Domingo 22 de octubre de 2017,
Bottup.com

Álvaro Pombo, el héroe de la mansarda

1 punto2 puntos3 puntos4 puntos5 puntos6 puntos7 puntos8 puntos9 puntos10 puntos (Valora el artículo)

“Ya no me empalmo”, esto declaraba el escritor cántabro nacido en 1939 y ganador del Premio Planeta 2006, Álvaro Pombo, en una reciente entrevista emitida por televisión

Opinión

Image
Álvaro Pombo

El categórico, casi siempre vehemente en sus declaraciones o histriónico en otras, Álvaro Pombo, bromeaba así de explícito con Sánchez Dragó sobre su capacidad sexual en el programa de libros ‘Las Noches Blancas’, que fue emitido en la madrugada del pasado día 2 de septiembre por Telemadrid.

Homosexual declarado, a sus cerca de 70 años (‘afortunado en premios, desgraciado en erecciones’), sin embargo no ha perdido en absoluto su potencia como narrador, pues, además de su prolífica obra, la mayoría en la editorial Anagrama (fue Premio Herralde de Novela en 1983 con la obra ‘El héroe de las mansardas de Mansard’), prepara y ultima una nueva novela (Planeta) y un libro de cuentos (Anagrama), entre otros proyectos a los que como siempre imprime su apasionada personalidad.

De poeta de mansarda a activo colaborador de UPD (el partido político fundado por Rosa Diez en el que milita también su amigo Fernando Savater), el autor de ‘Contra natura’ siempre ha hecho gala de un humor muy peculiar que resulta contagioso. Y es que abandonó su Santander natal para fijar su residencia en Madrid, pues, de seguir en esa ciudad –dice el escritor–, se hubiera convertido en “un ser murrioso”.

Tuve la oportunidad de verle personalmente en la presentación del libro ‘Llámame Brooklyn’ de Eduardo Lago, ganador del Premio Nadal en 2006, en el salón de conferencias de la Casa de América de Madrid, donde de forma estentórea resaltaba la calidad y las dotes literarias del escritor Eduardo Lago (miembro de la curiosa Orden del Finnengans); y también en la pasada Feria del Libro de Madrid, donde firmaba ejemplares de ‘La fortuna de Matilda Turpin’ y el resto de sus obras.

Y las que vengan, pues continuará prodigándose en títulos sin necesidad de ningún equivalente literario al sildenafilo; le bastan su imaginación, su rica prosa de letraherido y la vida.

{mos_sb_discuss:2}

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Sobre el autor

Escritor, fotógrafo y periodista ciudadano, también escribe en su blog personal Novalis y publica sus libros en Bubok y Editorial Nemira.

Participa con tu comentario