzado por disparos durante la ofensiva militar sobre los camisas rojas. Varios meses después, las circunstancias de su muerte siguen sin estar claras para las autoridades tailandesas, empeñadas en retrasar con sigilo todo lo relacionado con las muertes de la crisis tailandesa.

Hace tan solo unos días, la embajada tailandesa en Roma enviaba un sobre a Elizabetta, hermana del fallecido, que contenía solo una invitación a la celebración del cumpleaños del Rey de Tailandia.

Hace tan solo unas horas, contacté vía email con la propia Elizabetta, a la cual agradezco profundamente la colaboración para la redacción de este artículo. En un breve mensaje, la hermana de Polenghi me deja entrever que seguirá luchando para que la historia de su hermano no caiga en el olvido.

Como era de esperar, Elizabetta ha respondido a esta invitación, con una carta donde entre otras frases se pueden leer las siguientes:

Carta enviada por Elizabetta a la embajada tailandesa el 2 de diciembre de 2010

“Fue una sorpresa enorme, abrir mi correo, y encontrar una invitación para atender al 83 cumpleaños de su monarca. Estoy segura que en la presente situación, usted entenderá que me veo forzada a declinarla. Las razones, por las cuales no puedo aceptar, imagino que son más que comprensibles.”

“Es una amarga realidad, una vez más puesta de manifiesto con su invitación, lo que indica claramente que no tienen ni la más ligera idea de la seriedad de la situación, en la que mi familia y yo estamos viviendo. Después de seis meses, nadie nos ha comunicado las circunstancias de la muerte de Fabio y el resultado de las investigaciones abiertas por las autoridades tailandesas”.

“Cómo podemos participar de su alegría, con todo el debido respeto, si todavía no hemos recibido respuestas acerca de los efectos personales de Fabio, los cuales ‘aparentemente’ se han desvanecido en el aire, igualmente acerca del ‘robo’ de la cámara por un hombre, que sigue sin ser identificado por las autoridades, a pesar de todas las imágenes que le hemos ofrecido de esta persona”.

“Con certeza, las instituciones tailandesas nos han hecho ofertas de dinero, como usted bien sabe. Creemos que esas ofertas son totalmente inapropiadas, incongruentes, y aunque no dudamos de su buena fe, creemos que está claro que están intentando cerrar nuestras bocas y pagar por la dignidad de nuestro Fabio con un poco de dinero”.

La carta de la hermana del periodista es una respuesta a una invitación de la embajada tailandesa para la celebración del cumpleaños del Rey de Tailandia

Es este último parágrafo de la carta que Elizabetta manda al embajador tailandés, el que crea más problemas dentro de la legislación de este país asiático. Son varios los medios y compañeros que han informado en el día de hoy de la existencia de esta carta, aunque casi todos ellos sin mencionar estas últimas líneas por temor a represalias de las autoridades del ‘país de las sonrisas’, como pone de manifiesto el artículo escrito sobre esta noticia en Asian Correspondent.

De las palabras de Elizabetta se desprende la ferocidad de unas autoridades tailandesas responsables de la crisis política y humana que este país del sudeste asiático sufre desde hace años. El empeño de las grandes figuras del panorama tailandés por cerrar la boca de la familia de Polenghi, no es más que un claro ejemplo de la clase de política que dirige la vida en esta parte del mundo, donde se piensa que unos pocos dólares pueden pagar el silencio de una familia tras el asesinato de un ser querido. Me uno, desde este Mundo Olvidado, a la lucha que empezó el propio Fabio, con sus fotografías de todas esas personas anónimas en guerra por una vida mejor, y que hoy, desafortunadamente, debe proseguir su propia familia, encabezada por Elizabetta.

No puedo salir de mi asombro, al ver la manera en que la clase política de casi todos países tratan a los ciudadanos que luchan por la verdad, estén donde estén, tenemos el ejemplo de José Couso en España. Aunque más asombro me causa los ‘horribles’ comentarios que ciudadanos tailandeses dejan acompañando la noticia en el diario online ‘The Manager’, quien te dijo que vinieras a tomar fotos, maldito”, reza el comentario 33; “¡Italianos! Están llenos de problemas y malos comportamientos. Sabías que esto era arriesgado y no te protegiste, así que qué estás pidiendo ahora”, se puede leer en el 42. Prefiero no reproducir los demás comentarios, dada su extrema dureza, por respeto a la familia de Fabio y a la propia raza humana.

Fabio es un ejemplo más del peligro que muchos informadores corremos en países donde contar la verdad es un delito. En este año 2010, al menos 99 periodistas han sido asesinados en alguna parte del Mundo, casi una centena de vidas que sumar a una larga lista de seres humanos asesinados por buscar la verdad (Lista de Periodistas asesinados en 2010).

Este blog estuvo creado en parte por todos ellos, por Fabio, por sus familias, y por los demás que seguís luchando día a día en países donde mostrar la realidad de aquellas personas que no pueden contarla os puede costar la vida. Desde este Mundo Olvidado que es Camboya, os mando mi admiración, mi fuerza, mi respeto, y a ti Elizabetta, y a tu familia, todo mi cariño, y mi eterna gratitud por dejarme poder ser la voz en castellano de la historia de Fabio.

Me gustaría despedir esta bitácora, con las palabras que esta ‘hermana coraje’ me ha escrito en este especial email, acompañadas por una de las imágenes por las que Fabio perdió su vida:

“Mi hermano y yo compartíamos muchas cosas juntos, desde el amor por la fotografía al deseo en participar en la construcción de un mundo mejor. Fabio fue asesinado mientras ejercía su trabajo de fotoperiodista, y con el tiempo, las circunstancias sugerirán que quizás no haya sido un error. Fabio conocía los peligros de su trabajo, pero seguía fiel a sus principios, eligiendo, como muchos de sus compañeros, documentar ambas partes, y pienso que incluso sabiendo que podía costarle la vida. Quien es responsable por esto debería pagarlo”.


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario