Domingo 23 de julio de 2017,
Bottup.com

Los mejor pagados viven casi tres años más

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Los negros mueren antes que los blancos con los mismos ingresos, según un estudio del FMI en EE UU

Quienes se encuentran a lo largo de su vida activa en el tramo más alto
de renta viven “entre dos y tres años” más que quienes figuran entre el
10% que menos ingresan según la categórica conclusión a la
que llega una investigación difundida en un Documento
de Trabajo del [[Fondo Monetario Internacional]] (FMI ), que se basó en una
muestra de 517.158 personas nacidas entre 1900 y 1942 en EE UU.


(Servimedia) La
investigación, titulada “Mortality and Lifetime Income: Evidence from
U.S. Social Security Records”, siguió la pista de la vida laboral y poslaboral de más de medio millón
de norteamericanos hasta el año 2004.

Cruzando la información disponible sobre sus ingresos
en la Seguridad Social americana con las edades de fallecimiento, los
investigadores cuantifican “entre dos y tres años” el tiempo de vida
extra que proporcionan unos ingresos elevados, por comparación con la
longevidad de quienes menos ganan.

Esta conclusión sólo se ve
matizada por la constatación de que, para unos mismos ingresos a lo
largo de toda una vida, es mejor ir de menos a más que al revés. En
concreto, los trabajadores con una trayectoria ascendente en sus
ingresos “pueden vivir entre seis y dieciocho meses adicionales”,
señala el estudio.

Jubilado Rico, jubilado pobre

En todo
caso, el efecto vivificante de ganar más parece incontestable. Por
ejemplo, un jubilado de raza blanca nacido en 1920 y perteneciente al
tramo del 10% más bajo de renta vive un promedio de 78,8 años (76,8 si
es negro)
, un jubilado de ingresos medios vive 80,3 (77,8 si es negro)
y otro situado entre el 10% con más dinero ve prolongada su vida hasta
los 81,6 años (80,3 si es negro).

El estudio muestra, en
consecuencia, que un buen nivel económico es un factor de longevidad,
independientemente del sexo y de la raza. Pero, como el nivel de
ingresos es claramente superior entre los blancos, el resultado
previsible es que haya un número desproporcionadamente alto de personas
de raza negra con vidas más cortas que las de los blancos.

Los autores de esta investigación, James E. Duggan, Robert Gillingham y
John S. Greenlees, sugieren que las conclusiones a las que han llegado
deberían ser tenidas en cuenta a la hora de plantear reformas de la
Seguridad Social relativas a cuestiones como elevar la edad de retiro.

Las diferencias de longevidad en función de los ingresos atenúan
(aunque no reviertan completamente) la progresividad del Sistema de
Seguridad Social. Los que más ganan cotizan más mientras están en
activo, pero, al retirarse, no sólo reciben prestaciones más elevadas,
sino durante más tiempo, puesto que viven más.

{mos_sb_discuss:3}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Somos periodistas, nuestra función en Bottup es editar profesionalmente todas las noticias que producen los usuarios, publicarlas, difundirlas y atender todas las dudas de los autores y del resto de usuarios.

Participa con tu comentario