Viernes 28 de marzo de 2014,
Bottup.com

Los hijos de Jordi Pujol siguen en el punto de mira de la justicia

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

Jordi Pujol

Jordi Pujol

La Vanguardia:
Ruz señala que Jordi Pujol Ferrusola cobró de sociedades contratistas de la Generalitat

Barcelona 1-03-2014. Anticipándose a que un juez dictara que alguno de sus hijos cobraba de constructoras, al igual que Félix Millet, se escudó con aquello de que ya eran mayores y tenían su vida. Con Millet fue más cáustico: le había ‘desebut’, decepcionado, engañado.

34 años expoliando Cataluña, y zafándose de quienes en su entorno aplicaban la institucionalizada mordida: aquel 3% del que acusaba Maragall, que en realidad alcanza hasta el 20%

Nadie engañó nunca a Pujol. Precursores de los hijos fueron Prenafeta, Maciá Alavedra, Javier De la Rosa, y otros, con el siempre presente amoral y gánster Juan Piqué Vidal y su bufete tapadera.

Su gran cerebro le permitía mil caras, y otros tantos ‘hijos y Millet’, agravado con la facilidad de desmarcarse de sus corruptos y corrupciones. Su millón de fieles le permitían y le permiten todos los desmanes.

¡34 años! expoliando Cataluña, y zafándose de quienes en su entorno aplicaban la institucionalizada mordida: aquel 3% del que acusaba Maragall, que en realidad alcanza hasta el 20%. Y en las recalificaciones y otras concesiones los porcentajes se convertían en cifras de escándalo, si nos atenemos a las operaciones registradas en notarios por John Rosillo, su hombre de paja o de sus hijos, según juicio y condena en el caso Hacienda de Barcelona.

Pero la mayor de sus piruetas fue la ‘sociovergencia’: la asociación con el todopoderoso PSC para aprovechar cualquier posibilidad de negocio. Las imprescindibles caixas y el Ayuntamiento de Barcelona. Aunque a los que me insultan les parezca mentira, desde el primer momento, cuando en 1980 apareció por primera vez en el balcón de la Generalitat ante el del Ayuntamiento, se entendió con Narcís Serra, alma gemela separando y distinguiendo entre discurso e intereses. Infinito filón.

Un balcón que le libraría de la gran estafa de Banca Catalana, le permitiría pagar y apagar los más peligrosos rescoldos de su grupo de empresas, y de nuevo a Suiza a través de Andorra, como describe la denuncia de Carlos Obregón en 1991, o directamente como se deduce de las cuentas del Juez Pascual Estevill o Javier De la Rosa.

Pero la mayor de sus piruetas fue la ‘sociovergencia’: la asociación con el todopoderoso PSC para aprovechar cualquier posibilidad de negocio

Cuenta en sus memorias (pág. 162 de Jordi Pujol ‘Memòries- Temps de construir- 1980-1993) que Narcís Serra y Samaranch atravesaron la Plaza San Jaime para interesarle por unos hipotéticos Juegos Olímpicos, y dice que sin pensárselo prometió la total colaboración de la Generalitat, sabiendo de la utilización política que se haría (sic) nada favorable para CiU.

Un infinito filón que aprovecharía pactando con Madrid en los periodos de obligada gobernabilidad, o atacando con campañas similares a la del “España nos roba”, o los agravios y matraca con el catalán y la especial cultura catalana.

El fallido Estatut marcó el camino futuro, cuando quebradas por expolio cajas de ahorros y España entera el dinero y los ‘negocios’ se acaban, entrando en el actual paroxismo o excitación independentista. Primero prometiendo continuar en la Unión Europea, y cuando le dan con la puerta en las narices, solos.

La nación catalana contra el mundo. Se imaginará la única fórmula para que ni el juez Ruz o el juez Pijuan alcancen su inmensa fortuna, que presumo repartida entre sus herederos.

Imagen: Convergència Democràtica de Catalunya

Editado por la Redacción: subtítulo, destacados e imagen

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario