Sábado 29 de julio de 2017,
Bottup.com

Las trampas del lenguaje: la gente “normal”

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Cuando oigo o leo a un conservador hablando de “la gente normal” se me ponen los pelos de punta, porque sé que eso significa. Significa por extensión, que considera a una parte de la población como “gente anormal“, y estoy segura de que esa dicotomía aterra a cualquier persona sensata.

Opinión

Cualquiera que no encaje en sus parámetros morales de comportamiento o
de origen, tiene muchos números para ser considerado una persona “anormal“,
lo cual no deja de ser una muestra, quizá encubierta o socialmente
aceptada (¡qué poder tiene el lenguaje!) de intolerancia y sectarismo
absurdo. “Todo aquel que no encaje en mis patrones no es normal, es anormal“. Aterrador, ¿no?

He oído a Federico Jiménez Losantos decir que Zapatero sólo habla con terroristas, homosexules y catalanes (¡sic!), pero no con la gente normal (Federico también utiliza el lenguaje de una forma muy peculiar: dice terroristas cuando quiere decir nacionalistas, y dice gente normal cuando quiere decir votantes del PP del sector más intolerante, ese sector que cree que Gallardón es un izquierdista radical y Piqué un peligroso separatista que merecería estar en la cárcel).

“Federico también utiliza el lenguaje de una forma muy peculiar: dice terroristas cuando quiere decir nacionalistas, y dice gente normal cuando quiere decir votantes del PP del sector más intolerante”

También he oído a Rajoy interiorizar las palabras del talibán de las ondas episcopales y decir que Zapatero es un radical que margina a las personas normales (que son las que votan a su partido, claro).

Y he oído a Acebes decir que las personas normales, los españoles de bien, son los que van a las manifestaciones del PP.

Cada vez van poniendo más difícil esto de acceder a la categoría de “personas normales”, claro que en vista de la compañía, tampoco tengo muy claro si me apetece serlo…

Recientemente he podido leer la agria recriminación que hace Alberto Fernández Díaz (candidato por el PP a la alcaldía de Barcelona) al equipo de Gobierno municipal: les echa en cara que en el Ayuntamiento haya un Consejo de Gays y Lesbianas, pero no haya un Consejo de la Familia “normal”. Otro que utiliza las palabras para darles el significado que a él le viene en gana.

“Cada vez van poniendo más difícil esto de acceder a la categoría de “personas normales”, claro que en vista de la compañía, tampoco tengo muy claro si me apetece serlo…”

Cuando Fernández Díaz habla de “familia normal”, a lo que en realidad se refiere es a la “familia tradicional”, que es bien diferente y desde luego no implica que los hijos de padres separados tengan una familia “anormal” (y menos teniendo en cuenta las cifras de divorcios en España), ni que a una familia disfuncional con padres bien casados y mal avenidos se la pueda considerar “normal”.

Por regla general, cuando decimos que algo es “normal”, podemos darle varios significados: el primero, que es habitual, que se da con una frecuencia superior a la media. El segundo  que es lo que está bien, lo que se ajusta a las normas: “Así ha sido siempre, es lo normal“.

Calificar a las personas o los estilos de vida de normales o no, es una perversión del lenguaje que implica discriminación e impone barreras entre el “yo” y el “otro”. Cuando los políticos conservadores se refieren a la “gente normal“, los ciudadanos decentes, los españoles de bien, o cualquier otro derivado, pretenden estigmatizar al otro, al anormal. Y, por extensión, al que apoya al que pacta o negocia con el indecente, el falsario, el anormal (el terrorista, el catalán, el homosexual).

Esta trampa del lenguaje nos la tienden contínua y descaradamente los conservadores, y si no estamos alerta es muy fácil dejárnosla colar. Pero la respuesta es muy sencilla: No existe la “gente normal“, pero sí existen personas de mente estrecha.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

1 comentario

  1. Anónimo 08/05/2007 en 12:47

    Las personas especiales sin sentirse esp
    Un cordial saludo para el quien me lea.

    Mi opinión se basa en la propia experiencia “juvenil”, soy un chico de 24 años que no tiene estudios universitarios y quizas las reglas de la escritura no las conozca académicamente de una forma rigurosa. Simplemente quiero que mi mensaje sea lo más sensato y coherente con mis conocimientos recogidos de fuentes exteriores a mi, haciendolas mias para los demás, quizás es una vocación que tengo pero que quizás sólo soy un ciudadano “anormal” para el gobierno,siento un profundo sentimiento de transmitir a los demás y sobretodo la verdad desde mi punto de vista crítico.Aunque puedo decir que la verdad pueda tener sus escalas.

    El tema de los politicos puedo decir que duele lo que dicen, soy un ciudadano sensibilizado con las personas.El asunto de las personas “normales” o “anormales” creo que se pueden decir muchos tópicos por parte de los politcos como los que he leido. Yo creo que hay una gran parte de la ciudadania que esta sumergida en la ignorancia de como las telarañas del poder que nos manejan, estan haciendo e hicieron un gran mal para la sociedad abusando de nuestra ignorancia.Pero me gusta ser optimista y no perder la esperanza en que las nuevas generaciones seremos la antorcha para este siglo de oscuridad, yo exigo cultura y motivación para los profesores de esta nación, empezando desde la educación para ser como tales, que vuelvan a replantearse estos patrones de vidas que a mi parecer son erróneos, porque vamos hacia un lugar que tan siquiera los politicos no saben contestar o mas bien que mucho politicos no son sinceros con sus palabras. Y que aquellas personas estrechas de mente sean reconocidas incultas pero no por ser estrechas, sino porque quizás no les supieron orientar hacia el camino del conocimiento y de los valores universales de la ética/moral. Por eso me aferro que lo politicos o periodistas critiquen a una españa media boba porque la culpa no la tienen ellos sino la propia educación ya sea formada por las escuelas o por la familia.

    Bueno y decirles a los politcos que todavia estoy esperando una vivienda y un sueldo digno XD reir por no llorar !! Antes de que la realidad se ria de mi me rio yo de ella.Como pensamos muchos jovenes.

    Reivindico una politica hacia el amor a la Tierra,a los ministerios de medio ambiente de todas las naciones que no es normal que estos politcos se carguen lo que es de todos.El progreso conservador=destrucción !!
    No somos normales todos somos especiales.

Participa con tu comentario