Miércoles 26 de marzo de 2014,
Bottup.com

Las oropéndolas de Quebrada Rica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Este ave puede ser un atractivo turístico difícil de observar en otros lugares

A menos de diez minutos del corregimiento de Cañazas, en el distrito del mismo nombre, provincia de Veraguas, Panamá, se encuentra la comunidad de Quebrada Rica. Y aunque éste sea un Distrito catalogado como uno de los de mayor pobreza en el país, lo cierto es que cuenta con atractivos turísticos ecológicos ambientales que todavía no son explotados por sus moradores.

En temporada lluviosa he tenido la oportunidad de ver un sinnúmero de aves de colores y mariposas que alzan vuelo a cada paso que das por sus carreteras, caminos y senderos. Pero, lo que más me llamó la atención en mi reciente visita a Quebrada Rica, donde la gente es en abundancia generosa y hospitalaria, fueron los Chacareros, como se conoce en Panamá a las oropéndolas.

En otras áreas había observado los vistosos nidos colgantes de estas aves, pero fue en esta comunidad, en un árbol no muy alto ubicado en el patio de una familia, que gentilmente me permitió observarlas y fotografiarlas a mis anchas en los precisos momentos en que unas tejían sus nidos y otras alimentaban a sus crías.

En temporada lluviosa he tenido la oportunidad de ver un sinnúmero de aves de colores y mariposas que alzan vuelo a cada paso que das por sus carreteras, caminos y senderos

Es sabido que al inicio del mes de abril estas aves inician su ciclo de reproducción, pero como existe una gran variedad de Oropéndolas, investigué que la de Quebrada Rica es conocida como Oropéndola de Cresta (Psarocolius decumanus) y su hábitat se extiende de Panamá hasta Brasil.

En otras oportunidades y en otros lugares, como en Gamboa, traté de tomar fotos a estas aves y no lo conseguí por la altura de los árboles y su cercanía al lago, pero en Quebrada Rica pude pasar todo el tiempo observando su comportamiento.

Las vi llegar con frutas e insectos en el pico, y hasta pude distinguir que entre los insectos se encontraban totorrones o cigarras, característicos de esta época del año.

No sé qué entidad sería la encargada de orientar a los moradores del lugar para que puedan combinar la economía tradicional con la economía ambiental y de esa forma se evitaría que derribaran los árboles que proporcionan alimento a estas y otras aves, porque todavía siguen con la ancestral práctica de quemar los montes. En dado caso podría ser la Autoridad Nacional del Ambiente en conjunto con el Instituto Panameño de Turismo.

Lo cierto es que no existen palabras para describir lo que se siente cuando se ve tan cerca a estas criaturas de Dios tejer sus nidos; escuchar el llamado de sus polluelos, que asemejan al llanto de un bebé; o verlas surcar los aires con sus colas expandidas cual abanico amarillo con dos plumas negras en el medio.

[blockquote]Pincha para ver cada una de las imágenes:{webgallery} {/webgallery}[/blockquote]


Subtítulo y destacado

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 17/08/2010 en 18:32

    Excelente, amigo; Por los lados de La Montañuela hacia La Piedra del Sol (haciendo la peregrinación hacia Atalaya) observé sus nidos, pero nunca tuve la oportunidad de ver los pájaros, gracias por las fotos y el artículo.

Participa con tu comentario