Miércoles 02 de abril de 2014,
Bottup.com

Las plantas carnívoras, ¿capaces de digerir metales?

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Metales como el cadmio podrían hacer peligrar la existencia de plantas carnívoras, mientras que otros, como el cobre, parecen no causarles mayor problema

Todos recordamos los dibujamos animados de cuando eramos chicos, donde las plantas carnívoras devoraban sus víctimas con coche y todo.  Esta idea puede parecernos jocosa, pero la contaminación ambiental puede transformar esa imagen en una realidad aumentada.

Los metales pesados (producidos en la quema de carburantes, entre otras) suelen fijarse en muchos estadios de la cadena alimentaria, especialmente en insectos. Y fue justamente este proceso de contaminación lo que llevó a los investigadores Iain Verde y Christopher Moody de la Universidad de Bourmemouth, a investigar los efectos de los metales en las plantas carnívoras. Este tipo de plantas, características de zonas muy limitadas en recursos, utilizan los insectos como fuente de compuestos nitrogenados sin necesidad de sintetizarlos.

Podría ser un indicativo de que las plantas carnívoras sean capaces de crear un mecanismo regulatorio para las concentraciones de cobre

Los resultados que se han obtenido de los primeros estudios, muestran dos claras tendencias según el tipo de metales a los que se han expuesto. Por ejemplo, aquellas plantas que estuvieron sometidas a la presencia de cadmio, disminuyeron significativamente su velocidad de reacción (la mayoría de las plantas carnívoras cierran sus trampas a través de cambios de presión de agua en sus vasos comunicantes). Esto implicaría que las plantas carnívoras, en según que zonas, podrían desaparecer por el efecto de metales como el cadmio.

Sin embargo, aquellas plantas que fueron sometidas a concentraciones altas de cobre no presentaron mayores problemas. Esto podría ser un indicativo de que las plantas carnívoras sean capaces de crear un mecanismo regulatorio para las concentraciones de este metal.

Los primeros resultados se han publicado en ‘Environmental Science and Technology‘, y las investigaciones continuarán, pues de encontrarse que son capaces de regular las concentraciones de ciertos metales, esto podría ser utilizado en otros ámbitos.

Fotografía (CC): Toni Castillo


Subtítulo, destacado e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario