Viernes 28 de julio de 2017,
Bottup.com

Los derechos humanos no terminan de entrar en la China olímpica

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

A un año de la celebración de los Juegos Olímpicos, las ONG incrementan
sus denuncias por la falta de libertad de expresión en el gigante
asiático

Image
Logo de las Olimpiadas de Pekín

Las principales ong internacionales han elevado sus denuncias por la sistemática violación de los derechos humanos por parte del Gobierno chino cuando falta justamente un año para la celebración de los Juegos Olímpicos, cuyo último episodio ha sido la expulsión del país de cuatro responsables de Reporteros sin Fronteras, entre ellos su presidente, el español Fernando Castelló, por haber protestado ante la sede olímpica contra la detención de periodistas y activistas chinos.

Miembros de esta organización desplegaron ayer martes en París una gran bandera con los aros olímpicos en forma de esposas con la mención a ‘Pekin 2008‘, protesta que también han realizado en otras ciudades como Nueva York, Montreal o Pekín solicitando también la puesta en libertad del centenar de periodistas, internautas y activistas que siguen encarcelados por su lucha a favor de la libertad de expresión.

Amnistía Internacional (AI), por su parte, afirma en su último informe sobre la China olímpica que “se acaba el tiempo para que el Gobierno chino cumpla su promesa de promover los derechos humanos como parte del legado de la Carta Olímpica. Si las autoridades no adoptan medidas urgentes corren el peligro de empañar la imagen de China y el legado de las Olimpiadas”, ha afirmado Irene Khan, secretaria general de esta organización.

AI denuncia que varios activistas con base en Pekín “siguen sometidos a detención domiciliaria y a fuertes medidas de vigilancia policial“, así como la “clausura de varias publicaciones chinas sobre desarrollo y sociedad civil”. Igualmente relata “el uso continuado de la detención sin juicio como parte de las operaciones de limpieza de Pekín con vistas a los Juegos Olímpicos”.

El “secretismo” que rodea a la aplicación de la pena de muerte, la “persecución de abogados” que asisten a víctimas de violaciones de derechos humanos”, las “campañas represivas” contra el periodismo nacional y la “censura sobre internet“, son otros asuntos denunciados por la ong.

También Human Rights Watch ha mostrado su preocupación por la situación de los derechos humanos en China, especialmente en lo referente a la libertad de prensa. “El Gobierno chino -asegura- no está cumpliendo su promesa de eliminar por completo las restricciones a periodistas extranjeros“. Las normas para la actividad de los periodistas están recogidas en la ‘Guía de Servicios para Medios Extranjeros ‘.

Esta ong denuncia que estas normas “excluyen intencionadamente a los periodistas nacionales y a ciudadanos chinos que trabajen para organizaciones de prensa extranjera en China del uso de dichas libertades, ya que la ley china prohibe de manera expresa a sus ciudadanos que trabajen como periodistas para publicaciones extranjeras“. Human Richts opina que “no existe justificación alguna en negarles a los periodistas chinos las aún limitadas libertades que sus colegas extranjeros disfrutan”

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario