Lunes 05 de mayo de 2014,
Bottup.com

Libros bajo demanda, una alternativa práctica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image
Espresso Book Machine para imprimir libros como la que tiene la librería Blackwell

El futuro digital de las librerías y la reconversión del sector editorial pasará por la impresión de libros bajo demanda

Image
Esta imagen será menos frecuente verla

Hace algún tiempo aparecieron unas curiosas máquinas dispensadoras de libros –en formato de bolsillo– semejantes a las que todos conocemos hoy día y que facilitan productos de catering, refrescos o, sin ir más lejos, tabaco. Pero la idea no cuajó lo suficiente, pues supone una depreciación del libro al incluirlos entre los habituales artículos de consumo, para degustar –o de usar y tirar– y que podemos encontrar en aeropuertos o gasolineras.

 

 

Ahora, a caballo entre el libro de siempre –ese adorado objeto fetiche para muchos de nosotros– y el novedoso y “revolucionario” e-reader, para leer la obra deseada en formato digital, ha aparecido una alternativa que paliaría en buena medida el gasto de edición y el excesivo stock de libros que pronto acaban saldándose como ofertas a precios muy bajos o de manera vergonzosa en mercadillos de segunda mano.

 

Se trata de la impresión del libro bajo demanda, el posible futuro digital de las librerías habituales. Con este innovador sistema se editarían sólo los libros requeridos por el lector o comprador, con el consiguiente ahorro y evitando así el innecesario despilfarro de papel, labores de encuadernación y gastos de distribución, principalmente. Así como todo lo que, por añadidura, implica la edición convencional. Esto sería aplicable, sobre todo, cuando el libro en cuestión sea raro, esté descatalogado o sea un clásico, aunque también cuando se trate de una novedad, pues de este modo se alargaría la vida de la obra.

 

La librería Blackwell , que comenzó en 1879 siendo un modesto comercio donde se vendían libros de segunda mano, hoy se ha convertido en una de las librerías más grandes de Inglaterra. Con cinco de sus nueve tiendas en Oxford, repartidas a lo largo de Broad Street, es una de las más famosas del mundo y ha sido pionera en lo que se denomina “book on demand”.

 

Para ello, la librería firmó un acuerdo de leasing con la empresa norteamericana ‘On Demand Books’ para instalar la impresora ‘Espresso Book Machine ’ en los 60 puntos de venta que tiene en todo el Reino Unido.

 

Con esta impresora, la librería Blackwell ofrece a sus clientes un servicio de impresión bajo demanda y amplía así su oferta de libros disponibles, ya que tiene acceso a una base de más de un millón de títulos, de los cuales 600.000 provienen de un acuerdo con Lightning Source –empresa especializada en impresión bajo demanda que forma parte de la distribuidora Ingram–, mientras que el resto son títulos de dominio público.

 

Una iniciativa similar, agasajada con el Premio FICOD 2008, es la de la plataforma editorial on line Bubok. Si bien, en este caso, de lo que se trata es de permitir a los autores noveles publicar sin límite en su librería virtual. Este es un ejemplo de edición bajo demanda en Bubok.

 Por lo demás, la mecánica del sistema de edición Bubok sería la misma: elegir el libro, rellenar el formulario de compra y en unos días tendríamos la obra en casa, impresa y debidamente encuadernada.

 

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario