Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Las consecuencias de la corrupción siempre nos alcanzarán a todos

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La tragedia de la guardería de Sonora nos recuerda que México vive sin ley, sin justicia y a la total bendición de Dios

Confieso que en un deseo desesperado por encontrar paz decidí hace algunas semanas no leer mas las noticias y mucho menos verlas en televisión. Esta mañana al leer de nuevo los titulares con la terrible desgracia de los niños muertos en la guardería de Sonora, pensé que exactamente por eso dejé de leer noticias, pues lo que sucede actualmente en cada rincón del país me duele profundamente y cada tragedia se suma a las consecuencias terribles de un país que vive sin ley, sin justicia y como coloquialmente se dice, a la total bendición de Dios.

Me sigue sorprendiendo que los corruptos no entiendan que cada
acto de corrupción al final afectará a todos, incluyéndolos a ellos


Me sigue sorprendiendo que las personas corruptas no entiendan que cada acto de corrupción al final afectará a todos, incluyéndolos a ellos.  No se qué sucedió en la guardería ese día, ni mucho menos si cumplía con las normas de seguridad exigidas, pero estas situaciones como bien dicen sólo suceden aquí en México, porque las cosas se hacen al “ahí se va” y no en la forma correcta, y al final tenemos que aguantar y tolerar lo que vivimos a diario, adaptándonos a los problemas y a las situaciones indebidas convirtiéndolas en un escalofriante estilo de vida.


En el estado de Campeche estamos en la terrible recaudación para las campañas, no siendo suficiente con toda la cantidad de impuestos que cubrimos, incluida la tenencia, y con las que al final financiamos las campañas, la policía ha optado por detener los vehículos en retenes establecidos en lugares estratégicos en donde les piden a los conductores su licencia o identificación, no aceptando la tarjeta de circulación; y al no presentarlas te quitan el vehículo y se te pone una multa teniendo que pagarla para que se te entregue tu vehículo que no se encuentra en el corralón.

Sobra decir que todo el procedimiento es arbitrario y fuera de lo normal, en los retenes se encuentran patrullas y policías armados que amenazando a los ciudadanos los bajan de los vehículos, dejándolos a media calle desprotegidos, sin importar si son altas horas de la noche.

La historia no termina cuando te quitan tu vehículo, al día siguiente tienes que presentarte a vialidad perdiendo el día completo al tener que pasar por una serie de trámites y módulos en donde terminas pagando una multa de 260 pesos, misma que se basa en un articulo que jamás refiere te retiren el vehículo.

Las arbitrariedades, las injusticias y las consecuencias de lo terrible ocurre en todos los ámbitos de gobierno nos alcanzan sin
deberlas ni temerlas

Asímismo te exigen una serie de papeles, entre los que se encuentra la factura, todo con dos copias.  Ya con todos tus papeles y tu multa saldada, te envían a otro módulo en donde te entregan las llaves y una hoja con la que te trasladas a las instalaciones del Heroico cuerpo de bomberos a un costado de vialidad donde se encuentran resguardados los vehículos que han sido sustraídos a sus dueños.

Es triste, pero al final descubres que en un país como el nuestro no puedes huir de la realidad dejando de leer las noticias, porque las arbitrariedades, las injusticias y las consecuencias de lo terrible que está sucediendo en todos los ámbitos del gobierno nos alcanza sin deberla ni temerla, como le sucedió a todas esas familias que hoy sufren la terrible tragedia de haber perdido a sus hijos, y como nos sucede a diario a todos los ciudadanos ante las injusticias que la misma policía que debe protegernos comete con franco cinismo.  

En mayor o en menor grado las consecuencias de la corrupción siempre serán negativas y nos alcanzará a todos. Estoy harta de permanecer callada, tolerando situaciones injustas y que destruyen poco a poco al país, y en particular a mi estado. No quiero que la corrupción sea un estilo de vida para mí ni para mis hijos. Las cosas empeoran trágicamente, y ya es tiempo de poner un alto.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 21/06/2011 en 22:09

    :-* 😳 :sigh: 😀 😀 😆 😆 🙂 🙂 😉 😐 😐 😐 😳 😳 😡 :zzz

Participa con tu comentario