Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Las denuncias de Jordi Pujol y Artur Mas

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Campaña para las elecciones catalanas del 25N

Barcelona. Entramos en los matices. Por de pronto puede ser, casi seguro, que Artur Mas, a su nombre y en primera persona, no tuviera cuentas en Suiza ni Liechtenstein. Su padre las tenía, y él y sus hermanos con poderes o autorización para operar, según se demostró en causa prescrita. Y como es normal y habitual que los 6.000.000 de catalanes ¡que no le votarán! tengan cuentas en Suiza, y envíen a sus hermanos a controlarlas los fines de semana, ¡él se querella por injurias y calumnias!

Su padre las tenía, y él y sus hermanos con poderes o autorización para operar, según se demostró en causa prescrita

Otro tanto, y más complicado, Jordi Pujol. Si los signos externos constituyen sospechas, y en casos la prueba, la ‘famiglia’ Pujol e íntimos los acumulan. Y en los casos Alavedra, Prenafeta, Piqué Vidal, Pascual Estevill, De la Rosa, surgen a cientos las cuentas en paraísos fiscales, siempre numeradas, o con sociedades e íntimos interpuestos. En cuanto a Felip Puig, como no tengo ganas de que me envíen los mossos (inventándose una denuncia) a buscarme al igual que este pasado abril, dejaré para más tarde mis opiniones.

Pido encarecidamente que ningún insultador comentarista me diga que no está demostrado que Pujol participara, o lo supiera, en los casos que tanto repito. E insisto, yo he hablado en la cárcel con Planasdemunt, Forcadell, Bertrand de Quaralt, Muntadas, los Bassols, etc., y es imposible, ¡im-po-si-ble!, que el Molt Honoraple President de la Generalitat ignorara aquella monstruosidad. En su caso ‘callar y no denunciar’ es participar ¡y no solo por encubrimiento! Y si de aquello hace 20 años, Millet o el Caso Pretoria son el presente, aunque parte y continuación de lo mismo… los mismos abogados, personajes y estructuras. El mafioso expolio institucionalizado.

Por fin, lo que yo llamo el ‘ambiente barcelonés’, ese “lo sabía el todo Barcelona”, les estalla en la cara. Les han llamado ladrones, y no tenían más remedio que denunciar por injurias y calumnias. Yo creía que tragarían envueltos en su peculiar catalanismo y bandera, y que con los tópicos y los chorros de palabras fabricadas ya hace 30 años para la estafa Banca Catalana llenarían el final de campaña. Pero quizá se saquen de la manga otro abogado a lo Juan Piqué Vidal o un juez del estilo Luis Pascual Estevill, y si no ganan la denuncia cuanto menos enturbien la sociedad con el ventilador a toda marcha para bien de sus adictos y sus ambiciones de poder y dinero.

Poco a comentar por mi parte, la prensa, ¡por fin!, realiza la función asignada en cualquier país democrático. Simplemente advertir que me encuentro bien, moralmente bien. Por supuesto que no espero nada de la justicia, ni menos en Barcelona, tampoco en general de su prensa, por triste que parezca de nuevo han debido denunciar de más allá del feudo pujolista.

No espero nada de la justicia, ni menos en Barcelona, tampoco en general de su prensa, por triste que parezca de nuevo han debido denunciar de más allá del feudo pujolista

Ya el primer mail del día me llena de satisfacción:

Sr. Rafael, es un gusto leer sus relatos. Lástima que es que en este país no se haga justicia.
En ningún país civilizado una persona como usted, podría decir lo que usted escribe, sin estar en la cárcel o sin que se fuercen dimisiones.
Pero ya sabemos como es España y más concretamente Cataluña.
Siga con sus publicaciones.
Atte.
Juan Antonio Salguero, denunciante del 3%, el 20% real

Otra víctima, ¡por denunciar! El único constructor subcontratista que se atrevió tras el célebre envite de Maragall en el Parlament.

Y decía ayer:

Recordando mi escrito de hace cinco años que tan a propósito viene comparando aquellos franquistas con los actuales…

La Gran Corrupción: 20N ¡Franco ha muerto!
19 de noviembre de 2007
20 N. ¡Franco ha muerto!. Rafael del Barco Carreras. Tenía entonces treinta y cinco años. No fue un buen año para mis negocios, y a la crisis del Petróleo arrastrada desde el 73 se añadía la muerte del Jefe del Estado, (…)”.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario