Viernes 30 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Los lápices también vuelan, y su próximo destino es el Kurdistán iraquí

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Image

Ayer en Palestina, hoy en el Kurdistán Iraquí. Lápices para la paz es una iniciativa que consiste en llevar material escolar a niños y niñas que sufren conflictos armados.

Este artículo pertenece a la nueva sección ‘Organizados’

Image
Logo de la campaña

Si hay otra infancia olvidada es la kurda. Dicen que es el país inexistente: El [[Kurdistán]] Iraquí. Para nosotras no lo será.

Image
Mapa del territorio donde se asienta el pueblo kurdo.

Los lápices también vuelan, y volarán a Iraq, en concreto al pueblo Kurdo. Bahman Ghobadi dejó grabadas, en la soberbia película “Las tortugas también vuelan”, imágenes  de niños kurdos que se buscaban la vida desenterrando minas antipersona. Esta es otra de las injusticias que asolan los pueblos después de infames guerras. Según cifras de la ONU, en el suelo de la zona del Kurdistán hay entre 10 y 20 millones de minas terrestres.

Las minas y los obuses abandonados sin explosionar ocasionaron 2.391 muertes entre enero de 1991 y diciembre de 1996. Estos artefactos provocaron la mutilación de 4.324 personas. Los mismos expertos de la ONU señalaron que estos datos no son completos porque hay víctimas que no se registraron. Por lo tanto, si hay un lugar del mundo donde hay más minas antipersonas es allí.

La nación Kurda ha existido desde hace treinta siglos en Kurdistán. Pero esto no es óbice para que este pueblo sea reconocido. Es el país inexistente. El caso del pueblo kurdo es extrapolable a muchos de los conflictos actuales, que tienen su origen en la política represiva sobre ciertas etnias o pueblos.

En los últimos años los gobiernos de Siria, Turquía, Irak e Irán están cada vez más unidos en su política de persecución y represión contra los kurdos.

Los kurdos son un pueblo de 12 millones de personas que no tiene fronteras propias en el atlas, sino que se esparcen entre las de Iraq, Irán y Turquía.

El anterior régimen de Sadam está ante los tribunales por crímenes de genocidio contra el pueblo kurdo en la brutal campaña de Anfal. Algunos datos, a modo de breve resumen de sus acciones:

– Más de 4.000 pueblos arrasados (el 85% del total) con sus poblaciones deportadas en masa

– Cerca de medio millón de desaparecidos contabilizados

– Más de 200 lugares habitados por población civil bombardeados con armas químicas y biológicas, de los que el ejemplo paradigmático es Halabja, que con 70.000 habitantes perdió en una mañana a la décima parte de su población.

– Decenas de miles de encarcelados y torturados, incluyendo un 25% de ellos menores de edad.

– Miles de niños asesinados que aparecen ahora en las fosas comunes

– Millones de hectáreas de bosques quemados

– Cerca de 10 millones es la cifra estimada de minas anti-persona que permanecen distribuidas en el territorio de la región, convirtiéndola en la zona con mayor densidad per cápita del mundo.

Ante este panorama, nosotras nos queremos embarcar de nuevo en este otro destino, donde la educación más exhaustiva que tienen los niños kurdos son las medidas a tomar a la hora de desactivación y manipulación de bombas antipersonas.

Las guarderías y colegios kurdos carecen de material escolar básico y muchos de ellos recuerdan muertes por armas químicas que Sadam mandó ejecutar.Al Kurdistán se le está negando como pueblo, es decir se los niega en la lengua, en las costumbres, en la vida política e intelectual, se censuran sus producciones literarias, artísticas, en definitiva su educación.

Creemos que es un destino necesario y obligado pues este pueblo actualmente olvidado por la Comunidad Internacional y por diferentes organismos no gubernamentales necesita un pequeño grano de arena para esos niños y niñas que viven entre montañas y campos de refugiados. Por eso pedimos vuestra ayuda para que “Lápices para la paz –  Kurdistán Iraquí” sea un sueño hecho realidad. Comenzamos a trabajar.

La cuenta bancaria es a nombre de la ONG Infancia Solidaria, donde podéis ingresar, mediante transferencia o ingreso en efectivo, tu donación: La Caixa 2100.4179.93.2200045563

Poned en concepto: Kurdistán “lápices para la paz” (esto es muy importante cuando realicéis el ingreso).

Y todo aquel quien quiera, una vez realizado el ingreso, y a efectos de la desgravación fiscal del 25% de tu aportación, deberás remitir un correo electrónico a is@infanciasolidaria.org con tu nombre, dirección postal y NIF.

Recursos:

Blog Lápices para la paz: http://mm-cuadernodebitacora.blogspot.com/

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario