Jueves 08 de diciembre de 2016,
Bottup.com

‘Bolonia’ en el punto de mira

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)


Las asambleas estudiantiles vuelven a convocar mañana a los estudiantes en contra de la mercantilización del mundo universitario

Las movilizaciones y los encierros se intensifican conforme se acerca
el 2010, año en el que todas las enseñanzas deberán estar adaptadas

Desde que se diera a conocer el Plan de Bolonia no han cesado las críticas, las movilizaciones y los encierros
por parte de los estudiantes. Éstas se intensifican conforme se acerca
el 2010, año en el que todas las enseñanzas deberán estar adaptadas a
la nueva estructura educativa europea. De hecho, para mañana viernes 12
de marzo ya hay convocada una manifestación en muchas universidades
españolas
.

Muchas de las preguntas que están en el aire tienen que ver con la
desaparición de algunas carreras, la homologación de títulos, la
dependencia de la financiación privada por parte de las
universidades públicas, la continuación de las becas y, sobre todo,
cómo se puede
parar el Plan de Bolonia. El mayor problema que han encontrado muchos
universitarios para poder responder a estas preguntas ha sido la
falta de información por parte de las universidades. Muchos han exigido más
información, e incluso debates públicos entre alumnos y dirigentes académicos. Debates que, en muchos casos, se han realizado gracias a las manifestaciones y presiones estudiantiles.

Lo primero que piden los estudiantes es que se cuente con ellos, puesto que son los más interesados, y perjudicados. Una opción es la que
propone la Asamblea de Estudiantes de la Filosfía de Valencia, que exigen la celebración de un referéndum vinculante que interpele a la
comunidad universitaria a posicionarse.

La mayor parte
de las críticas se han centrado en la mercantilización
de la universidad pública

La disolución de la ANECA, organismo creado para regular las
titulaciones en función de criterios de utilidad y funcionalidad
económica, es otra petición de los estudiantes. Según ellos “atenta
contra la actividad académica” y reclaman la total autonomía
universitaria a la hora de dilucidar la validez de las titulaciones.

Pero la mayor parte
de las críticas se han centrado en la mercantilización
de la universidad pública
, que según sus críticos implica varias vías.
Una de ellas va dirigida a la equiparación prática del horario
estudiantil y laboral, puesto que hay un aumento de las horas lectivas
presenciales obligatorias (especialmente en posgrado) para poder
aprobar los créditos necesarios. Esto implicaría una incompatibilidad
entre los estudios y el trabajo, provocando una elitización de la
enseñanza universitaria. Además, estos aumentos en los costes
económicos, tanto de tiempo como de dinero, no se
compensan con un aumento eficaz de las ayudas y becas nacionales o
europeas en este ámbito.

Otro de los argumentos hace referencia a que la universidad se concibe
como formadora de trabajadores y no trata ya de desarrollar y
transmitir conocimientos
. En este caso las empresas privadas tendrían
el control de la formación de los estudiantes, apostando por aquellas
carreras que sean más rentables y convirtiendo la educación
universitaria en cantera para las grandes empresas privadas.

La mercantilización del conocimiento se relaciona con
un informe presentado en 1995 por el lobby que agrupa a ejecutivos de multinacionales

Esta mercantilización del conocimiento se relaciona con
un informe presentado en 1995 (tres años antes de aparecer la
Declaración de Bolonia) por la Mesa Redonda de los Empresarios
Europeos
, lobby que agrupa a ejecutivos de multinacionales como Nestlé,
British Telecom, Total, Renault o Siemens entre otras.

Así pues, en contra de los defensores, la visión crítica frente al Plan de Bolonia se fundamenta en la
idea de que el poder económico europeo, representado por estos
poderosos lobbys, han sentado las bases
de esta reforma universitaria.

Estudiantes alemanes, franceses e italianos también se han levantado en contra de la
reforma educativa
en Europa, con manifestaciones y movilizaciones. El tema de la financiación de las universidades es el asunto que más preocupa a todos los estudiantes universitarios europeos.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Participa con tu comentario