Viernes 09 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Los otros ‘muertos’ nuestros de cada día

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

OPINIÓN / Los Juegos Panamericanos dejan poco deporte en televisión y denuncias contra canales que lo ofertan
A la vez, Carlos Salinas habla de la ‘década perdida’ y de los 50 millones de mexicanos que viven en la pobreza

Si en el mes de noviembre de cada año, los días 1 y 2 son nombrados Día de Todos los Santos y de muertos respectivamente, al resto de los días del año, ¿se les podría llamar ‘Días de Purgatorio’?

Ya se acabo octubre y dolorosa o felizmente, también concluyeron los XVI Juegos Panamericanos. Evento, en el que siendo honestos y nada pesimistas se dejó ver entre otras cosas que, de algún modo u otro, en este país hay jóvenes con deseo de sobresalir deportivamente, pero esos jóvenes y miles más que vienen tras de ellos o les antecedieron, se encuentran/encontraron con muros infranqueables de corrupción y olvido por parte de todos aquellos gobernantes y/o medios informativos que dicen: “Haz deporte, vive sanamente. Mente sana en cuerpo sano. Los niños son los futuros campeones olímpicos”, etcétera, etc.

Durante los XVI Juegos Panamericanos, ya concluidos, las cadenas mayoritarias de televisión no transmitieron apenas deporte, salvo la consecución de algún éxito patrio

Deporte, que únicamente en estos determinados días es tomado en cuenta y entonces se le alaba, se le magnifica y orgullosamente se recuerda a quienes han ganado tal o cual medalla e hicieron soñar a la poca o mucha afición de su nación. Mas, si de hablar de ver un evento deportivo en alguna de las dos televisoras nacionales se trata, olvidémoslo. Porque aquí de deporte únicamente se ve, escucha y habla, solo fútbol y más fútbol. En las noticias es la parte medular y nada más, o a menos que al ‘poderoso’ América (equipo propiedad de Televisa) un árbitro le haga trampa, o que uno de sus jugadores diga sus verdades a través de los medios de información, entonces se cambia de tema pero, no por eso deja de hablarse únicamente de fútbol.

Tras la inauguración de la justa deportiva, el bipolio televisivo Televisa-Azteca, puso el grito en el cielo al detectar que a través de la señal de Internet, específicamente por medio de la señal: Uno noticias.com se estaba haciendo transmisión en vivo de las competencias panamericanas, mientras ellos transmitían sus refritos telenovelescos o las multi-transmitidas películas con sello de ‘estreno’ y hasta las ‘rosas’ noticias de este país en el que no pasa nada.

Grito que de inmediato se convirtió en denuncia ante las autoridades correspondientes, ya que por semejante hecho, ellos estaban viendo mermadas sus utilidades porque los resultados se daban a conocer al instante y no en el horario que ellos –poderosos caballeros- habían comercializado con antelación.

Sí, son deportes y deportistas ‘muertos’ que no precisamente requirieron de una granada expansiva o de las balas de un fusil de asalto, como ya se han utilizado en más de 50.000 víctimas en el lapso de estos últimos cinco años. Mexicanos con sueños que requirieron simplemente que esos proclamantes del ‘haz deporte’ les ignoraran y que no se les prestaran ni un poco de atención, mientras representaban digna y deportivamente al que es su país.

¡Ah!, pero cuando esos ignorados ganan y se llevan medalla de oro, entonces sí, se hacen presentes y dicen: “¡Estamos orgullosos de ti ‘Fulanito’ o ‘Menganita’! ¡El país entero vibró con tu hazaña y te acompaña en estos tus momentos de gloria personal!” o “¡Hemos seguido con atención tu trayectoria!”, cuando en realidad, ni el país entero se dio cuenta del logro y esos alabadores del deportista no saben si dice pío o es mudo. Eso entre otras tantas cosas pasa a ser algunas de las nefastas mentiras que continuamente dicen, publican y difunden.

La retransmisión en directo por un canal de Internet hizo que Televisa y Azteca lo denunciaran ante las autoridades por perjudicar sus retransmisiones en diferido

¿Cuándo para que por televisión abierta se transmita una competencia de lanzamiento de jabalina, gimnasia, salto de altura, tae kwon do, clavados, ciclismo, canotaje o cualesquiera de los deportes olímpicos o panamericanos? ¡Nunca! La razón es de todos conocida, no es negocio y si no es negocio, entonces… ¿Por qué pegar de gritos y sombrerazos al aire?

Un ejemplo que dejó en claro la incompetencia y el egoísmo que se tiene, fue que para  hacer competencia a la señal de Internet, transmitieron en vivo algunas de las justas deportivas, pero para poner un ejemplo del desastre efectuado, en uno de los partidos de béisbol, el narrador de TV Azteca transmitía tal y como si estuviera narrando un encuentro de la lucha libre estadounidense y así, ¿a quién le quedan ganas de seguir observando su deporte favorito en esos canales o les cree alguna bendita cosa?

Mientras eso pasaba en el centro de la República, en la cachanilla ciudad de Mexicali, Baja California, el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, tras la presentación de su libro titulado ‘¿Qué hacer?’, hacía revivir el fallecimiento de los cientos de muertos habidos durante su negro sexenio diciendo que: “en mi administración combatimos a todos los cárteles y detuvimos a capos, además de que los decomisos realizados en mi gobierno fueron los más altos de la historia, no rebasados por ningún otro”.

Además dijo también que: vivimos en una ‘década perdida’ y padecemos momentos difíciles en materia económica ya que se calculan 50 millones de mexicanos viviendo en la pobreza.

Bien lo dijera algún pobre iletrado tras el sexenio de la persona en cuestión: “Los siguientes muertos, ¿se los embolsamos o se los lleva puestos señor Salinas?”. Porque decir: ‘vivimos y padecemos’, periodística, real y humanamente se considera lo debe de decir alguno de esos millones que viven en el país. Alguno de esos que viven con un salario mínimo de risa. Alguno de los que obligadamente ha tenido que migrar de su lugar de origen al extranjero o ciudades de la misma República dejando tras de él, además de sus pocas pertenencias, toda una vida. Todo por causa de la violencia generada que es el reflejo de la pobreza que se vive día a día.

Porque ‘vivimos y padecemos’ no lo debe de decir quien vive holgadamente en el extranjero. Quien es mantenido a costa de los impuestos que pagan por lo menos, la mitad de esos 50 millones de pobres. Quien olvida que fue en su sexenio cuando la rapacidad se dio indiscriminadamente. Quien olvida que para callar las bocas de unos cuantos, el hermano se encuentra en prisión y tiene algunas de sus millonarias cuentas bancarias del extranjero, congeladas.

El ex presidente Carlos Salinas alabó al presidente actual, a la vez que dijo que “vivimos en una década perdida” pues calcula que hay 50 millones de mexicanos viviendo en la pobreza

Muertos como: Luis Donaldo Colosio, y el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo asesinados aquel 23 de marzo del año 94 en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana y en el estacionamiento del aeropuerto internacional de la ciudad de Guadalajara, el 24 de mayo de 1993 respectivamente, y por nombrar a solo dos de una larga lista del sexenio salinista, fueron asesinados nuevamente al escucharle contradecirse en cuestión de minutos, ya que también dijo este día de la presentación de su libro que: reconoce al presidente Felipe Calderón porque su actitud “ha sido muy valiente” ante un problema mayúsculo que tiene el país y que es el que genera el crimen organizado. Si atacaron fuertemente durante su sexenio al narcotráfico, ¿como es que renació y está ahorita en los niveles que se encuentra?

Además de eso, a Salinas se le olvidó que en su declaración posterior a haber montado una guardia fúnebre en el velorio del Cardenal Posadas dijo que se aplicaría todo el rigor de la ley para esclarecer los acontecimientos e hizo un llamado a la reflexión sobre lo inútil de la violencia que afecta a inocentes.

[important color=green title=video]

[/important]

¿No son contradictorias sus declaraciones? ¿Cómo es que alaba a Calderón por su guerrita y antes decía que se afecta a inocentes? O sea, ¿en esta época no los hay? O, ¿podrá ser que por dedicarse a escribir libros no lee las noticias de este país en el que ‘vive’?

Obsérvese, que no se menciona nada de los cientos y cientos de muertos que hubo en la misma ciudad de Guadalajara Jalisco, el 22 de abril del año 92 a causa de la explosión por acumulación de gases en la red de alcantarillado. A esos muertos, tampoco se les ha hecho justicia y también son del periodo presidencial de quien hoy dice: “Vivimos una década perdida, padecemos…”.

Los otros ‘muertos’ nuestros de cada día también pueden ser aquellos que al paso de los días, olvidaron todo eso ya vivido, porque en consecuencia padecieron y padecen las crisis generadas a través del tiempo por gentes que inmisericordemente dice: “Haz deporte. No vine a hablar de política. Vean el noticiero de Televisa. Entérense de primera mano con Azteca”.

El Día del Purgatorio es cada despertar en el que cada uno de esos 50 millones de pobres busca ganar el salario mínimo equivalente a 4,50 dólares promedio, por turnos de 8 y hasta 12 horas de trabajo

Por eso y quizás alguna cosa más, viene la pregunta de ¿cómo llamar a cada día del año?, exceptuando los días de ‘Todos los Santos y Muertos’.

El día del purgatorio es cada despertar en el que cada uno de esos 50 millones de pobres busca ganar el salario mínimo equivalente a 4,50 dólares promedio, por turnos de 8 y hasta 12 horas de trabajo, mientras cientos y cientos de nuestros gobernantes, por hacer declaraciones tontas, por cubrir a ‘pseudodiputados’ elegidos democráticamente para que no sean detenidos por las autoridades competentes ante su presunta relación con el narcotráfico y por velar sus intereses, ganan por junto el equivalente a 700 salarios mínimos.

De los juegos panamericanos ni más que decir, porque de ganancia solo quedan las instalaciones y eso, si acaso se llegasen a aprovechar en pro de tener mejores deportistas, porque hay que recordar que: uno es México y cada sexenio, México es de solo uno. ¡Dios Bendiga América!


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario