Jueves 29 de septiembre de 2016,
Bottup.com

Los productores de plátano de Perú hacen frente a las inundaciones

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

 

VÍDEO / Los agricultores de la asociación de bananeros BOS calculan que han perdido el 30% de su cosecha
120 de sus 643 miembros han perdido su empleo

Los productores de plátano de la Asociación de Bananeros Orgánicos Solidarios (BOS) en Perú están acostumbrados al trabajo duro. En los últimos años se han unido para hacer varias inversiones en su asociación, expandiendo rápidamente las ventas de plátanos orgánicos y de Comercio Justo, pero después de experimentar la mayor temporada de lluvias en 14 años, los agricultores de BOS tendrán que superar muchos desafíos para recuperarse.

Los pequeños productores de plátano de BOS viven en el verde valle de Chira, en la región septentrional de Piura, Perú. La selva tropical seca es, en general, perfecta para el cultivo de los plátanos, al tener menos riesgo de hongos que otras zonas, lo que permite a los agricultores cultivar sus plátanos sin usar químicos. De hecho, la mayoría de los plátanos que se exportan de Perú son orgánicos.

La asociación BOS exporta plátanos orgánicos y de comercio justo e invierten en proyectos sociales y de desarrollo

Pero de enero a mayo de 2012 la región ha sufrido inundaciones severas por lluvias muy fuertes. Más de 60 ríos se han desbordado, y las autoridades se han visto obligadas a abrir presas para impedir que revienten. El resultado ha sido que el agua del cercano río Chira ha inundado más de 367 hectáreas, empapando los campos de los miembros de BOS y las carreteras de acceso. A finales de mayo el nivel de agua del río seguía alta y amenazando con volver a desbordarse.

BOS es una cooperativa de 643 miembros en crecimiento. Consiguió la certificación Fairtrade en el año 2003 y ahora el 96% de su cultivo cuenta a la vez con la certificación orgánica y la de Comercio Justo. En 2010, el valor de sus exportaciones fue de 2,4 millones de dólares, y consiguieron, con sus ventas de Comercio Justo, más de 410.000 dólares de ‘Premium Fairtrade, para invertir en proyectos sociales y de desarrollo.

Invertir en infraestructuras

En los últimos años, los socios de BOS han construido cuidadosamente una infraestructura que ahora se encuentra sometida a muchas pruebas. Utilizaron el Premium Fairtrade para construir almacenes de empaquetado y carreteras de acceso para facilitar la salida de los plátanos destinados a exportación. El gobierno no repara las carreteras con la frecuencia necesaria, ni mucho menos, dejando en manos de las asociaciones de productores su mantenimiento.

Uno de los desafíos a los que se enfrenta BOS es que sus instalaciones de procesamiento y almacenamiento están lejos de los campos de cultivo. Para ahorrar tiempo transportando plátanos, construyeron recientemente un andarivel, un mecanismo usado para pasar ríos y hondonadas que no tienen puente, para transportar los plátanos de los campos a las instalaciones de procesamiento y almacenaje. Construyeron este sistema utilizando una parte de su Premium como entrada, y un préstamo del gobierno cubrió el resto.

Las inundaciones harán que cada agricultor deba invertir 5.000 dólares. Las infraestructuras también han resultado dañadas

También está en marcha un centro de procesamiento para producir pulpa y secar los plátanos. Tardará un año en construirse, pero permitirá a los miembros de BOS ganar un dinero extra preparando sus propios productos procesados como batidos de fruta o mermeladas. También significaría menos desechos, porque podrían dar utilidad a los plátanos que están demasiado maduros para la exportación.

Las inundaciones demoran el desarrollo

Pero ahora con los agricultores luchando por salvar sus cosechas, el tiempo ha relegado varios de estos proyectos de futuro para otro momento. BOS calcula que han perdido el 20-30% de la cosecha total de la asociación, lo que significa que al menos 120 cultivadores han perdido su trabajo.

Según explican los portavoces de la cooperativa: “Los bananeros que han pasado semanas debajo del agua tendrán que ser arrancados de raíz y tirados a la basura, y cada agricultor tendrá que invertir de media alrededor de 5.000 dolares en abono y en el material necesario para replantar”.

Además hay que afrontar impactos adicionales a largo plazo, como la arena que la inundación ha diseminado de un extremo a otro de los campos y que afecta a la productividad del suelo. Las infraestructuras de toda la región también han sido dañadas, dejando sin escuela a centenares de hijos de socios.

En tiempos de crisis, la confianza es un activo valioso, y seguramente uno sobre el que BOS se estará apoyando para movilizar recursos y buena voluntad necesarios para reconstruir el futuro.

Vídeo de los agricultores hablando de sus planes

[important color=green title=video]

[/important]

Más información:

Para más información sobre las inundaciones en Perú (incluyendo fótos), haz click aquí.

Traducción del Inglés por Claire Estor

Fotografía: discoveryorganics.ca


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario