Domingo 22 de enero de 2017,
Bottup.com

Liquidez y solvencia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La sociedad laboral no ha generado esta crisis, por lo tanto, los gobiernos no pueden legislar para que la clase trabajadora sea el soporte directo que padezca sus consecuencias

Opinión

He
seguido con atención los debates parlamentarios. La dureza que ha
utilizado la oposición en sus intervenciones ha dejado de lado una
importante iniciativa que ha presentado el Presidente: “Recorte de 1.500 millones en el gasto ordinario de la Administración central del Estado, recorte que se destinará a financiar las prestaciones por desempleo”.

Si
a esto, le sumamos la firme decisión de no propiciar la congelación
salarial ni el despido libre, se puede entender las dificultades que
tiene el Ejecutivo para lograr un “Pacto de Estado” entre todos los
grupos políticos. La vieja receta de flexibilizar el mercado laboral y
congelar los salarios ha sido la política económica aplicada y que nos
ha conducido a la precaria situación económica que vivimos.

La vieja receta de flexibilizar el mercado laboral y
congelar los salarios ha sido la aplicada, la que nos
ha conducido a la situación económica que vivimos

Llegados
a este punto, en el mundo entero se tienen que introducir otras maneras
de gestionar las economías. La sociedad laboral no ha generado esta
crisis, por lo tanto, los gobiernos no pueden legislar para que la
clase trabajadora sea el soporte directo que padezca sus consecuencias.
Partiendo de esta premisa, que recibe  amplio
apoyo social, deberían todos los grupos políticos recoger el testigo
ofrecido por el presidente Rodríguez Zapatero y ponerse a trabajar.

Ayer,
en un acto donde se presentan los proyectos de obra que a través del
Fondo Estatal de Inversión Local se van a poner en marcha en toda
España, se analiza también las dificultades que muchas pequeñas
empresas y profesionales autónomos están encontrando para financiar su
actividad.

Profesionales en el ejercicio de la banca nos relatan la
experiencia diaria que las entidades financiaras aplican a las
empresas y autónomos para encontrar financiación ágil. Todo
depende de la “liquidez” (cualidad del activo o capital financiero para
transformarse fácilmente en dinero efectivo) y la “solvencia” (capacidad para satisfacer deudas).
Es decir, se puede obtener liquidez dineraria para seguir con la
actividad profesional, si la empresa o profesional tiene solvencia
económica que le respalde.

La triste realidad que se vive en España es
la precaria situación económica a consecuencia de las deudas contraídas.
Por ello, estos profesionales encuentran muchos problemas para
financiarse en el círculo privado financiero.

Vista
la realidad, Estado y Comunidades Autónomas deben generar los medios a
través de otras entidades que flexibilicen la concesión del préstamo.  

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario