Lunes 26 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Las crisis que se avecinan

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La irrupción de la crisis económica en la aldea global ha provocado la aparición de nuevos retos para gobiernos e instituciones sumidas en el desconcierto y en la incredulidad

Se dibuja un escenario de crisis e inestabilidad mundiales que terminará de perfilarse en la próxima década.

CRISIS DE LA ECONOMÍA GLOBAL

El fenómeno de la globalización económica ha conseguido que todos los elementos racionales de la economía estén interrelacionados entre sí debido a la consolidación de los oligopolios, la convergencia tecnológica y los acuerdos tácitos corporativos, por lo que la crisis económica será global y vinculante. Para llegar a dicha crisis, (cuyos primeros bocetos ya están perfilados y que terminará de dibujarse en el próximo quinquenio), han contribuido los siguientes elementos:

Sustitución de la doctrina económica de ‘Equilibrio presupuestario de los Estados’ por la del ‘Déficit endémico’, práctica que por mimetismo, adoptarán las economías domésticas y las empresas y organismos públicos y privados contribuyendo a la desaparición de la cultura del ahorro, endeudamiento crónico y excesiva dependencia de la financiación exterior.

Instauración del consumismo compulsivo en los países desarrollados, favorecido por el bombardeo incesante de la publicidad, el uso irracional de las tarjetas de plástico, la concesión de créditos instantáneos con sangrantes intereses y la invasión de una marea de productos manufacturados de calidad dudosa y precios sin competencia, provenientes de los países emergentes.

Política suicida de las principales entidades bancarias mundiales en la concesión de créditos e hipotecas de alto riesgo: inmersos en la vorágine expansiva de la economía mundial del último decenio

La cultura del ahorro dejará paso al endeudamiento crónico, favorecido por el consumismo compulsivo de los países desarrollados

y en aras de optimizar su cuenta de resultados, actuarán obviando las más elementales normas de prudencia crediticia, convirtiéndose en meros brokers especulativos y descuidando las dotaciones a los Fondos de Provisión e Insolvencia. Esto unido a la falta de supervisión por parte de las autoridades monetarias de los índices de solvencia de las entidades bancarias, originará la crisis de las subprime de EE.UU., seguida de un goteo incesante de insolvencias bancarias, una severa contracción de los préstamos bancarios y una alarmante falta de liquidez monetaria y de confianza en las instituciones financieras.

Obsesión paranoica de las multinacionales apátridas o corporaciones transnacionales, por maximizar los beneficios, debido al apetito insaciable de sus accionistas, al exigir incrementos constantes en los dividendos. Para ello, no dudarán en endeudarse peligrosamente, en aras del gigantismo, mediante OPAS hostiles e intensificando la política de deslocalización de empresas hacia países emergentes, en aras de reducir los costes de producción, (dado el enorme diferencial en salarios y la ausencia de derechos laborales de los trabajadores), lo que provocará un severo impacto en los sectores del calzado y marroquinería, textil, equipamiento deportivo, electrodomésticos de baja y media gama e industria auxiliar del automóvil de los países desarrollados, la consiguiente inanición laboral y el retorno en la próxima década a tasas de paro desconocidas desde la II Guerra Mundial.

Brutal incremento del consumo de materias primas y productos elaborados por parte de los países emergentes, debido a sus espectaculares crecimientos de los PIB anuales en el último decenio que coadyuvado por la intervención de los brokers especulativos, ha conllevado una espiral de aumentos de precios imposibles de asumir por las economías del Primer Mundo, (al no poder revertirlas en el precio final del producto dados sus altos costes de producción), y como consecuencia de lo anterior, se ha producido una sensible pérdida de su competitividad, estancamiento de sus exportaciones y aumento de los déficits por cuenta corriente y deuda externa, dibujándose un escenario a cinco años en el que se regresaría al

En los países desarrollados se esperan tasas de desempleo desconocidas desde la II Guerra Mundial

proteccionismo económico, con la consiguiente contracción del comercio mundial y subsiguiente finiquito a la globalización económica.

CRISIS BURSÁTIL

La burbuja actual sería hija de la euforia de Wall Strett (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras los resultados de los llamados ‘test de estrés’ de las entidades financieras llevadas a cabo por la Administración USA; de la llegada de pequeños y medianos inversores tras el estallido de la burbuja inmobiliaria; de la bajada espectacular de los rendimientos de fondos de inversión y renta fija y, en especial, del regreso a los parqués de los brokers especulativos a la caza de gangas virtuales tras el hundimiento del precio del petróleo y las commodities agrícolas.

Génesis de la burbuja:

Racionalidad limitada: la desconexión con la realidad por parte de los inversores les llevaría a justificar la exuberancia irracional de los mercados (creándose un mundo virtual de especulación financiera que nada tendría que ver con la economía real) y a extrapolar las rentabilidades actuales como un derecho vitalicio, lo que unido a la pérdida de credibilidad de las agencias de calificación como Moody’s (al no haber predicho la actual crisis), coadyuva a que el mercado permanezca insensible al recorte de rating de las compañías que cotizan en la bolsa.

Especulación: el proceso especulativo impulsa a comprar con la esperanza de sustanciosas ganancias en el futuro, lo que provoca una espiral alcista alejada de toda base factual, de lo que serían paradigmas valores como Vueling o Española del ZINC en el Ibex 35 (revalorizaciones del 110% en 2009); Fortis (cerca del 180%) y Renault (cerca del 65 %) en el Eurostoxx 50 y American Express en el Dow Jones (rondando

La especulación es uno de los factores causantes de la crisis bursátil, como en el crash del 29

el 40%). El precio del activo llega así a alcanzar niveles estratosféricos hasta que la burbuja acaba estallando (crash) debido a la venta masiva de activos y la ausencia de compradores, lo que provoca una caída repentina y brusca de los precios, (hasta límites inferiores a su nivel natural) dejando tras de sí un reguero de deudas (crack bursátil).

Incertidumbre sobre el nivel suelo de los valores bursátiles: un inversor está dispuesto a pagar un precio por una acción si le reporta dinero en el futuro, por lo que el valor de dicha acción es el total de flujos esperados. El nivel suelo de las Bolsas mundiales, (nivel en el que confluyen beneficios y multiplicadores mínimos), se situaría en la horquilla entre 6000 y 7000 puntos en Mercados Bursátiles como el Dow Jones, Nikkei o el Ibex 35, debido a la mayor virulencia y profundidad que presenta la crisis económica y muy lejos de los estratosféricos techos actuales que rememoran valores de octubre del 2008.

Sobreponderación de los brotes verdes de la economía: la euforia de Wall Strett (y por extrapolación del resto de bolsas mundiales) tras los resultados de los llamados ‘test de estrés’ de las entidades financieras llevadas a cabo por la Administración USA y el goteo de datos económicos negativos inferiores a las más pesimistas previsiones, habrían ayudado a la gestación de la leyenda de los ‘brotes verdes’ o ‘binladens’ (llamados así porque aunque existen, nadie los ha visto). Se habría así producido un cambio en las expectativas del mercado, existiendo ahora la convicción de que las políticas de rescate financiero (Programa de Apoyo para Activos con Problemas -TARP-) llevado a cabo por las Administraciones y las sucesivas bajadas de tipos de interés de la Fed y demás Bancos Centrales habrían aliviado los problemas de liquidez de las entidades financieras.

Históricamente, las bolsas inician su recuperación entre cinco y seis meses antes que la economía y las últimas previsiones estiman que la recesión iniciada en diciembre de 2007 finalizará en el tercer trimestre de 2009, justo en los plazos que avalarían el rally alcista iniciado el 9 de marzo y que podría tener su

Históricamente, las bolsas se recuperan cinco o seis meses antes que la economía

continuidad hasta el último trimestre de 2009, lo que conjugado con la creciente correlación de los mercados explicaría la similar remontada de los índices bursátiles a uno y otro lado del Atlántico (en Estados Unidos, el S&P 500 ha recuperado un 25% en el último mes, frente al 24% del Eurostoxx50, y el 27% del Ibex 35).

El repunte generalizado en los precios de los commodities podría reflejar un cambio en la tendencia de las condiciones económicas dentro del escenario mundial. Así, en mayo la cotización de estos productos aumentó un 11 por ciento en términos intermensuales, siendo la cotización del petróleo la que reportó la mayor subida mensual (27.3 %), seguido de la soja (subidas del 13 %) y el trigo (12 %).

En la nueva senda alcista de los productos agrícolas no sólo influye la recuperación del petróleo, sino que también juegan algunos factores coyunturales, como las malas condiciones climáticas (sequías, falta de humedad y bajas temperaturas) que se registraron en las principales zonas productoras del mundo y el regreso de la especulación de la mano de los fondos de inversión.

Final del rally alcista: los inversores han empezado a sentir el vértigo de la altura y a cuestionarse el estado de solvencia de las compañías, dado el elevado endeudamiento de las mismas, que superan en algunos casos el 200% en relación a su valor añadido en 2009. Así, las sociedades cotizadas en las Bolsas españolas tendrían unos compromisos financieros de 276.532 millones de euros (lo que supone 3,1 veces el beneficio bruto que van a obtener este ejercicio) y se espera que bajará el porcentaje de los resultados empresariales que se destinarán a dividendos, así como el número de empresas que repartirán el mismo.

Posible crash bursátil: la continuación de la inestabilidad del sistema financiero hará que las entidades financieras necesiten más requerimientos de capital (estimándose un monto de más de 850.000 millones de $), debido a la existencia de activos tóxicos, que deberán sehttp://www.bottup.com/administrator/index.php?option=com_content&sectionid=5&task=edit&cid[]=5199r comprados por los bad banks (bancos malos) o continuar con el goteo de intervenciones bancarias. En ambos casos estas prácticas suponen

Las malas condiciones climáticas y el repunte del precio del crudo se encuentran en la base del aumento de los precios agrícolas

una pérdida de la libre competitividad y que podrían agudizar el riesgo de estancamiento de la crisis económica en EEUU.

Asimismo, no sería descartable la subida de tipos de interés por parte de la FED y BCE para el segundo semestre de 2010 (entre 0.5 y 1 punto), motivada por el hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública entre los diversos países del primer mundo han aumentado en los últimos meses. Esto conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior y el riesgo de un posible escenario de deflación, provocado por la severa contracción del consumo interno, provocada a su vez por el hundimiento de los precios del petróleo y de los alimentos básicos durante 2008 y primer trimestre de 2009. La subida de los tipos de interés, que tendría un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, conllevaría la consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales. Este panorama aunado con el repunte de los precios del crudo podría dar lugar a episodios de estanflación y producir un nuevo crash bursátil.

Dicho crash tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil de 2000-2002). Los daños colaterales serían la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras, así como la brutal reestructuración de sectores básicos de la economía (con incrementos de las tasas de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra mundial) y la continuación de la crisis económica hasta el segundo semestre de 2011.

CRISIS ALIMENTARIA MUNDIAL

La carestía de productos agrícolas básicos para la alimentación (trigo, maíz, arroz, sorgo y mijo) y el incremento bestial de dichos productos en los mercados mundiales que tuvo su punta de iceberg en 2007, irá presumiblemente ‘in crescendo’ a lo largo de la próxima década hasta alcanzar su

La crisis alimentaria llegaría, además, de la mano de los biocombustibles, que desviarían parte del grano destinado a alimentación

cénit en el horizonte de 2018. Para llegar a dicha crisis, cuyos primeros bocetos ya están perfilados y que terminará de dibujarse con toda su crudeza al final del decenio, han contribuido los siguientes elementos:

Desarrollo económico suicida de los países del Tercer Mundo, con crecimientos desmesurados de macrourbes y megacomplejos turísticos y la consiguiente reducción de superficie dedicada al cultivo agrícola.

Cambio de patrones de consumo de los países emergentes, debido al aumento espectacular de las clases medias y su poder adquisitivo y la debilidad del dólar y el hundimiento de los precios del crudo con el consiguiente desvío de inversiones especulativas a mercados de materias primas. A ello se unirá el incremento del uso por los países del primer mundo de tecnologías depredadoras (biocombustibles) que bajo la etiqueta ‘BIO’, de países respetuosos con el Medio Ambiente, no dudarán en fagocitar ingentes cantidades de maíz destinadas en un principio a la alimentación para la producción de biodiesel, aunado con inusuales sequías e inundaciones en los principales graneros mundiales.

Por otra parte, el hundimiento del precio del crudo durante el quinquenio 2008-2013 (a pesar de los sucesivos recortes de producción por parte de la OPEP) debido a la severa contracción de la demanda mundial y a la huida de los brokers especulativos, imposibilitará a los países productores conseguir precios competitivos (rondando los 70$) que permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y búsqueda de nuevas explotaciones, por lo que no sería descartable un posible ‘estrangulamiento de la producción mundial’ del crudo en el horizonte de 2018.

Ello originará presumiblemente una psicosis de desabastecimiento y el incremento espectacular del precio del crudo, que tendrá su reflejo en un salvaje encarecimiento de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas. Aunado con la aplicación de restricciones a la exportación de los principales productores mundiales para asegurar su autoabastecimiento, terminará por producir el desabastecimiento de los mercados mundiales, el incremento de los precios hasta niveles estratosféricos y la consecuente crisis alimentaria mundial.

La hambruna afectaría especialmente a las Antillas, México, América Central, Colombia, Venezuela, Egipto, India, China, Bangladesh y Sudeste Asiático, ensañándose con especial virulencia con el África Subsahariana y pudiendo pasar la población atrapada en la inanición de los 1.000 millones actuales a los 2.000 millones estimados por los analistas.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario