Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Las enseñanzas de Ágatha: la necesidad de cambiar la actitud

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

El giro en la agenda nacional provocado por los desastres de la tormenta Agatha evidenció la falta de preparación del Gobierno. Ante su improvisación en el momento de las complicaciones, la desbordante contribución de toda Guatemala y la asistencia de países amigos es un buen respiro

Quetzaltenango (Guatemala). Esa actitud creó una auténtica hermandad entre las personas, quienes sin dudarlo brindan apoyo a los damnificados; y una pequeña ayuda, se convierte en consuelo de supervivencia para quienes lo perdieron todo.

La tormenta Ágatha ha dejado hasta el momento un saldo de más de 151.000 afectados, un promedio de 160 muertos y más de 89.000 albergados a nivel nacional

Por otro lado, no será nada alentador empezar a conocer el agotamiento de las fuerzas, y sin ánimo de negatividad, la impotencia para salvaguardar la vida de todos los afectados puede llegar a ser evidente. Aunque el corazón de los guatemaltecos y de la comunidad internacional sea grande y generoso, es el Gobierno quien debe generar como prioridad las posibilidades de cobijo a los indefensos. Empezar a caminar en la ruta de ser autosuficientes con la capacidad de cuidar de nosotros mismos.

La tormenta Ágatha ha dejado hasta el momento un saldo de más de 151.000 afectados, un promedio de 160 muertos y más de 89.000 albergados a nivel nacional. Si el Gobierno se hubiese preparado o existiera un auténtico fortalecimiento a Conred, esas cifras bajarían considerablemente.

Sería indignante el abandono de miles de guatemaltecos, como sucede hasta la fecha con muchos desabrigados desde el paso de la tormenta Stan: la catástrofe que debió marcar para Guatemala la creación de planes y programas serios de prevención.

Hace algunos días un diario nacional publicó un análisis referente a la vulnerabilidad del país, una parte de la nota dice: “La falta de planificación territorial, el deterioro de los recursos naturales y la pobreza propician que el país sea cada vez más vulnerable, en ciclos que se han ido acortando desde el huracán Mitch, la tormenta Stan y ahora Agatha”.

La susceptibilidad del territorio debe ser motivo de investigación profunda y el planteamiento de soluciones de los gobernantes es imprescindible para la población. Lo penoso es reconocer y aceptar que desde el paso del huracán Mitch no se ha tenido un Gobierno previsor y preparado para controlar los daños provocados por los fenómenos naturales. Guatemala está en la lista de los diez países más vulnerables del mundo. Por lo tanto, se debe tener como prioridad la seguridad y supervivencia de las personas, y la creación de medidas para minimizar posibles daños por desastres.

La falta de planificación territorial, el deterioro de los recursos naturales y la pobreza propician que el país sea cada vez más vulnerable

Es necesario que en el Presupuesto General de la Nación se designe una cantidad considerable de dinero para crear y fortalecer albergues, además de instituir una comisión que se encargue de almacenar alimentos. En cuanto a las futuras autoridades, los planes de gobierno deben contemplar un espacio para trazar estrategias y formas posibles de agenciarse de fondos para ser utilizados en caso de calamidades. Asimismo, es importante la elaboración de campañas de educación y sensibilización, para hacer comprender los riesgos de construir inmuebles en lugares de alto riesgo, y a quienes habitan en ese tipo de lugares, indicarles qué acciones tomar cuando el peligro es inminente.

Por ahora es admirable y apreciable el apoyo desencadenado de los guatemaltecos a las personas afectadas, sin demeritar la ayuda de muchos entes internacionales. Un beneficio que no debe ser visto por el Gobierno para tapar sus verdaderas responsabilidades.

Guatemala se levantará de cualquier catástrofe cuando todo el país, Gobierno y pueblo, ejerzan una sola fuerza con el pensamiento de cambiar para mejorar las condiciones de vida.


Titular y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario