Sábado 01 de octubre de 2016,
Bottup.com

Los monjes budistas desafían a los militares birmanos con una nueva manifestación

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

Un centenar de monjes recorrieron las calles de la ciudad de Pakokku sin que se produjeran incidente

El enviado de la ONU volverá a reunirse con la Junta Militar a principios de este mes de noviembre tras su gira por la región

Las ong denuncian masivos desalojos de campesinos y el aumento de la prostitución infantil alentada por miembros del Gobierno

Image
Monjes budistas

Un centenar de budistas se manifesaron en la ciudad birmana de Pakokku, un mes después de las masivas protestas habidas en el país reprimidas violentamente por los militares en las que unos 200 activistas podrían haber muerto y otros 6.000 habrían sido detenidos, según fuentes de la oposición birmana, informa Europa Press.

Los monjes marcharon por la ciudad de forma pacífica y entonando salmos
durante cerca de una hora sin que se produjeran incidentes, lo que
viene a confirmar las intenciones declaradas por la oposición

Los monjes marcharon por la ciudad de forma pacífica y entonando salmos durante cerca de una hora sin que se produjeran incidentes, lo que viene a confirmar las intenciones declaradas por la oposición en continuar con las protestas contra el régimen de la Junta Militar.

En las últimas semanas, las autoridades birmanas han liberado a varios actividas detenidos en las protestas de septiembre. Hoy, siete miembros de la Liga Nacional para la Democracia, de la premio Nobel Aung San Suu Kyi, han salido de prisión, aunque aún siguen encarcelados 150 activistas de dicho partido, según su portavoz Han Tha, quien ha denunciado las condiciones inhumanas en que se encuentran los detenidos.

Las organizaciones humanitarias, por su parte, siguen
denunciando los abusos cometidos por la Junta Militar y continuan con
sus campañas a favor de la democratización del país

Por su parte, el enviado de la ONU, Ibrahim Gambari, visitará el país los primeros días de noviembre tras su recorrido por los países de la zona para recabar apoyos al proceso de democratización de Birmania, especialmente por parte de India y China, los que más pueden presionar a la Junta Militar.

Suu Kyi se reunió hace dos semanas con un interlocutor designado por las autoridades, el general retirado Aung Kyi, aunque nada se sabe de los resultados de la entrevista.

Las organizaciones humanitarias, por su parte, siguen denunciando los abusos cometidos por la Junta Militar y continuan con sus campañas a favor de la democratización del país.

Human Rights Watch denunció la pasada semana que el Ejército está obligando a cientos de miles de personas pertenecientes a minorías étnicas a huir de sus hogares para “hacer concesiones de proyectos a empresas controladas por miembros del Gobierno”.

Según publicaba ayer The Gardian , las difultades económicas han llevado a muchas niñas y adolescentes a buscar ingresos en la prostitución, una actividad prohibida formalmente en el país, pero organizada en muchos casos por funcionarios del Gobierno. Según este diario, una noche de sexo con una niña no cuesta más de 70 euros.

Avaaz, según informaciones recogidas entre sus contactos en el país asiático, sostiene que la brutal represión contra los monjes budistas ha sembrado un gran descontento entre la población birmana. A pesar de la aparente calma, la oposición sigue planeando nuevas formas de lucha contra la dictadura. Desde su web, esta organización quiere recoger un millón de firmas para entregarlas al Consejo de Seguridad de la ONU para que ejerza una mayor presión ante la Junta Militar.

La organización Human Rights First también recoge firmas en su web para enviarlas al ministro de Asuntos Exteriores chino y de otros países del sudeste asiático.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario