Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Las deudas de Spanair superan los 500 millones: en dos días de 350 a 500

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Entre el cierre por sorpresa, y ordenado expediente legal, media el Código Penal
Ferran Soriano ganaba 600.000 euros anuales

Barcelona. A toda plana en La Vanguardia, el periódico barcelonés mejor ‘enterado’ por su directa relación con el poder político y financiero catalán…

29-1 Spanair deja 350 millones de deuda.

31-1 Las deudas de Spanair superan los 500 millones.

Ignoro por qué entre las premisas de cualquier quiebra ‘parapública o de impacto’ figura en principio falsear el total de la deuda

…a buen seguro la diferencia no se debe a un apagón de los ordenadores. Ni menos es achacable a la profesión periodística. Son el ‘estilo de la casa’, es decir, de los ‘técnicos en quiebras’ que nos gobiernan. Al comentario de anteayer que los acreedores corrientes no cobrarían esos 350 millones, hoy he de añadir que vale para los 150 millones sumados en dos días, y los que el futuro sume.

Ignoro por qué entre las premisas de cualquier quiebra ‘parapública o de impacto’ figura en principio falsear el total de la deuda. Fantaseando diría que en el expediente para posibles compradores ‘ful’, que a los tradicionales árabes se han sumado los chinos, ha de aparecer una cifra moderada. Ese expediente de venta que los responsables saben no servirá para nada, puesto que las negativas, ¡de siquiera haberlas!, se han cosechado antes de escribir un folio, va dirigido a la prensa, la opinión pública. Inicio del enredo y desinformación.

Tras la primera mentira caen en cascada cientos de noticias-fantasía hasta que escampa el escándalo, siempre superado por otro peor. Los afectados de primera página desaparecerán; los viajeros ‘tirados en el aeropuerto’ (a la cifra de 85.000 se sumarán cientos de miles que reservaron el vuelo que no ‘entrarán en la foto’) y los empleados y obreros, de 4.000 a 5.000 entre directos e indirectos, tragados por el paro, no serán noticia. Ni menos sabremos si les atendieron mal o peor, y jamás se comprobarán las cientos de falsedades impunemente lanzadas.

He leído que la decisión del cierre por sorpresa se venía barajando desde hacía tiempo y que se optó por esa fórmula para no provocar pánico. Sin duda decisión política tomada en la Generalitat. No existe ningún manual que valore si se crearía más o menos pánico que el creado. Pero el Código Penal contempla esta figura delictiva; es simplemente una estafa a quien haya comprado un billete. Las cifras no son insignificantes: con supongamos 200.000 estafados a un promedio de 300 euros, 60 millones, más otros créditos o deudas, que los responsables saben no se pagarán puesto que el cierre está decidido, ¿cuántos millones?

¿Por qué ganarán tanto los ejecutivos de empresas en quiebra alimentadas con dinero público? En respuesta vulgar, de taberna, me respondía “por lo que callan”

De entre esos últimos millones, el quebrado, empresa privada, suele aparcar, ¡si tiene suerte!, para continuar en su altísimo estatus vital… y la lluvia en negro que le exigirá el largo y complejo pleito que le espera. Me refiero a empresarios con enjundia y cifras, con experiencia, de los que además ya tienen un buen fajo escondido.

Pero en este caso el empresario es la Generalitat, que para no atizar el fuego diré que la recogida final habrá servido para pagar esos 1.000 euros de nómina que dicen han adelantado… que si son 2.000 los empleados directos suman dos millones…

No seguiré elucubrando, de sobras sé que esas cifras ni jamás se cuantifican con exactitud, ni aparecen, ni cuadran…

Los periódicos madrileños más cicateros ayudan en el recuento, El Confidencial:

“Soriano, que ganaba 600.000 euros, rebajó su caché a la mitad por problemas de tesorería
La cúpula de Spanair cobraba sueldos millonarios mientras la aerolínea se iba a pique”

Pero sigue sin cuadrar. ¿Por qué ganarán tanto los ejecutivos de empresas en quiebra alimentadas con dinero público? Pregunta que ayer me hacía por Adolf Todó de Catalunya Caixa al que el Estado continúa pagándole 1.550.000 euros. En respuesta vulgar, de taberna, me respondía “por lo que callan”.


Destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario