Sábado 10 de diciembre de 2016,
Bottup.com

Los retos de la presidencia española de la UE

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

La presidencia europea de España, inaugurada esta semana, tendrá que enfrentarse a numerosos frentes abiertos

Tras la asunción por España de la Presidencia de la Unión Europea, Zapatero tendrá como ejes fundamentales de su mandato afianzar el liderazgo europeo en la respuesta global al cambio climático y al desafío energético; fortalecer Europa para que tenga voz propia en el escenario geopolítico global; y consolidar una UE más segura para todos sus ciudadanos, afrontando la construcción de un espacio compartido de cooperación judicial y policial.

Presidencia tutelada por Sarkozy
A pesar de las discrepancias con Sarkozy, con el que ha tenido sonoros desencuentros (véanse las críticas

Los mayores retos serán la respuesta al cambio climático y al desafío energético y la construcción de un espacio compartido de cooperación judicial y policial

a la política de regularización de trabajadores extranjeros que llevó a cabo el Gobierno socialista en la pasada legislatura y el revuelo mediático provocado por las supuestas afirmaciones de Sarkozy en las que señalaba que quizás Zapatero “aún no siendo muy inteligente había salido reelegido Presidente”), gracias a sus gestiones y aprovechando la baza de la presidencia europea que España ejercerá en el primer semestre de 2010, España acudió a la cita del G-20 el pasado 15 de noviembre en Washington y también en Londres el pasado 2 de abril, (pese a no pertenecer a los selectos grupos G-8 y G-20).

También es previsible que en 2010 España forme parte de la ampliación de este foro de países (que tiene como misión la reforma del sistema financiero mundial ante la magnitud de la actual crisis económica), tras lo cual Zapatero podría convertirse en uno de los más fieles aliados de Sarkozy y Francia pasaría así a tutelar la Presidencia española Europea de 2010, en la que debe negociarse la Nueva Agenda Trasatlántica, que redefinirá las relaciones de la UE con EE UU y que sustituirá a la actualmente vigente que data de 1995.

Política económica
La continuación de la inestabilidad del sistema financiero, unido a la sustitución de la tradicional doctrina económica del equilibrio presupuestario de los Estados por la del déficit endémico (práctica que por mimetismo adoptarán los Gobiernos regionales y federales), contribuirá a que la prima de riesgo aumente y el crédito siga sin fluir con normalidad a unos tipos de interés reales. Y, junto con la entrada en deflación de varios países y al hecho de que los diferenciales de rentabilidad entre las emisiones de deuda pública dentro de la eurozona han aumentado en los últimos meses (lo que conlleva un encarecimiento y mayores dificultades para obtener financiación exterior), podría agudizar el riesgo evidente de estancamiento de la crisis económica en la UE.

La aplicación de políticas de racionalización de servicios y optimización de resultados acelerará las previsibles fusiones de las cajas y bancos regionales más expuestos a los activos inmobiliarios, no siendo

Sarkozy podría pasar a tutelar la presidencia europea de España y convertirse en el más fiel aliado

descartable a más largo plazo las fusiones eurobancarias que reducirían racionalmente el atomizado espectro financiero europeo.

Asimismo, no sería descartable la subida de tipos de interés por parte del BCE para 2010 (entre 0,5 y 1 punto) y el riesgo de un posible escenario de deflación provocado por la severa contracción del consumo interno, provocada por el hundimiento de los precios del petróleo y de los alimentos básicos durante 2008 y primer trimestre de 2009.

Dicha subida, tendría un inmediato impacto en hipotecas y préstamos bancarios, consiguiente asfixia económica de amplias capas sociales y un dramático aumento de la morosidad y los embargos de viviendas y locales comerciales.

Esta subida tipos de interés, junto con el repunte de los precios del crudo, también podría dar lugar a episodios de estanflación y producir un nuevo crash bursátil, que tendría como efectos benéficos el obligar a las compañías a redefinir estrategias, ajustar estructuras, restaurar sus finanzas y restablecer su crédito ante el mercado (como ocurrió en la crisis bursátil de 2000-2002), y como daños colaterales la ruina de millones de pequeños inversores todavía deslumbrados por las luces de la estratosfera, la inanición financiera de las empresas y el consecuente efecto dominó en la declaración de quiebras y la brutal reestructuración de sectores básicos de la economía (con incrementos de las tasas de paro hasta niveles desconocidos desde la época de la II Guerra Mundial).

Ello aunado con el Aumento incontrolado del Déficit Público (Irlanda, Grecia y España registrarán las mayores tasas de déficit público de la zona euro a lo largo de 2009, con el 11% y el 6,2%, respectivamente, cifras muy superiores a la media de la eurozona (4%) y muy lejos del 3% permitido por el BCE.) y el descenso de los ingresos de los Estados , podría originar una drástica reducción de los subsidios sociales que afectaría a la duración y cuantía de las prestaciones de desempleo, a las pensiones

La subida de los tipos de interés y episodios de estanfracción dejarán a grandes capas de la población en una situación muy vulnerable

de jubilación y viudedad y a la sanidad pública gratuita y universal, no siendo descartable en varios países la aparición de agujeros financieros (véase Grecia) y la utilización de la hucha de las pensiones para poder sufragar las necesidades de los Estado en el horizonte del 2.012.

Igualmente (y a pesar de la oposición de Zapatero), la agudización de la crisis económica podría acelerar la entrada en vigor a finales de 2010 de la ‘Directiva de Retorno’, eufemismo bajo el que se esconde un severo recorte de los derechos humanos de los inmigrantes, que fue bautizada por Evo Morales como ‘La Directiva de la Vergüenza’. Sus efectos serán dramáticos, pues se calcula que en los 27 países de la Unión Europea viven entre cuatro y ocho millones de inmigrantes indocumentados (de los que casi tres millones serían de países andinos pobres o golpeados por conflictos, como Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Paraguay) y la aplicación de la expulsión masiva originaría serios problemas de viabilidad económica (sobre todo en Ecuador y Bolivia, cuyas remesas de inmigrantes supusieron en 2007 el 10% del PIB) y cuyo retorno anticipado podría suponer una debacle económica y social para dichos países.

Política energética
Acuciada por la elevada dependencia energética (50%); la alta volatilidad de los precios de gas y petróleo debido a factores geopolíticos; y la garantía de un aprovisionamiento seguro de energía, la UE se servirá de acuerdos preferenciales con Rusia y Argelia para el suministro de gas, la reactivación de la energía nuclear (con la paulatina sustitución de obsoletas centrales por reactores de nueva generación EPR -European Pressurized water Reactor-) y el extraordinario impulso de las energías renovables con el objetivo de lograr el Autoabastecimiento energético y de recursos hídricos en el horizonte de 2020.

A pesar del mediático fracaso de Copenhague, procederá a la Aplicación del Programa Europeo sobre el Cambio Climático en el horizonte de 2020 (Triple 20), con el compromiso de recortar las emisiones de dióxido de carbono un 20%; mejorar la eficiencia energética en otro 20% y que el 20% de la

La Unión Europea tendrá acuerdos preferenciales con Rusia y Argelia para lograr el abastecimiento energético

energía que se consume proceda de fuentes renovables. Además se impondrán aranceles a los países no respetuosos con el medio ambiente y la Reorientación del transporte de mercancías terrestres por las nuevas Autopistas del Mar y Vías Férreas de alta Velocidad.

Política doméstica
A pesar de ser Zapatero, junto con Erdogan, copatrocinador de la Alianza de Civilizaciones y acérrimo defensor de la adhesión de Turquía a la UE como miembro de pleno derecho, la férrea oposición de Sarkozy y Merkel unida a la ilegalización por el Tribunal Constitucional de Turquía del pro kurdo Partido de la Sociedad Democrática (DTP) ha roto el clima de acercamiento propiciado por Ankara para poner fin al conflicto kurdo y podría ser el desencadenante de una nueva espiral de violencia. Junto a esto, un agravamiento de la crisis económica podría originar escenarios de alta inflación, galopante tasa de paro y deuda desbocada y la radicalización y auge del TKP (Partido Comunista de Turquía).

Ante esta situación y sin el paraguas protector de la UE (al posponer ‘sine die’ su inclusión como miembro de pleno de derecho) y con los antecedentes del polémico caso Ergenekon, en el que numerosas personas -incluyendo funcionarios y miembros del ejército- están acusados y siendo juzgados por planear varios asesinatos y atentados selectivos con el objetivo de instigar un golpe de Estado contra el Gobierno del AKP, es previsible que el ejército protagonice un nuevo golpe ‘virtual’ o ‘posmoderno’, que acabaría con el mandato del Primer Ministro Erdogan (rememorando el ‘golpe blando’ de 1997, cuando los generales arrebataron el poder al Gobierno del presidente Necmettin Erbakanpor, quien lideraba una coalición Islamista) y surgiendo posteriormente un sistema político fracturado que producirá una serie de coaliciones de gobierno inestables en el parlamento turco.

Los Países del Centro y Este de Europa (integrantes de la llamada Europa emergente), sufrirán con especial crudeza los efectos de la tormenta económica, al no contar con el paraguas protector del

A pesar del apoyo de Zapatero, Turquía podría desestabilizarse y sufrir un nuevo ‘golpe blando’ por parte del ejército, como sucedió en 1997

euro, y se verán obligados a depreciar sucesivamente sus monedas, reducir masivamente su crecimiento, a aumentar espectacularmente su Deuda externa y padecerán alarmantes problemas de liquidez (con agujeros financieros estimados en 90.000 millones de euros en 2009 y 50.000 millones en 2010).

Estos países deberán retornar a economías autárquicas al descartar la CE la modificación de las reglas para la adopción del euro en la Unión Europea (UE) y así poder acelerar la adhesión de los Estados miembros del centro y este de Europa. E igualmente, deberán proceder a la reapertura de abandonadas minas de carbón y obsoletas centrales nucleares para evitar depender energéticamente de una Rusia que, conjugando hábilmente el chantaje energético, la amenaza nuclear disuasoria, la intervención militar quirúrgica y la desestabilización de gobiernos vecinos ‘non gratos’, irá fagocitando progresivamente a la mayoría de estos países (Letonia, Estonia, Lituania, Georgia, Bielorrusia, Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Ucrania) abandonados a su suerte por la Unión Europea en aras de asegurarse el abastecimiento energético de gas y petróleo rusos.

Mención especial merece el caso del Reino Unido, en el que convergen una mayor exposición a los activos tóxicos (hipotecas subprime), a los activos inmobiliarios y una libra revalorizada que ha estancado sus exportaciones, por lo que se verá obligado a realizar sucesivas bajadas de tipos de interés, implementar medidas cuantitativas (Quantitative Easing) para incrementar la base monetaria, depreciar repetidamente su moneda para estimular sus exportaciones y a aplicar medidas proteccionistas. Además no sería descartable que, en las elecciones previstas para antes de junio de 2010, los conservadores pudieran retornar al poder liderados por David Cameron y, fieles a su política euroescéptica (nula voluntad británica de embarcarse en un proyecto en decadencia en el que la soberanía británica estaría supetidada a los mandatos de Bruselas), abandonar la UE y pilotar finalmente la nave capitana de una revitalizada Commonwealth.

Política Exterior

El Reino Unido podría abandonar la nave de la Unión Europea y refigiarse en la Commonwealth

Siguiendo los dictados de Sarkozy, la Unión Europea adoptará bajo la Presidencia de Zapatero un enfoque ‘activista’ en asuntos internacionales, involucrándose personalmente y teniendo ‘el compromiso con la intervención humanitaria’ y ‘el aumento del peso específico de la UE en la Geopolítica Mundial’ como ejes vertebradores de su política exterior, con el objetivo meridiano de convertir a la Unión Europea en un referente inevitable en la política mundial e interlocutor válido para las dos grandes potencias mundiales, caso de enfrascarse en futuros episodios de guerra fría.

Se podría acercar el final de la luna de miel con Obama, plasmada en la Ratificación de la Política de Buena Vecindad con la Rusia de Putin, mediante la firma de acuerdos preferenciales para asegurarse el suministro de gas y petróleo rusos e incrementar los intercambios comerciales, debido a la dependencia energética francesa (21% de las importaciones de petróleo y 40% de gas proceden de Rusia) y a que el 40% del comercio exterior ruso se realiza con la UE. Además, también se puede producir el distanciamiento de EEUU en su política exterior en Oriente Medio y Próximo, reflejada en el alejamiento de Israel y en la retirada de Afganistán.

Tras los escasos avances conseguidos tras un año de conversaciones a tres bandas, la situación en Oriente Próximo se habría agravado tras la constitución por el primer ministro Benjamin Netanyahu de un Gobierno de Coalición poco proclive a las tesis palestinas y partidario de continuar la política de expansión de asentamientos judíos. Así, cuando se suscribieron los Acuerdos de Oslo, 100.000 colonos poblaban Cisjordania y en la actualidad serian 300.000, aunado con la prevista culminación del Muro de Cisjordania que incluiría aproximadamente el 10% del territorio de Cisjordania, incluida Jerusalén Este, donde unas 60.000 casas palestinas podrían ser demolidas al carecer de permisos oficiales y habría unos 200.000 colonos más que en 1993 a pesar de la ‘extenuante presión norteamericana’ para finiquitar los mismos.

Por lo tanto, no sería descartable que, a medio plazo, la UE se viera obligada a revisar los acuerdos económicos preferenciales con el Estado de Israel, y, tras la integración plena de Francia en la OTAN

Se podría avecinar el final de la luna de miel con Obama debido al acercamiento a Rusia y a diferencias en torno al conflicto palestino-israelí

en abril de 2009, el Gobierno francés se verá obligado a asumir una mayor responsabilidad en misiones internacionales y a atender la petición del futuro Presidente de EEUU de un incremento sustancial de tropas aliadas en Afganistán. De este modo no sería descartable una reafirmación de la soberanía francesa que se plasmaría en la salida de sus tropas de Afganistán en 2010 (y, por mimetismo, de los demás aliados europeos, incluida España) dejando a EEUU en soledad y con el riesgo evidente de una peligrosa vietnamización del conflicto afgano.

Pragmatismo en las relaciones comerciales con China
Tras los desencuentros con China a raíz de la cruenta represión en el Tíbet por el régimen de Pekín y los coqueteos mediáticos con el Dalai Lama, la severidad de la crisis y el aumento del déficit comercial en la zona económica de la UE forzará a Zapatero a una política de pragmatismo económico.

Dicho pragmatismo quedaría plasmado en el inicio de negociaciones para la firma de un acuerdo Global para fortalecer unos intercambios comerciales que representan el 18% del total del comercio exterior de la UE, pues no hay que olvidar que China es el principal suministrador de productos a la UE con un montante de 168.200 millones de euros en 2008 (un 6,4% más que en 2007) y que aumentaron sus adquisiciones en la Eurozona (con un incremento del 9,5% en 2008).

Las relaciones con Iberoamérica vendrán marcadas por los acuerdos bilaterales para la venta de productos militares y el traspaso de tecnología a los países sudamericanos (especialmente con Brasil), al que la UE ve como un potencial aliado en la escena global y al que podría apoyar para su ingreso en el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente, con el consiguiente aumento del peso específico de Brasil en la Geopolítica Mundial.

Zapatero y la UE serían partidarios de llegar a rápidos acuerdos para solucionar el endémico problema del embargo a Cuba, pues es conocedor de que en caso de enquistarse el problema podríamos asistir a la firma de un tratado de colaboración militar de Cuba con Rusia que incluiría la instalación de bases militares en territorio cubano, dotadas con misiles Iskander y con aviones estratégicos con armas nucleares (los temibles TU-160 conocidos en Occidente como BlackJak), complementado con la instalación de una megabase naval y logística en Venezuela. Y EEUU, por su parte, procedería a la gestación de una Alianza Panamericana (liderada por México, Brasil, Chile y Argentina) que conjugaría la ayuda económica masiva y la firma de acuerdos preferenciales con dichos países amigos con el Boicot comercial y el aislamiento en los Foros Internacionales de los regímenes de corte populista-progresista (Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia), para lograr la desestabilización de sus regímenes, convirtiéndose Colombia, de paso, en el nuevo portaaviones continental de EEUU.


Subtítulo y destacados

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario