Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Lo que nos han contado sobre el Tibet

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)
Image
Foto de la CNN en la que se recortaron a los violentos manifestantes tibetanos

Análisis de medios

BEIJING (China).- En los recientes altercados en el Tibet y otras
provincias chinas, hemos vuelto a asistir a una información demasiado orientada
contra China, simplificada, sin querer entrar al fondo de la cuestión y con
numerosas omisiones. Voy a intentar abordar algunos de los
errores o simplificaciones que creo se han cometido con el tema Tibet-China.

Desde que estoy en China, nunca había visto una diferencia tan grande entre lo que piensa Occidente y lo que piensa China. De seguir así, corremos el peligro de cortar el cable de comunicación con ellos
Muchos han omitido que las manifestaciones en Lhasa que provocaron
tanto revuelo fueron violentas, quemando hoteles, casas y negocios y
atacando a chinos, entre ellos algunos niños
El conflicto es desde hace tiempo un
enfrentamiento entre buenos y malos, una “visión Disney”, donde no hay matices ni
escala de grises, y donde los personajes responden al héroe (Tibet) y monstruo
(China)

China suele ser un país mal visto en Occidente. Con recelos,
con miedo. Los medios occidentales se quejan del presupuesto destinado a Defensa, de la falta
de Derechos Humanos, de los sueldos miserables de sus ciudadanos, las inversiones en África… En fin, después de leer las noticias
que se publican en Occidente sobre este país, uno se pregunta si algo bueno
pasa en China. Hay pocos países en el mundo que tengan tan mala prensa como
este.

En los recientes altercados en el Tibet y otras
provincias chinas, hemos vuelto a asistir a una información demasiado orientada
contra China, simplificada, sin querer entrar al fondo de la cuestión y con
numerosas omisiones. Las noticias publicadas en Occidente han enfadado más de lo normal a los chinos, que no comparten la
visión ofrecida por los grandes medios informativos.

Tanto es así que han
surgido iniciativas como la anti-cnn
y la anti-anti-cnn, que
critican la cobertura realizada por algunos medios occidentales. La propia CNN
se ha visto obligada a desmentir estas manipulaciones.

A continuación, vamos
a abordar algunos de los errores o simplificaciones cometidos en los
últimos días
:

  • Tibetanos buenos y chinos malos. Antes de que comenzaran
    los altercados en Lhasa, China ya había perdido la batalla de la opinión
    pública. El conflicto entre China y Tibet es desde hace tiempo un
    enfrentamiento entre buenos y malos. Es lo que Rafael Poch llama una “visión Disney”, donde no hay matices ni
    escala de grises, y donde los personajes responden al héroe (Tibet) y monstruo
    (China). Los conflictos son normalmente algo mucho más complejo que un
    enfrentamiento entre buenos y malos.

  • Historia del Tibet. La mayoría de los medios occidentales
    han resumido la historia del Tibet con la siguiente frase: “Desde la ocupación
    del Partido Comunista de China en 1950…”. La historia del Tibet es mucho más compleja
    que todo eso y, como mínimo, China convirtió la región en un protectorado
    durante la Dinastía Qing (1644-1911). Como dice Xulio Ríos, la historia del
    Tibet da argumentos a las dos partes (todo depende del enfoque de cada uno),
    aunque no parece de recibo querer simplificar el conflicto histórico con la frase que
    hemos citado. En el Financial Times, por ejemplo,
    empiezan el resumen de la historia del Tibet en 1911,
    que tal vez les vendría mejor.

  • Los tibetanos pacíficos. En Occidente, tal vez debido a la
    influencia de Hollywood, se cree que los tibetanos son pacíficos, espirituales
    y buena gente. El Dalai Lama aparece siempre envuelto en una aureola divina y la causa tibetana siempre tiene
    connotaciones positivas. Tal vez por eso (no encajaba en el guión que ya tenían
    escrito) muchos han omitido que las manifestaciones en Lhasa que provocaron
    tanto revuelo fueron violentas, quemando hoteles, casas y negocios y
    atacando a chinos han y hui, entre ellos algunos niños. La violencia por
    parte de tibetanos en estas manifestaciones contra personas inocentes ha sido
    deliberadamente “escondida” por la mayoría de medios occidentales.

  • Nos gustan más las fuentes tibetanas. Es cierto que las
    fuentes del Gobierno chino son de las menos fiables del planeta, pero eso no
    quiere decir que las del Gobierno tibetano en el exilio no sean también
    interesadas. Hay que tener en cuenta que ambos tienen intereses en este
    conflicto y que ambos están interesadas en aportar una visión determinada.
    Sin embargo, en muchos medios se han utilizado las fuentes tibetanas (sin
    pruebas fehacientes de que sean ciertas) como realidades demostradas.

  • ¿Cuál es la política china en Tibet? Muy pocos medios han
    intentado abordar lo que pasa de verdad en el Tibet. Casi todos han recogido
    las palabras del Dalai Lama que hablaba de “genocidio cultural”, pero muy pocos
    han intentado analizar el origen y la evolución del conflicto. Pocos han citado
    el régimen que había antes de que llegaran los comunistas, las ventajas de
    que disponen los tibetanos en China (menos notas para entrar en la
    Universidad, no tienen que seguir la política del hijo único…) y las enormes
    inversiones del Gobierno chino. Al público occidental le ha faltado aquí la
    otra cara del conflicto. Una muy buena aproximación a este tema es la de Peter
    Hessler en Tibet through Chinese Eyes.

  • ¿Qué intereses tiene Occidente en todo esto? Muy pocos
    medios occidentales se han hecho esta pregunta. El Tibet fue una zona
    estratégica en la que Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos han tenido
    intereses a lo largo de su historia. No conviene olvidar tampoco que Estados
    Unidos, en un intento por desestabilizar a la China comunista durante la Guerra
    Fría, financió a la guerrilla tibetana e incluso dio importantes sumas de
    dinero directamente al Dalai Lama. Sin ir más lejos, medios como la Radio Free
    Asia (frecuentemente citada por los medios occidentales) nació de la CIA y es
    evidente que el Dalai Lama ha sabido granjearse muchos amigos en Hollywood. La
    misma semana en la que estos acontecimientos se desarrollaban en Tibet, EE.UU. mandaba barcos de guerra para “proteger” las
    elecciones en Taiwán (en un mensaje claro a China), anunciaba que aumentaría las emisiones de radio en tibetano y Nansi
    Pelosi se entrevistaba con el Dalai Lama
    . Echando un vistazo a la historia
    y al sentido común, como mínimo cabría preguntarse por los intereses
    occidentales (sobre todo de EE.UU.) en este conflicto).

    Uno de los ejemplos más
    vergonzosos ha sido el de utilizar imágenes de policías en Nepal o
    India golpeando a monjes tibetanos como si estuvieran pasando en China
    Uno de los principales problemas y hostilidad de los medios hacia Pekín viene
    precisamente de las prohibiciones y la censura chinas, que predisponen a muchos
    periodistas y ciudadanos contra ella

  • Fotos e imágenes.  Debido a lo que hemos dicho
    más arriba (idea de tibetanos buenos-chinos malos, simplificación del
    conflicto…) algunas imágenes han sido mal utilizadas por los medios y fallado
    en el propósito de ofrecer una información objetiva (o por lo menos honesta).
    Uno de los ejemplos más
    vergonzosos
    ha sido el de utilizar imágenes de policías en Nepal o
    India golpeando a monjes tibetanos como si estuvieran pasando en China.

Otro que ha creado mucho polémica ha sido la edición de una
fotografía publicada por la CNN en la que se
recortaron
a los violentos manifestantes tibetanos.

Aunque la mayoría de medios occidentales no han hecho mucho
caso a estas críticas llegadas desde China, algunos ya han tenido que rectificar. Así le ha pasado al Washington
Post, que ha tenido que corregir uno de los pie de foto en el que las imágenes
correspondían a Nepal y no a China. Lo mismo le pasó a las alemanas RTL TV y
N-TV que hicieron correcciones en su página web los días 23 y 24 de marzo y
pidieron perdón al público.

Evidentemente, todo esto parecen pequeños detalles en
comparación con la manipulación hecha por los medios de comunicación chinos.
Uno de los principales problemas y hostilidad de los medios hacia Pekín viene
precisamente de las prohibiciones y la censura chinas, que predisponen a muchos
periodistas y ciudadanos contra ella. No sólo eso, sino que impedir a los
informadores acceder a Tibet ha impedido que sepamos lo que ha pasado de
verdad en los últimos días.

Pocas veces en China se ha
visto una diferencia tan grande entre lo que piensa Occidente y lo que
piensa China, entre la forma en la que unos y otros interpretan este país.
De seguir así, con estas noticias que siempre van contra Pekín y que se olvidan
de la otra parte, corremos el peligro de cortar el cable de comunicación con China.

La guerra mediática en Youtube

Para los amantes del Youtube, el conflicto de Tibet
también ha dejado cosas interesantes: entre ellos “China fue, es
y será parte de China
” y su réplica
“China no fue, no es y no será parte de China”
. Más interesante es un vídeo
que ya se ha enlazado más arriba, titulado de True Face of
Western Media
, donde se muestran algunos de los errores cometidos por los
medios occidentales (sobre todo estadounidenses y alemanes).

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

10 Comentarios

  1. Anónimo 28/04/2008 en 16:17

    Que buen articulo… pienso igual, los medios de comunicación están demasiado enfocados en crear una imagen negativa de China, sabiendo que los tibetanos no son lo que parecen. Es imposible que alguien no tenga un lado violento, todos lo tenemos, hasta los tibetanos lo tienen, asi que creo que esta mal tachar, como bien decias antes, China = villano, Tibet = héroe…. No creo que este bien, y es más pienso que todos los paises occidentales dejen de estar metiendose en donde no les corresponde, ¿Porque no se limitan a trasmitir la información de una manera limpia y transparente? Ahhhh porque, claro, tienen cierto interes en crear una mala imagen de la China comunista; admito que China ha tenido errores en su mandato comunista, pero no por eso se les va a tachar de por vida que son ellos los que siempre incian los conflictos……

    Te felicito por este buen articulo….. segui adelante…….

  2. Anónimo 28/04/2008 en 12:31

    creo que los estado unidos siempre estan metiendo las narises donde no deben y quieren vender la politioca de que ellos pueden solucionar los problemas de los demas pero solo son ipocritas hacen daño en todos lados solo por intereseces politico y poder hasta cuando con esto pofavo basta’ paz!

  3. Anónimo 28/04/2008 en 12:31

    creo que los estado unidos siempre estan metiendo las narises donde no deben y quieren vender la politioca de que ellos pueden solucionar los problemas de los demas pero solo son ipocritas hacen daño en todos lados solo por intereseces politico y poder hasta cuando con esto pofavo basta’ paz!

  4. Anónimo 28/04/2008 en 12:31

    creo que los estado unidos siempre estan metiendo las narises donde no deben y quieren vender la politioca de que ellos pueden solucionar los problemas de los demas pero solo son ipocritas hacen daño en todos lados solo por intereseces politico y poder hasta cuando con esto pofavo basta’ paz!

  5. Anónimo 26/04/2008 en 13:07

    Que bueno que se muestra el lado real de la situación, porque muy pocos conocen los verdaderos intereses de personas con mucho poder en el mundo y que de una u otra anera influyen en los aconteseres de diversos paises.

  6. Anónimo 06/04/2008 en 2:47

    No creo que de lo que he escrito se pueda sacar esas conclusiones que usted afirma, señor “Ateo-Rojo-Mason” (curioso nombre).

    Este análisis de los errores cometidos por los medios occidentales no pretende, ni mucho menos, justificar la carencia de derechos humanos en China, la represión en el Tibet o la falta de libertades en China. Nada tiene que ver una cosa con la otra.

  7. Anónimo 05/04/2008 en 22:10

    Muy bien, creo que es un buen análisis aunque sesgado y dirigido.

    ¿Quiere usted decir con eso que se puede mandar al las “fuerzas y cuerpos de seguridad del estado” a matar tibetanos?.

    Creo que ahí algo se le olvida a usted también Don Daniel Méndez Morán, ¿no deberia tenerlo también en cuenta?.
    ¿O cuando los que matan son los estados, se puede mirar a otra parte?.

    Verguenza ajena, señor mio.

  8. Anónimo 03/04/2008 en 18:59

    Has leido algo del budismo, del sistema de gobierno del tibet o de la manera como conisderan la vida. Porque yo sinceramente pienso que tiene mucho mas peso moral un ejercito reducido de personas que no tienen armas ni tanques, que un superestado gigantesco que controla todos los medios, e impone ordenes sin preguntar.

  9. Anónimo 03/04/2008 en 5:55

    En mi vida he conocido a tibetanos y todos más o menos coinciden de la falta de libertad para profesar su propia religión y que no se te ocurra nunca expresar tu opinión en publico, pues la carcel y las torturas seran inevitables, y conozco no una sino muchas historias que pondrian los pelos de punta por las atrocidades cometidas por algunas personas afines al regimen chino, por otro lado ya no son los tibtanos sino Amnistia Internacional y reporteros sin fronteras. Por no entrar en la ejecuciones de penas de muerte.

  10. Anónimo 03/04/2008 en 4:56

    Muy buen artículo, porque nada en este mundo es blanco ni negro, aunque nuestra atrofiada capacidad crítica esté demasiado débil como para vivir con ello. Ni tanto ni tan calvo, que decía mi abuela. Algo que pocos periodistas suelen tener en cuenta.
    Enhorabuena al autor.

Participa con tu comentario